Últimas Noticias

La naturaleza golpea con fuerza el sureste asiático

El Servicio Geológico de Estados Unidos informó que un tercer terremoto estremeció el oeste de Indonesia, reportó la Associated Press.

El sismo, de magnitud 6.9 y que golpeó a las 8:52 a.m. (hora local) el jueves en la isla de Sumatra, tuvo lugar a unas 180 millas del epicentro de otro terremoto que remeció la zona el miércoles.

Los rescatistas trabajaban en el área de la ciudad de Pandang, en el oeste de Sumatra, la región más afectada por el sismo del miércoles.

Al cierre de esta edición no había reportes de daños o pérdida de vidas humanas.

Entretanto, la devastación de los dos terremotos anteriores, separados por miles de millas, se propagó por todo el sureste de Asia y el sur del Pacífico el miércoles, dejando muertos, heridos y pánico desde la costa oeste de Indonesia hasta las islas de Samoa y Samoa Americana, informó The New York Times.

En la isla de Sumatra, en Indonesia, un sismo de una magnitud de 7.6 tuvo lugar el miércoles por la tarde a sólo 30 millas de la costa de la ciudad de Padang. Al menos 200 personas murieron y se cree que miles están atrapadas en edificios.

Las estaciones de televisión mostraron imágenes de hospitales, hoteles y casas destrozadas, automóviles quemados, y aterrorizados residentes corriendo por el centro de la ciudad. La electricidad y las telecomunicaciones quedaron interrumpidos, complicando todavía más los esfuerzos de rescate a la caída de la noche.

En las primeras horas del martes en las Samoas, un terremoto de 8.0 de magnitud produjo un tsunami que golpeó casi sin avisar después del amanecer, causando por lo menos 103 muertos y 145 lesionados, al tiempo que acababa con aldeas y poblaciones por todas las islas.

"Es el peor terremoto que hemos tenido jamás'', dijo Lilo Malava, el comisionado de policía de Samoa, en una entrevista telefónica.

La Cruz Roja de Samoa dijo que 79 cadáveres habían sido recuperados el miércoles por la mañana, y 30 poblaciones habían sido golpeadas con fuerza por el sismo.

El epicentro de ambos terremotos se localizó a unas 6,000 millas de distancia en una región inhabitada, y de inmediato hizo recordar el espantoso tsunami que devastó el sureste de Asia hace casi cinco años y en el que perecieron cientos de miles de personas.

No hubo ninguna relación entre el sismo submarino que causó el tsunami de Samoa y el último poderoso terremoto en Indonesia, según dijo Julie Dutton, geofísica del Centro Nacional de Información sobre Terremotos, con sede en Golden, Colorado.

Ambos sismos ocurrieron en lugares donde una sección de la corteza terrestre está deslizándose debajo de otra. En determinados lugares, las dos secciones pueden atascarse hasta acumular una presión que conduce a una repentina expulsión de energía. Bajo el mar, si el sismo es lo suficientemente poderoso --típicamente alrededor de 8.0 o más fuerte-- y el océano cambia en una forma que mueve una gran cantidad de agua, el resultado son las olas repletas de energía de un tsunami.

Mientras más profundo esté el epicentro bajo el océano, hay menos potencial de que sobrevenga un tsunami. En Sumatra, la profundidad del epicentro era de 49.7 millas, según la agencia U.S. Geological Survey. En Samoa, estaba a sólo 11.2 millas debajo del lecho del mar. En las áreas costeras cercanas al epicentro de un poderoso maremoto hay poco tiempo para alertas de tsunami, apuntó Dutton.

Esto parece ser lo que sucedió en las Samoas, donde olas sucesivas de terremotos produjeron más daño durante todo el día el martes. Estados Unidos estaba concentrando las labores de rescate en Samoa Americana, y envió dos aviones de carga desde Honolulu al área el miércoles, dijo Craig Fugate, director de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA). "Estamos trabajando por mar y por tierra'', dijo Fugate a la prensa en conferencia telefónica.

Fugate dijo que, sin duda, el tsunami había causado un "desastre de envergadura'', pero que era demasiado temprano para que su agencia pudiera ofrecer o confirmar estimados de muertos, lesionados o daños a la propiedad.

El martes, funcionarios de diversas agencias dijeron que por lo menos 24 personas habían perecido, en tanto el gobernador del territorio, Togiola T.A. Tulafono, expresó en una conferencia de prensa que el peor daño lo habían causado la segunda y la tercera ola de una serie de cuatro.

De igual modo, se informó de zonas devastadas por todas partes en Pago Pago, la capital del país.

El sismo de Samoa atacó aproximadamente 120 millas al suroeste de Samoa Americana y a 125 millas al sur de Samoa, de acuerdo con Geological Survey.

Filipo Ilaoa, subdirector de la oficina de Samoa Americana en Honolulu, dijo que el tsunami impactó la costa del territorio en "cuestión de minutos'' después del terremoto, y que muchos residentes apenas tuvieron tiempo de escapar hacia áreas más altas.

"Samoa Americana es una pequeña isla, y la mayoría de los residentes viven cerca de la costa'', dijo Ilaoa. "No hubo advertencia ni nada. Cuando la alerta fue emitida por el Centro de Alertas de Tsunamis del Pacífico, ya nos había golpeado''.

En Samoa, las autoridades esperaban asistencia en las labores de rescate, así como ayuda por parte de Nueva Zelanda y Australia, dijo Malava.

El miércoles, los vuelos a Padang fueron cancelados luego de que el sismo dañara el aeropuerto de la ciudad. En un país donde los terremotos ocurren con frecuencia, Padang, una ciudad de 900,000 habitantes, se considera de alto riesgo porque se encuentra en una de las zonas volcánicas más activas del planeta.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios