Últimas Noticias

En la Policía también hubo jugosos aumentos

Carlos Alvarez
Carlos Alvarez Hector Gabino/ El Nuevo Herald

Dos días antes de conceder discretamente considerables y polémicos aumentos de sueldo a varios de sus asistentes más cercanos, el alcalde Carlos Alvarez aprobó aumentos de sueldo para docenas de altos oficiales de la Policía de Miami-Dade.

El 6 de marzo, semanas después que en el discurso del Estado del Condado de Alvarez advirtió que se avecinaban profundas reducciones de presupuesto que afectarían a los contribuyentes y la os empleados condales, se aprobaron aumentos del 5 por ciento para 36 mayores y otros jefes policiales policía cuando se quejaron de que no les pagaban mucho más que a los capitanes que supervisan. A algunos de estos policías les han vuelto a aumentar el sueldo este año.

Los aumentos son parte de un patrón de aumentos de sueldo que ha permitido prosperar a tres grupos de empleados privilegiados --ejecutivos, policías y bomberos-- mientras el Condado enfrenta lo que Alvarez ha calificado de la peor crisis económica desde la Gran Depresión.

En estos tres grupos de empleados ha habido un aumento sustancial de personas que ganan $100,000 o más al año, según un análisis de la nómina condal realizado por The Miami Herald.

Alvarez, que fue jefe policía de Miami-Dade 28 años -- y director durante siete-- antes de ser electo alcalde en el 2004, declinó hacer comentario alguno para este reportaje.

Su portavoz, Victoria Mallette, quien el año pasado recibió un aumento de sueldo de 54 por ciento, dijo que los aumentos a los altos oficiales de la policía "no fueron indebidos''.

"No hubo nada escondido ni negociaciones ocultas'', afirmó.

El jueves, cuando se reúnan los 13 comisionados condales para reducir $444 millones del presupuesto del año próximo, es muy probable que los sueldos de los empleados del Condado sean el tema central. Alvarez ha propuesto reducciones de 5 por ciento por igual entre los empleados, desde el administrador George Burgess, que gana $430,000 al año, hasta los asistentes de bibliotecario, que ganan $21,000.

Varios comisionados han propuesto una escala descendente. Según ese sistema, los que peor saldrían son los ejecutivos y los miembros de poderosos sindicatos.

Desde el 2005, el primer año de Alvarez en el cargo y cuando ocurrió la negociación de los contratos de la policía y los bomberos:

* El número de policías con un ingreso superior a $100,000 ha aumentado 60 por ciento, de 813 en el 2005 a unos 1,300 este año, según la nómina de julio. Eso ocurrió a pesar de la reducción de la zona de patrullaje de la Policía de Miami-Dade desde que Doral y Miami Gardens se convirtieron en municipios en el 2003.

* El número de bomberos que ganan un ingreso bruto de $100,000 aumentó de 543 en el 2005 a 742 en julio, un aumento de 37 por ciento. Ahora, casi un tercio de los bomberos ganan más de $100,000.

* El número de empleados condales no afiliados a ningún sindicato con un ingreso bruto superior a $100,000 subió a 1,179, un alza del 25 por ciento desde el 2005.

Eso incluye a abogados, administradores y asistentes del alcalde y los comisionados. El ingreso bruto es una combinación del sueldo básico, horas extra, bonificaciones y otros pagos en efectivo --como paga extra por ser buzo certificado-- enterrados en la letra pequeña de los contratos sindicales.

En contraste, sólo 7 por ciento de todos los demás empleados del Condado gana $100,000 al año.

"Es como si no existiéramos'', dijo Jay Staley, presidente del Sindicato de Empleados de Sanidad del Condado, "pero no se puede descargar un inodoro sin nosotros''.

El servicio de acueducto y alcantarillado se financia con lo que pagan los usuarios, lo que hace que funcione más como un negocio privado.

Sólo 3 por ciento de los 1,777 miembros del Sindicato de Empleados de Acueducto y Alcantarillado podrían ingresar al club de los $100,000 al año en el 2009.

En el otro lado de la división salarial, los altos jefes policiales no sindicalizados cabildearon exitosamente por sus aumentos alegando que necesitaban más dinero para mantenerse por encima del enorme aumento de sueldo y beneficios negociado para los agentes sindicalizados a su cargo.

"No creemos que el Condado Miami-Dade pudiera prever que el número o la cantidad de los aumentos de sueldo serían tan elevados'', expresa una carta a Alvarez firmada por 32 mayores de la policía en marzo del 2008.

Los mayores, muchos de ellos promovidos recientemente a puestos demasiado altos para ser cubiertos por el contrato sindical, se quejaron de que habían renunciado a generosos privilegios: un aumento del 5 por ciento por un diploma de licenciatura, 4 por ciento por un certificado de capacitación de la Policía Estatal de la Florida en cosas como pruebas de embriaguez, paga por peligro y $23.08 en cada cheque por "desarrollo profesional''.

Sin estos beneficios, alegaron los mayores, su sueldo era sólo 3 por ciento mayor que el de los capitanes, que están sindicalizados.

En un caso, un mayor que fue degradado en medio de alegaciones de que había comprometido una investigación interna de la policía al hacerle proposiciones sexuales a la agente bajo sospecha terminó ganando más dinero como capitán.

"¿No es acaso algo increíble?", preguntó la teniente Nancy Pérez, quien dijo que el caso es un ejemplo de por qué los mayores se merecían los aumentos.

"Es bueno para los mayores saber que subir de grado significa mayores beneficios'', agregó Pérez.

En enero el salario promedio de los mayores de la Policía de Miami-Dade era $123,660. En julio, después que Alvarez aprobó los aumentos de 5 por ciento, el sueldo promedio subió a $132,904. A algunos incluso se les ha aumentado el sueldo mucho más, hasta 16 en un caso.

El alcalde con frecuencia ha mencionado la necesidad de "igualdad'' entre los empleados como justificación para los generosos aumentos, como los que otorgó a sus asistentes más cercanos en marzo.

Alvarez le dio a su director de Políticas un aumento de 15 por ciento poco después del discurso en que advirtió de las reducciones de sueldo para otros empleados del condado. El mismo día, su jefe de despacho, un ex agente de policía, recibió un aumento de 11 por ciento.

En total, 12 de los empleados del alcalde recibieron aumentos de por lo menos 10 por ciento desde el año pasado, cuando la economía se desplomó. El presidente de la Comisión, Dennis Moss, otorgó a 18 empleados aumentos de 10 por ciento o más en el 2009.

Esos aumentos suavizarán el golpe de las reducciones de sueldo. "Le dije al alcalde que nos diera aumentos de 15 a 54 por ciento y redujera 5 por ciento'', dijo Staley, del sindicato de Acueducto y Alcantarillado. "Una propuesta así es la maravilla''.

Mallette, la portavoz de Alvarez, que ha estado respondiendo preguntas sobre los sueldos desde que The Miami Herald los reportó el mes pasado, defendió la ambiciosa agenda del alcalde.

"No se ven cabilderos dando vueltas en el piso 29; no hay sobornos de los urbanizadores; ya no suceden estas cosas'', dijo Mallette.

Mientras los líderes del condado batallen hoy con un déficit presupuestario histórico, tienen una rara oportunidad de imponer cambios salariales de amplio alcance ya que todos los contratos de los empleados han expirados, y por consiguiente están abiertos a negociación.

Los nuevos contratos deben ser aprobados por la mayoría de la Comisión, que ya aprobó mantener la tasa de amillaramiento sin cambios, lo que aumentó el déficit del año próximo a $444 millones, que ahora amenaza con aumentar porque algunos comisionados se han comprometido a devolver dinero a grupos comunitarios de sus distritos.

A menos que puedan encontrar grandes ahorros en otras partes del presupuesto, los comisionados tendrán que imponer fuertes reducciones de sueldo.

El año pasado, los salarios y beneficios de los empleados de Miami-Dade fueron $2,600 millones de los $4,900 millones del presupuesto operativo.

Las reducciones de sueldo propuestas han desatado una feroz resistencia por parte de los sindicatos de la policía y los bomberos.

John Rivera, presidente de la Asociación Benevolente de la Policía de Miami-Dade, dijo que las reducciones eran un "contraproducentes''

"¿Vamos a reducir el sueldo a las personas que arriesgan su vida, que trabajan en la calle?", preguntó Rivera. "No me parece bien''.

Por su parte, Stan Hills, jefe del sindicato de bomberos, tiene pensado volver a comenzar las negociaciones con las autoridades la semana próxima. Sin embargo, Hills dijo que el presupuesto puede equilibrarse sin afectar el sueldo de los bomberos.

"Mi gente está furiosa'', dijo Hills, presidente de la Asociación de Bomberos de Miami-Dade. ‘‘Nuestro retirado promedio muere 10 veces más joven que la persona promedio. No creo que se les pague lo suficiente''.

Un policía y tres bomberos ganaron más de $300,000 en el 2008, según documentos oficiales.

Aunque la mayoría de las compañías privadas limitan el número de días de vacaciones y de enfermedad de los policías y bomberos de Miami-Dade los acumular durante décadas y pueden cobrarlos al retirarse.

Cuando Alvarez se retiró como jefe de policía para aspirar a la alcaldía, tenía 51 semanas de días por enfermedad, lo que le significó un cheque por $217,622.

El reportero David Ovalle, de The Miami Herald, contribuyó a esta información.

  Comentarios