Últimas Noticias

Peloteros cubanos hacen historia en el circuito profesional

Los pelotaris cubanos Harry de la Vega y Anndy Ramos (der.) 
practican en el frontón del Dania Jai Alai.
Los pelotaris cubanos Harry de la Vega y Anndy Ramos (der.) practican en el frontón del Dania Jai Alai. EL NUEVO HERALD

Cada mañana, apenas abre los ojos en su apartamento en Dania Beach, Anndy Ramos se traslada hacia su casa, en La Habana, y aún escucha, como si fuera ayer, cada palabra y consejo que le diera Jesús, su padre, a quien no olvida pese a más de siete años sin verlo.

Fue Jesús el que forjó su ideal y, sin saberlo, le allanó su paso hacia la historia. Y es que Anndy, junto a su gran amigo Harry de la Vega, son los únicos cubanos que están jugando jai alai de forma profesional en Estados Unidos.

"Le debo todo a mi papá, porque me preparó mentalmente para enfrentar la vida'', apuntó Ramos, de 26 años y quien junto a De la Vega, de 30, juegan casi todos los días en el circuito profesional del Dania Jai Alai, ubicado en el condado de Broward.

El sueño de ser profesionales no cuajó en ninguno sino cuando les tocó abandonar la isla. "Allá ni sabíamos que acá en Estados Unidos se jugaba esto. Había mucha desinformación. Nuestro máximo sueño era llegar a jugar en la escuadra nacional'', apuntó De la Vega.

Y ambos lo lograron. Precisamente en una competencia de esas, en el campeonato mundial de Pamplona en el 2002, Ramos se quedó.

"Antes de montarme en el avión ya sabía que no volvería a Cuba'', aseveró el habanero, que llegó a estar hasta tres años en España trabajando de forma ilegal, hasta que logró regular su situación, lo que le permitió volver a los frontones.

"Allá jugué hasta que se dio me la oportunidad de venir para acá en un esfuerzo conjunto de personas como Isaías Ibarra, Aitor Totorika y José Arregui, que es el gerente general del Dania Jai Alai'', sostuvo Ramos, quien entró de forma ilegal por la frontera mexicana hace menos de medio año.

La ruta de entrada fue similar para De la Vega.

Durante el Mundial de Pelota Vasca del 2006, las restricciones colmaron la paciencia de De la Vega.

"En el hotel no nos dejaban salir ni para comer una hamburguesa en la esquina. dormir a las 10:30 de la noche. Ya no aguantaba más. Así que un amigo mexicano se ofreció a ayudarme y me quedé en su casa cuatro días. Después partimos a la frontera y entramos'', enfatizó.

De la Vega se radicó en el centro-norte de Florida y ahí tuvo la opción de dar sus primeros pasos en el profesional en el Hamilton Jai Alai, donde comprobó que la manera de jugar era muy diferente a lo que estaba acostumbrado.

"En las competencias en Cuba y en general en los torneos internacionales se juega a ganar 35 puntos. Acá en Estados Unidos el sistema es diferente'', explicó.

Bajo el nombre de quinielas, en el jai alai norteamericano no juega una pareja contra otra, sino que compiten ocho equipos -aunque sólo dos al mismo tiempo en la cancha- en un rápido juego de intercambio que concluye cuando la primera dupla llega a siete tantos.

"Es bastante complicado, y aún nos estamos adaptando'', dijo Ramos.

Pero hay progresos. "Anndy aprende rápido y sin dudas es mejor jugador que yo. Si sigue así podrá cumplir sus metas'', señaló De la Vega.

Esa meta se encuentra de vuelta en el viejo continente, en España. "Me gustaría volver allá y participar en el Campeonato Mundial Profesional de Euzcadi. Es un sueño por cumplir", admitió.

La brújula de Ramos no apunta igual, pero también, al igual que su viejo compañero de batallas, también se enfila hacia su origen profesional. "Mi intención es participar en el Citrus y ahí representar a Orlando como forma de honrar a Santiago Echanis -gerente del frontón de esa ciudad-, quien me abrió las puertas a este deporte en este país", puntualizó.

Pero por ahora, en su día a día están cumpliendo con un objetivo menos ambicioso, pero que no cambian con lo que tenían en la isla.

"Esto es una maravilla. Me siento como en casa. Miami es lo que debería ser Cuba si le hubiesen permitido progresar y no estar en ese retroceso", enfatizó De la Vega.

* Datos a considerar

-En el Dania Jai Alai juegan seis veces a la semana. Martes y sábado se juega a las 12 p.m. y a las 7 de la noche. Los otros días empieza la acción a las 7 p.m.

-El jugador de menor nivel puede obtener un salario anual de $36,000. El tope estaría cercano a los $60,000

-El primer frontón de jai alai en Estados Unidos se construyó en 1924 y estaba ubicado en Hialeah, en las instalaciones del hipódromo.

  Comentarios