Últimas Noticias

Un peldaño más hacia el título

ODLANIER SOLIS (izq.) y Davis Drumond durante la pesada del viernes en Cayo Hueso.
ODLANIER SOLIS (izq.) y Davis Drumond durante la pesada del viernes en Cayo Hueso. El Nuevo Herald

Ocupadísimo en promocionar a figuras de la talla de Manny Pacquiao y Miguel Cotto -para no hablar de Yuriorikys Gamboa, Juan Manuel López y Kelly Pavlick, entre otros-, Bob Arum no tenía mucho que ver con la división máxima del boxeo.

Hasta que vio a Odlanier Solís en el Madison Square Garden.

Tras liquidar en apenas dos rounds a Monte Barret en octubre pasado, Arum, que hoy por hoy es el más exitoso promotor del mundo, se acercó a los comentaristas de televisión de HBO con una sonrisa de oreja a oreja.

"Estoy de vuelta en el negocio de los pesos pesados, baby'', expresó Arum, quien luego de un fin de semana agitado en Dallas para el choque entre Pacquiao y Josua Clottey, ahora pone toda su atención en el cartel de Solís en Cayo Hueso, que será transmitido a todo el país desde las 10 p.m. por Fox en Español. "Quiero que el mundo vea bien a este cubano''.

Pedro Luis Díaz, entrenador de Solís, ladea la cabeza en señal de negación cuando alguien le dice que el costarricense Carl Drummond puede aguarle la fiesta a su pupilo esta noche.

"De ningún modo'', afirma Díaz, con vasta experiencia en la escuela cubana de boxeo amateur y en los cuadriláteros profesionales. "Solís está listo para vencer cualquier técnica o truco que pueda presentar su rival. Estamos en presencia de un campeón mundial, sólo que no le ha llegado su turno''.

Sin duda, Drummond será el oponente más complicado del habanero, puesto que el costarricense ganó sus primeras 26 peleas -de ellas 20 por la vía del nocaut- hasta que cayó por una decisión técnica en un combate de título mundial ante el ruso Ruslan Chagaev.

De manera accidental, Drummond golpeó con su cabeza en par de ocasiones la de Chagaev, abriéndole una herida encima del ojo izquierdo, lo que obligó al árbitro a detener la pelea en el sexto round.

De acuerdo a las reglas, Chagaev fue declarado vencedor al tener ventaja en las tarjetas de los jueces.

"Se habla nada más de Solís, pero el ring puede decir otra cosa el sábado'', expresa Drummond. "Quiero otra oportunidad de ir por un título mundial. Estoy bien preparado y no se me toma en cuenta. Cuidado conmigo''.

Solís afirma que nunca ha subestimado a su oponente. Sólo que se encuentra en el lugar y momento incorrectos.

"No quiero restarle méritos a mi rival, pero yo lo veo como un peldaño más en mi búsqueda de un título mundial'', afirmó el campeón olímpico de Atenas 2004. "Sé que ese momento se acerca. Lo de este sábado, es parte del proceso de llegar a ese punto''.

Y Arum no para de llenarse la boca de elogios cuando se refiere a Solís. Cuando se da cuenta se detiene un poco.

"Obviamente, yo soy un promotor, y nunca se le puede creer a un promotor'', reconoce Arum. "Así que vamos a dejar que el mundo se convenza por sí solo. El sábado todos sabrán si digo la verdad... o no''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios