Últimas Noticias

Nueva inmigración cubana le sale cara a EEUU

Un grupo de inmigrantes cubanos, que llegaron a las costas de EEUU en balsa, sentados en las cercanías del aeropuerto de Cayo Hueso tras un viaje de 28 horas, en esta fotografía de febrero del 2008.
Un grupo de inmigrantes cubanos, que llegaron a las costas de EEUU en balsa, sentados en las cercanías del aeropuerto de Cayo Hueso tras un viaje de 28 horas, en esta fotografía de febrero del 2008. RYAN DROZE/Para The Miami Herald

El asentamiento de los inmigrantes cubanos en Estados Unidos costará un mínimo de $1,300 millones en subsidios y programas de asistencia para refugiados durante los próximos cuatro años, con un preocupante incremento del desempleo y la población inactiva en el sur de la Florida.

"A los niveles actuales de la inmigración, el costo directo mínimo para poder subsidiar las necesidades de los inmigrantes cubanos durante sus primeros doce meses en Estados Unidos sería de $1,300 millones por los próximos cuatro años fiscales (2009-2012)'', indicó un informe del Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami que será divulgado esta semana.

La investigación repasó el impacto y las implicaciones de la inmigración cubana hacia el sur de la Florida entre 1994 y el 2008, pero concentró el análisis en el período fiscal del 2008 (concluido en septiembre del pasado año), cuando 49,500 cubanos recibieron oficialmente su residencia permanente en Estados Unidos.

Según el documento, esa cifra de nuevos residentes legales obtuvo -- en un solo año -- beneficios ascendentes a $322 millones, a través de varios programas de asistencia temporal para refugiados, así como de servicios bajo subvenciones locales y estatales, incluyendo la educación pública.

Las estadísticas del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) señalan que entre el 2000 y el 2008 un total de 235,074 cubanos recibieron el estatus de residentes permanentes en Estados Unidos, una cifra que supera el continuo éxodo desde la isla en casi todas las décadas precedentes a partir de 1950. Sólo prevalece un índice mayor de inmigrantes cubanos en el período 1970-1979, con 256,497 residentes permanentes registrados, pero esto debe ser ampliamente superado cuando termine el 2010.

"Muchos de los cubanos recién llegados, especialmente ancianos, niños y desempleados que conjuntamente forman la mitad de la población contemporánea de la inmigración cubana, reciben beneficios de los programas aprobados para ayuda hasta por siete años y luego indefinidamente una vez que adquieren la ciudadanía estadounidense, que la mayoría trata de obtenerla entre los cinco y 10 años de residencia en Estados Unidos'', señaló el informe, elaborado por Hans de Salas del Valle, investigador asociado del ICCAS.

El documento afirmó que el incremento demográfico de los cubanos en el sur de la Florida abrumará el mercado laboral de bajos ingresos orientado a los servicios, estrangulará las ya congestionadas estructuras de transporte, y obligará a una expansión de los servicios sociales y los subsidios para la educación y los cupones de alimentos en un estado con un millón de desempleados, entre ellos el 11 por ciento de la fuerza laboral del Condado Miami-Dade.

El índice de desempleo entre los inmigrantes cubanos recién llegados alcanzó el 13.5 por ciento en el 2008, mientras otro 43 por ciento clasifica como población económicamente inactiva (ancianos, niños y amas de casa), reveló el estudio.

"Hasta el 2008, más del 56 por ciento de los inmigrantes cubanos que han arribado a Estados Unidos se mantienen desempleados, subempleados, inactivos o conectados marginalmente a la economía principal'', agregó el documento de 10 páginas.

De los 49,500 cubanos radicados en Estados Unidos durante el pasado año fiscal, 40,946 permanecieron en el estado de Florida, 34,041 de ellos en el área metropolitana comprendida entre Miami y Pompano Beach.

No obstante, el sociólogo Juan Clark, profesor emérito del Miami-Dade College, opinó que las valoraciones del estudio no consideran la contribución económica de la comunidad cubana en Estados Unidos.

"Está demostrado que la contribución de los cubanos en general supera los gastos en que ellos incurren, incluso por las más recientes oleadas migratorias'', dijo Clark. "Creo que los gastos que puedan provocar están ampliamente compensados''.

En un estudio realizado en el 2007, Clark y el economista Antonio Jorge calcularon en $15,000 millones anuales la aportación monetaria de la comunidad cubanoamericana en Estados Unidos, incluyendo los impuestos que pagan individuos, pequeños negocios y corporaciones. El resultado de esa pesquisa está contenido en el libro Castro revolution: Myth and reality, que Clark planea publicar a fines de este año.

Cuba figura como el país de origen con mayor porcentaje de inmigrantes legales en Estados Unidos considerando la magnitud de su población. En el 2008, uno de cada 226 ciudadanos cubanos abandonaron la isla y se establecieron en Estados Unidos, lo que representa una cifra muy superior a los niveles migratorios de México, Filipinas, China e India. Cuba cuenta actualmente con 11.2 millones de habitantes.

La investigación concluyó que la oleada de inmigrantes cubanos establecidos en Estados Unidos en los últimos 15 años ha excedido en un 150 por ciento lo previsto por los acuerdos migratorios firmados por la administración de Bill Clinton tras la crisis de los balseros de 1994. Los acuerdos bilaterales establecieron la emigración anual de unos 20,000 cubanos, pero tradicionalmente esa cifra se ha disparado debido a los flujos incontrolados de inmigración ilegal por vía marítima y a través de la frontera mexicana.

Las estadísticas más recientes muestran una tendencia decreciente en la inmigración cubana por segundo año consecutivo (2007 y 2008), tanto en el número que arriban en embarcaciones por las costas de la Florida como en los que cruzan por los puntos fronterizos. Los viajes ilegales por el Estrecho de la Florida cayeron en un 70 por ciento y apenas 5,621 cubanos cruzaron la frontera mexicana durante el año fiscal 2008, concluido el pasado septiembre.

Sin embargo, el informe sugirió que la liberalización de las remesas y los viajes familiares a la isla, decretada recientemente por el presidente Barack Obama, será un aliciente para la inmigración cubana.

"La política liberal de la administración Obama para facilitar las remesas y los viajes a Cuba de los familiares cubanoamericanos agravará el ya agudo problema migratorio'', apuntó el estudio, que argumenta que la nueva política de Washington lanzará hacia Miami a miles de cubanos empobrecidos con la seguridad de que podrán regresar a su país a ver a sus seres queridos y enviarle ilimitada ayuda económica hasta el momento en que puedan traerlos con ellos.

Para Jaime Suchlicki, director del ICCAS, las estadísticas sobre la inmigración cubana terminarán acelerándose a corto plazo como resultado de la liberalización de los viajes familiares sin restricciones.

"Las medidas de Obama han creado un puente entre Miami y Cuba, vienes y regresas cada vez que quieras'', consideró el académico. "Esto inevitablemente terminará por aumentar la cantidad de cubanos que desean abandonar una sociedad pobre y en bancarrota, lo que va a añadir serios problemas y gastos para la economía del condado y el gobierno federal''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios