Últimas Noticias

Cuba pierde millones en pagos por llamadas desde los Estados Unidos

Programa de llamadas telefónicas de Skype.
Programa de llamadas telefónicas de Skype. Getty Images

Los pagos por llamadas telefónicas desde Estados Unidos a Cuba sufrieron un fuerte declive en la primera mitad del 2009, según informes del Departamento del Tesoro obtenidos por El Nuevo Herald.

La cifra disminuyó de $122.5 millones en la primera mitad del 2008 a $95 millones en el mismo período este año --un descenso de 22 por ciento--, según los documentos.

La caída, según analistas, puede tener su causa en el aumento de los viajes de cubanoamericanos a la isla, la crisis económica de Estados Unidos o el incremento de las comunicaciones por internet.

Los informes del Tesoro son requeridos por la Ley Para la Democracia en Cuba de 1992 y la Ley Helms-Burton de 1996. Son enviados cada seis meses al Congreso.

Los informes tienen las cantidades pagadas por las compañías autorizadas de Estados Unidos por todas las "telecomunicaciones''. El grueso del dinero se destina a pagar el lado cubano de llamadas telefónicas de larga distancia iniciadas en Estados Unidos.

Las llamadas a Cuba cuestan como promedio alrededor de $1 por minuto, un precio elevado en comparación con el resto del mundo y en gran medida suscitado por las hostilidades entre Washington y La Habana.

Aunque los informes del Tesoro no mencionan ningún motivo para el declive, varias personas que se mantienen al tanto de los negocios con Cuba especulan que una causa puede haber sido el aumento en los viajes de Estados Unidos a Cuba, permitidos ahora por la administración de Barack Obama.

"Si uno va con más frecuencia, tal vez no haya necesidad de llamar tanto como antes'', afirmó Antonio Martínez, asesor empresarial de Warwick, New York, que monitorea el comercio con Cuba.

El auge de comunicaciones alternativas, tales como el correo electrónico y sistemas telefónicos basados en la red, como Skype, también puede estar afectando los ingresos de las compañías de telecomunicaciones, amplió Enrique López, del grupo AKL, una consultoría de ese giro en Miami.

"Sin duda los cubanos han encontrado otras opciones, mediante las computadoras de vecinos o de sus oficinas que tengan acceso a la red'', subrayó López, añadiendo que él conoce a un miamense que tiene contactos casi diarios por computadora con familiares de la isla.

La crisis económica en Estados Unidos tal vez esté obligando a algunos cubanoamericanos a reducir el número de llamadas a la isla, señaló Kirby Jones, de Alamar Associates, una consultoría de Washington, D.C., para asuntos relacionados con el comercio con Cuba.

Ambos informes del Tesoro mencionan las ocho compañías que hacen pagos por comunicaciones con Cuba: AT&T, Sprint Nextel, Verizon Business, Telecom New Zealand, Tata Communications (America) Inc., Telefónica Larga Distancia de Puerto Rico, iBasis, y LD Telecommunications.

En ambos informes, Sprint Nextel registró los pagos más altos, de entre $38 y $42 millones. At&T, Verizon Business y Telecom New Zealand cada una pagó entre $10 y $27.5 millones. La compañía puertorriqueña hizo los pagos más bajos: $313,666 y $258,129.

También los informes del Tesoro anotaron que las llamadas entre Estados Unidos y Cuba ‘‘van por terceros países bajo varios acuerdos de desvío utilizados en la industria de comunicaciones internacionales''.

Las firmas estadounidenses tienen que usar terceras partes porque no cuentan con facilidades que les permitirían servicio directo a Cuba, añadió López. Una de las principales bases de desvíos es Telecom Italia.

La compañía ETSCA, una empresa de Cuba con Italia, cortó casi todas las llamadas de discado directo desde y hacia Estados Unidos en 1999, cuando un juez de Miami confiscó varios millones de dólares que algunas empresas telefónicas le debían a La Habana. El juez actuó tras una demanda presentada por familiares de tres pilotos de Hermanos al Rescate derribados en sus aeronaves por la Fuerza Aérea de Cuba.

Cuba empezó a permitir nuevamente las llamadas de discado directo hace 14 meses. Durante ese tiempo, las llamadas iban a través de operadoras o varios servicios especiales generalmente basados en Canadá.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios