Últimas Noticias

Cuba satisfecha por diálogo con EEUU sobre correo directo

INSTRUCCIONES PARA los envíos a Cuba en una oficina de correos.
INSTRUCCIONES PARA los envíos a Cuba en una oficina de correos. HECTOR GABINO / El Nuevo Herald

Cuba y Estados Unidos celebraron en La Habana conversaciones para estudiar la reanudación del servicio directo de correos entre ambos países, en un ambiente de gran secretismo y que se desarrolló de forma satisfactoria, según el gobierno cubano.

''Estamos satisfechos con el desarrollo de esta primera reunión'', dijo en el comunicado oficial Josefina Vidal Ferreiro, directora de América del Norte del Ministerio de Relaciones Exteriores, que encabezó la delegación cubana.

La parte estadounidense estuvo encabezada por Bisa Williams, subsecretaria adjunta de Estado para el Hemisferio Occidental, no hizo declaraciones tras las conversaciones, celebradas en algún lugar de La Habana al que no tuvieron acceso los periodistas.

Las dos funcionarias encabezaron delegaciones compuestas por funcionarios de sus servicios postales que sostuvieron un intercambio "amplio y útil'', según el comunicado cubano, y coincidieron en la "necesidad de dar continuidad a las conversaciones en los próximos meses'', sin comprometer fechas.

Lo que entre otros países no habría pasado de una reunión de técnicos, adquiere entre Cuba y EEUU un carácter político entre dos países que no tienen correo directo desde 1963, un año después de que Washington impusiera un embargo económico y comercial contra la isla caribeña.

Este es el segundo contacto de alto nivel entre los dos países de la "era Obama'', tras el del pasado julio, cuando funcionarios cubanos celebraron conversaciones sobre cuestiones migratorias con sus pares estadounidenses en Nueva York.

La reunión de este jueves se produce un día después de que el gobierno cubano, por boca de su canciller Bruno Rodríguez, declarara que "nada ha cambiado'' en la aplicación del embargo de Estados Unidos contra Cuba, que fue prorrogado un año más el pasado lunes por el presidente Barack Obama.

Las medidas de distensión anunciadas por Obama, como permitir los vuelos a los norteamericanos con familiares en Cuba y facilitar las remesas de dinero, han sido "extremadamente limitadas y totalmente insuficientes'', según el canciller.

La inexistencia de un servicio directo de correos entre los dos países hace demorar varias semanas el envío de cartas o paquetes entre ambos países, que deben transitar por México o a veces incluso por Europa, según han manifestado a EFE cubanos con familiares en Estados Unidos.

Algunos medios han cifrado en un 25 por ciento el volumen de intercambio con Estados Unidos del total de paquetería y mensajes que salen desde Cuba, dado que hay más de un millón y medio de cubanos residentes en suelo estadounidense y que muchos mantienen fuertes lazos con sus familiares en la isla.

Para Estados Unidos es más que una cuestión logística, pues fuentes diplomáticas estadounidenses consideraron que conversar sobre el servicio de correos actúa en pro del "libre flujo de información'', como dijeron fuentes diplomáticas estadounidenses.

Del mismo modo, el portavoz presidencial estadounidense, Robert Gibbs, consideró el pasado julio que este tipo de conversaciones constituyen una ayuda para transmitir el mensaje estadounidense a favor de la democracia para Cuba.

El Gobierno de Obama ha adoptado una política de apertura con respecto a la isla caribeña, pero al mismo tiempo la secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha insistido en que quiere ver una transición pacífica en la isla hacia la democracia.

El canciller cubano recordó ayer que su país "no va a negociar con nadie, ni con Estados Unidos ni con ningún grupo de países sus asuntos internos'', y por ello está dispuesto "al diálogo entre iguales, sin sombra a nuestra independencia, soberanía y autodeterminación''.

Uno de los más destacados disidentes cubanos, Elizardo Sánchez, de la Comisión Cubana por la Reconciliación Nacional y los Derechos Humanos (CCRNDH), dijo ver con buenos ojos este tipo de foros que conducen a la normalización entre ambos países y terminar "con esta guerra fría privada que mantienen ambos gobiernos''.

Sin embargo, puso en duda las verdaderas intenciones del gobierno cubano "que durante décadas ha diseñado políticas para gobernar en condiciones de autoaislamiento''.

  Comentarios