Últimas Noticias

Tonto accidente pone un alto a su carrera

Diosbelys Hurtado
Diosbelys Hurtado

Luego de dos días en el hospital, Diosbelys Hurtado no tiene tiempo para lamentos y sólo se ríe del último capítulo de su mala suerte.

El cubano, que iba a ser el animador de la pelea estelar del viernes 16 de septiembre en el Miccosukee Resort and Gaming, se repones en estos días de una lesión en la cadera que le imposibilitará enfrentar al colombiano Antonio Pitalúa.

"Lo siento muchísimo por mis seguidores, que estaban muy entusiasmados con este combate, pero así es la vida'', expresó el santiaguero desde su hogar en Homestead. "El médico me ha prohibido por el momento que suba a un ring. Espero estar listo pronto''.

Según Hurtado, un resbalón durante un entrenamiento de fin de semana provocó un golpe en la cadera que le obligó a pedir ayuda especializada y a ser internado un par de días en el Homestead Hospital.

Todo se debió a que el púgil no se percató de que el pavimento estaba mojado.

Para los organizadores de la velada del viernes 16 esto constituye un golpe, pues el antillano es uno de los púgiles de mayor arratre dentro de la fanática local por su trayectoria.

"Ya mucha gente había llamado para interesarse por el programa'', afirmó el promotor Tuto Zabala Jr, quien desarrolla estas veladas. "No nos queda otro remedio que seguir adelante. A pesar de la ausencia de Diosbelys, habrá buen boxeo en el Miccosukee ese día. Nuestro propósito es que él vuelva al ring para un cartel a principios de diciembre''.

El propio Zabala Jr. informó que el puertorriqueño Wilfredo "Papín'' Negrón (26-12-1, 19 KO) reemplazará a Hurtado para el choque contra Pitalúa (47-4, 41KO), que será transmitido a todo el país por la cadena Telemundo.

Aunque no está nada contento con esta situación, Hurtado toma todo de la mejor manera posible y lo ve como un obstáculo menor ante las continuas dificultades que ha enfrentado en su carrera.

"Esto no es nada comparado con otros golpes que he enfrentado'', indicó el ex campeón mundial. "En poco tiempo he perdido a muchos seres queridos, he vivido tragedias personales y familiares, pero no me he derrumbado. Yo soy un guerrero de la vida y lo voy a seguir demostrando''.

El propio Hurtado tenía mucho interés en cruzar guantes con Pitalúa, pues un triunfo lo habría acercado considerablemente a una pelea de título mundial, tal vez su última oportunidad de lograrlo.

Uno de los mejores púgiles de su generación en la isla, su gran momento fue la conquista del cetro de las 140 libras el 12 de mayo del 2002 ante Randall Bailey, pero luego ese fuego se apagaría al ceder el cetro ante Vivian Harris unos meses después.

  Comentarios