Últimas Noticias

Dengue hemorrágico: palabras prohibidas

Aún está por definir si en nuestro clima tropical, con un invierno relativamente húmedo, el dengue hemorrágico es una enfermedad endémica.

La aparición de la enfermedad en Cuba a finales de los años 70, fue para Fidel Castro una guerra bacteriológica desatada por el imperio contra la Isla.

En 1980 la enfermedad cobró la vida de 101 cubanos, en su mayoría niños entre 1 y 14 años. Hoy, no ha variado su forma de propagación: el mosquito Aedes Aegypti. Sin embargo, después de aquel primer brote las cifras de infectados y fallecidos suelen engavetarse.

En torno a las campañas de erradicación de vectores emprendidas por el Estado en los últimos seis años, después de la sobredosis mediática como instrumento de prevención e higienización, ¿qué falta para declarar endémico el dengue hemorrágico?

¿Ahora tenemos que tolerar sin derecho a réplica, que el dengue es importado por turistas y colaboradores cubanos desde el centro y sur del continente?

Según afirmó el doctor René Gato, del Instituto Pedro Kourí, en una entrevista transmitida por el noticiero del mediodía: "Un solo colaborador que entre a Cuba con dengue, significa un alto riesgo para el país''.

También para el doctor Angel Manuel Alvarez, comentarista habitual del programa televisivo Al duro y sin tregua, "Cuba se encuentra en medio de países endémicos de la enfermedad''. El médico asegura que aquellos casos que logran burlar el cerco epidemiológico generalmente son importados.

En los últimos tres meses se conoce de la existencia de casos de dengue hemorrágico, fundamentalmente en los municipios costeros de Ciudad de la Habana, Santiago de Cuba, Camagüey, Guantánamo y Villa Clara.

El gobierno desvirtúa el panorama con su principal arma, la total cobertura informativa sobre las movilizaciones en función de la prevención y erradicación de focos de mosquitos Aedes Aegypti.

Respecto al historial del virus en la provincia de Santiago de Cuba, la especialista en epidemiología, doctora Daisi Figueredo, comentó al noticiero del mediodía: "Se destacan cuatro municipios fundamentalmente, y ellos son Palma Soriano, Songo la Maya, y San Luis, y nuestra cabecera provincial, Santiago, que exhibe y ha exhibido durante muchos años los mayores índices de infección en esta provincia''.

El comentario de la especialista santiaguera no sólo alude a la existencia del virus en su provincia. También afirma que su introducción al territorio fue a través de colaboradores cubanos que cumplen misión en países del hemisferio con poca cobertura médica.

¿Cuál es la brecha entre la detección de vectores y la existencia de casos confirmados o no por las autoridades de salud?

Si hay campaña antimosquito, es porque hay dengue. Si no, ¿para qué tanto despliegue de recursos materiales y humanos?

Sean los virus endémicos de Cuba, importados de América del Sur o parte de una "ofensiva bacteriológica enemiga'', poco o nada se divulga sobre las cifras de contagiados.

Y si alguien muere por alguno de estos brotes epidémicos, otra cosa dirá el certificado de defunción. Como dice un viejo refrán: el muerto que lo ponga otro.

  Comentarios