Últimas Noticias

Audiencia de Hilda Molina termina en escándalo

La neurocirujana cubana Hilda Molina (cd) es acompañada este 8 de septiembre de 2009, por el diputado del partido PRO Julián Obiglio (d) al retirarse de una sala tras protagonizar una discusión con unos jóvenes que defendieron al gobierno de Cuba a la salida de una reunión en la sede del Congreso Nacional en Buenos Aires (Argentina).
La neurocirujana cubana Hilda Molina (cd) es acompañada este 8 de septiembre de 2009, por el diputado del partido PRO Julián Obiglio (d) al retirarse de una sala tras protagonizar una discusión con unos jóvenes que defendieron al gobierno de Cuba a la salida de una reunión en la sede del Congreso Nacional en Buenos Aires (Argentina). EFE

La doctora cubana Hilda Molina volvió a cuestionar al gobierno de la isla durante una reunión en el Parlamento argentino que finalizó en escándalo después de que un grupo de jóvenes simpatizantes del régimen comunista de Cuba irrumpiera en la sala para cuestionar sus comentarios.

La neurocirujana, que en junio pasado llegó a Argentina para reencontrarse con su familia tras 15 años de separación por la negativa del Gobierno cubano a autorizar su salida de la isla, acudió este martes al Congreso nacional, invitada por el diputado opositor Julián Obligio, para exponer sobre la situación en su país.

Pero la charla terminó en gritos y críticas cruzadas, luego de que jóvenes de agrupaciones de izquierda y médicos que aseguraban haber vivido en Cuba defendieran el gobierno de la isla y cuestionaran a la doctora por sus declaraciones.

''Lo que usted dice es una falta de respeto'', gritó uno de los jóvenes, mientras uno de los galenos afirmaba que lo que relataba la médica "no es verdad''.

''Es la misma intolerancia que he sufrido en Cuba. Son voceros del gobierno cubano'', dijo Molina a Efe, luego de retirarse de la sala del Parlamento en medio de un tumulto de personas.

Durante su exposición, la neurocirujana consideró que Fidel Castro "sigue gobernando'' en su país y opinó que la población de la isla está "psicológicamente desgastada''.

''Fidel tiene suficientes reservas neuronales y afán de poder para seguir dirigiendo Cuba de una manera u otra'', señaló Molina durante su exposición en la que relató desde sus años de juventud, cuando apoyó la revolución cubana, hasta su ruptura con el gobierno cubano.

La médica, que a finales de los años 80 y principios de los 90 dirigió un prestigioso centro neurológico en la isla y mantuvo una estrecha relación con la jerarquía comunista, cuestionó además el sistema de salud de Cuba, donde dijo que "si uno paga, recibe mejores servicios''.

Consideró que "la población cubana está enferma y psicológicamente desgastada'' porque "no se pueden vivir 50 años sin libertad'' y aseguró, asimismo, sentirse "parte de esa sociedad''.

''Envejecí entregando mi vida a lo que yo creía que iba a dar una sociedad buena'', relató la neurocirujana, en alusión al gobierno cubano, pero agregó que se dio cuenta que "siempre había una contradicción entre lo que decía y la práctica'' en el régimen.

Molina también sostuvo que en 1994, cuando presentó su renuncia al Parlamento cubano, adonde había llegado, según ella, "sin quererlo'' por designación de las autoridades de su país, firmó su "sentencia de muerte''.

Como consecuencia, el entonces presidente Fidel Castro "impidió que saliera de Cuba y sabía que separándome de mi hijo me estaba matando en vida'', relató.

Tras quince años reclamando permiso para salir de la isla, Molina recibió finalmente en junio pasado autorización del gobierno de Raúl Castro para viajar a Argentina, reencontrarse con su hijo, conocer a sus dos nietos y visitar a su madre nonagenaria.

Las gestiones realizadas por los gobiernos de Néstor Kirchner y su esposa y sucesora en el cargo, Cristina Fernández, durante los últimos cinco años con el régimen de La Habana se tradujeron el pasado año en el viaje de la madre de Molina, Hilda Morejón, de 90 años, a Argentina.

Para la salida de Molina de la isla han sido decisivos la intercesión del gobierno argentino y el estado de salud de Morejón, que continúa "muy delicada'', dijo la médica.

Molina indicó a Efe que aún no tiene resuelto cuándo regresará a su país, ya que "depende de cómo evolucione la salud'' de su madre.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios