Últimas Noticias

HRW: represión se mantiene con Raúl Castro

Miembros de la Policía y de la seguridad cubanas disuelven por la fuerza el 21 de abril de 2008, una protesta de un grupo de Damas de Blanco en una céntrica plaza de La Habana, donde reclamaban la libertad de los presos políticos.
Miembros de la Policía y de la seguridad cubanas disuelven por la fuerza el 21 de abril de 2008, una protesta de un grupo de Damas de Blanco en una céntrica plaza de La Habana, donde reclamaban la libertad de los presos políticos. EFE

El gobierno cubano sigue siendo tan represivo bajo Raúl Castro como lo era bajo su hermano Fidel, según el primer estudio detallado de abusos de derechos humanos en la isla desde que Raúl asumió el poder.

Con el título, "Nuevo Castro, Misma Cuba'', el estudio hecho por la organización Human Rights Watch (HRW) detalla un engranaje de crueles presiones sobre disidentes, familiares y amigos que socavan las esperanzas iniciales de que Raúl Castro sería diferente.

"Raúl Castro heredó un sistema de leyes e instituciones abusivas... En vez de desmantelar esta maquinaria represiva, Raúl Castro la ha mantenido firmmente en su lugar y totalmente activa'', indicó el estudio hecho público el miércoles en Washington.

El reporte notó algunos cambios en las tácticas de represión, como el creciente uso de ‘‘detenciones arbitrarias'' generalmente de corta duracion -- 532 reportadas en la primera mitad de este año, en comparación con 325 en todo el 2007-- y al menos 40 encausamientos legales por ‘‘peligrosidad'' desde que Raúl Castro asumió el poder en 2008, un cargo menos utilizado mientras Fidel Castro estuvo al frente del gobierno.

"Pero la repression en Cuba bajo Raúl no es muy diferente de lo que era bajo Fidel'', dijo Nik Steinberg, de la seccion Americas de HRW y autor del estudio, en declaraciones a El Nuevo Herald. ‘‘Si eres un disidente, tu experiencia va a seguir siendo terrible''.

El reporte indicó que aunque los grupos disidentes son "pequeños y significativamente aislados'', su marginalizacion "es evidencia, no de una falta de disidencia en Cuba, sino de la cruel eficiencia del Estado para reprimirla''.

Mientras que el reporte enfatizó que "no hay ninguna duda que el gobierno cubano lleva la entera y exclusiva responsabilidad por los abusos que comete'', también propuso que Washington abandone el embargo contra el régimen de La Habana y se una a un esfuerzo multinacional para mejorar los derechos humanos en la isla.

La misión diplomática de Cuba en Washington dijo que su gobierno "no reconoce la legalidad ni autoridad moral de HRW'' porque "es una organización que analiza este tema con un carácter discriminatorio, selectivo y sobre todo politizado''.

Pero agregó que Cuba ‘reitera su voluntad inequívoca de sostener un diálogo abierto y franco en cualquier tema, sobre la base de respeto mutuo''.

Los anteriores reportes de HRW, una organizacion independiente con base en Nueva York, han sido criticados tanto por Cuba como por el presidente venezolano, Hugo Chávez, y el mandatario colombiano, Alvaro Uribe.

Steinberg dijo que HRW lanzó su investigación a partir de la percepción de que bajo Raúl Castro la situación había mejorado. "Queríamos poner sobre la mesa la situación de los derechos humanos en Cuba'', dijo Steinberg en una entrevista por teléfono desde Washington.

Cuba siempre ha justificado su represión de los disidentes como una protección necesaria contra las políticas hostiles de Estados Unidos. "Pero, en los muchos casos ... examinados para este reporte, no hay sustento para este argumento''.

Steinberg, quien pasó dos semanas en Cuba este verano visitando a disidentes y familiares en siete de las 14 provincias, trabajó en secreto porque el gobierno cubano no respondió al pedido de la organización para entrevistar a funcionarios que pudieran hablar sobre la situacion de los derechos humanos.

En su capítulo más impactante, titulado "Estado de Miedo'', el reporte relata detalles de cómo la represión gubernamental ha creado un profundo "clima de miedo'' que ha llevado a madres, hermanos y amantes a suspender sus contactos con los disidentes.

"El miedo es la parte central de la estrategia gubernamental de aislamiento, que presiona a miembros de la familia a cortar relaciones con los disidentes'', señaló. "Este aislamiento, junto con otras formas de tormento, tiene un costo emocional y psicológico significativo y ... puede llevar a depresión o problemas psicológicos crónicos''.

El reporte citó al activista de los derechos humanos Roberto Marrero la Rosa, quien denunció que funcionarios del gobierno le dijeron a la esposa de su hijo que tenía que divorciarse y ofrecer a su niño en adopción si quería mantener su trabajo en una oficina de la fiscalía. Cuando se rehusó, fue despedida.

Enyor Díaz Allen, un disidente de Guantánamo, reportó que su madre no le habla por presión de la policía, y el ex prisionero político Digzan Saavedra Prat, denunció que su hermano no le ha hablado desde que fue amenazado con perder su trabajo.

"Totalmente verdadero. Sin duda'', dijo Elizardo Sánchez, el más reconocido activista de derechos humanos en Cuba, cuando se le informó sobre las principales conclusiones del reporte.

Entre las otras conclusiones:

* Cuba viola sistemáticamente los derechos legales de los disidentes. El reporte cita a Alexander Santos Hernández, quien denunció que fue detenido a las 5:50 am y condenado a cuatro años de prision ese mismo dia a las 8:30 am.

* Las prisiones cubanas "están sobrepobladas y carecen de higiene... causando extensiva malnutrición y enfermedades''.

* Los oficiales de la Seguridad del Estado rutinariamente usan detenciones de corta duración para tormentar a los disidentes o evitar que participen en actividades consideradas ‘‘contrarrevolucionarias''.

* Los disidentes son "golpeados, humillados públicamente y amenazados por oficiales de la seguridad y grupos de civiles afines al Estado''.

* A los disidentes se les niega el trabajo, son despedidos de sus empleos "y condenados a multas, lo que pone grandes presiones financieras sobre sus familias''.

* Los disidentes son "blanco de un monitoreo invasivo, que viola su privacidad y recoge información que despues se puede usar para ponerlos en prisión''.

Sobre la propuesta para una nueva política de Washington hacia Cuba, el director de HRW para las Américas, José Miguel Vivanco, dijo que el embargo comercial contra la isla no ha tenido ningún impacto positivo y que ha impuesto dificultades al pueblo cubano. La política de la Unión Europea y Canadá de "relaciones constructivas'' tampoco ha llevado a Cuba a mejorar su récord en materia de derechos humanos.

El reporte propone que Washington ponga fin al embargo impuesto en 1962 y que forme un frente común con Europa, Canadá y otras democracias de América Latina, a fin de darle a Cuba un plazo de seis meses para que libere a todos los prisioneros políticos o encare un nuevo régimen de sanciones coordinadas.

"No es fácil, pero no es irreal'', dijo Vivanco. "Si la administracion Obama es seria sobre su intención de desarrollar una política que tenga algún impacto sobre Cuba, tiene que trabajar con otras democracias en el mundo''.

La corresponsal de The Miami Herald en Washington, Lesley Clark, contribuyó a esta nota.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios