Últimas Noticias

EL FBI interesado en grupo de secuestrados en México

Uno de los cubanos secuestrados.
Uno de los cubanos secuestrados. Cortesía Diario Milenio

Agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) han visitado al menos a familiares en Estados Unidos de uno de los cubanos indocumentados que fueron mantenidos en cautiverio durante dos semanas y algunos de ellos torturados para exigir su rescate en una casa clandestina de Cancún, México, según lo reveló uno de los familiares interrogados por los agentes.

El familiar, que pidió no ser identificado para no poner en peligro a su pariente, quien está detenido en una estación migratoria de México, explicó que los agentes federales le han pedido información sobre las cuentas bancarias en las cuales los captores le exigieron que depositara dinero para dejar libre al secuestrado.

Los 14 cubanos fueron liberados por una brigada del ejército mexicano luego de permanecer las dos primera semanas de septiembre en poder de una banda de contrabandistas de personas compuesta por mexicanos y cubanoamericanos del sur de la Florida.

La banda exigía el pago de $10,000 por cada uno de los cubanos por haberlos transportado en una lancha rápida desde Isla de la Juventud, en Cuba, hasta las costas de Cancún.

Hace tres semanas, algunos de los indocumentados mostraron a un reportero de El Nuevo Herald signos de golpes y torturas y describieron cómo los secuestradores embriagados y amenazantes les hicieron cortes en las orejas con cuchillos, mientras ponían a escuchar a sus familiares en Estados Unidos sus gritos de dolor a través de teléfonos celulares. Otros aseguraron que recibieron descargas eléctricas.

Los relatos de los cubanos cobraron credibilidad a raíz de un auto de formal prisión proferido por autoridades mexicanas el pasado 21 de septiembre contra Ditsán Farradaz Ulloa, uno de los presuntos secuestradores que figura con residencia en la Florida, según los registros públicos del estado.

En el documento judicial se afirmó que en el sitio del secuestro se localizó un teléfono celular que tenía fotos de personas siendo torturadas, un arma de fuego calibre .9 milímetros y una tela blanca que tenía escrita una leyenda pidiendo auxilio al Ejército Mexicano y la Armada.

Según el familiar en Estados Unidos del indocumentado, el FBI quiere hablar personalmente con los cubanos que están detenidos en México y verificar sus versiones sobre las golpizas y torturas.

Una portavoz de la oficina de relaciones públicas del FBI en el estado donde se adelanta la pesquisa dijo que no podría confirmar ni negar los contactos de agentes de esa oficina con personas relacionadas con una investigación en curso.

Otros parientes han sido contactados por autoridades mexicanas. Adelaida Guerra Hernández, tía de Abel Hernández, uno de los indocumentados, contó a El Nuevo Herald que Leo Hernández, hermano de Abel, fue interrogado telefónicamente por funcionarios del Instituto Nacional de Migración de México.

Los investigadores mexicanos mostraron interés por las conversaciones que Leo mantuvo desde España con uno de los hombres acusados de ser uno de los vigilantes del grupo. Fue identificado como Erodes Gutiérrez.

Guerra relató a El Nuevo Herald que cuando Gutiérrez se comunicó con ella para exigir el rescate, le respondió que no guardaría silenció sino que lo denunciaría a las autoridades. "Yo le dije: ‘No me amenaces, tú eres cubano y voy a localizar a tu familia, si le dan golpes [a Abel] los voy a buscar''.

Los indocumentados permanecen detenidos en la Estación Migratoria de Las Agujas en Ciudad de México y afrontan la deportación a Cuba.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios