Últimas Noticias

Familiares de Elián recuerdan el aniversario de la saga

Dos visitantes observan las pertenencias de Elián González en la casa donde vivió y que ahora se ha convertido en un museo.
Dos visitantes observan las pertenencias de Elián González en la casa donde vivió y que ahora se ha convertido en un museo. El Nuevo Herald

La habitación donde Elián González estuvo escondido en la madrugada del 22 de abril sigue igual. Sus ropas, fotografías y juguetes están detenidos en el tiempo. Es un extraño museo dedicado a alguien que ya no es el mismo. Aquel niño de 6 años hoy tiene 16. Entonces era un huérfano sobreviviente de un naufragio de balseros. Ahora es un ícono del castrismo.

"Esta gran comunidad no lo ha olvidado'', dijo Delfín González, de 77 años, tío abuelo de Elián.

Diez años después del operativo federal que terminó con la entrega de Elián a su padre y su posterior regreso a Cuba, sus familiares en Miami conmemoraron discretamente el aniversario.

González y su hermana de 79 años, Caridad, repartieron tarjetas a los visitantes de la casa-museo en La Pequeña Habana con la imagen más reciente de Elián, tomada el 4 de abril durante el IX Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba, vestido con el uniforme de las Escuelas Militares Camilo Cienfuegos.

A diferencia de otras épocas, cuando líderes espirituales del exilio se reunieron en un acto ecuménico para conmemorar el primer año de la partida de Elián o se dejaban arreglos florales frente a la casa de los González, la tranquilidad marcó la tónica del día.

"Es una prueba de que el gobierno lo tiene presionado y adoctrinado'', lamentó González.

La casa-museo, en 2319 NW 2 St., fue comprada por González en $80,000. El proyecto contemplaba una escultura de Elián en bronce, a tamaño natural, un espacio para ver videos de su estadía en Miami y oficinas para una fundación de ayuda a inmigrantes.

Pero con el tiempo las cosas fueron cambiando.

González vive en una habitación construida en el patio de la casa de tres cuartos. Caridad dijo que jamás han pedido dinero a los visitantes.

"No se cobra la entrada, pero son bienvenidas las donaciones'', comentó.

En las paredes de la casa cuelgan fotografías de Elián en varios momentos de su vida en Miami. En una aparece con su prima Marisleysis. En otra sostiene una estatuilla de la Virgen de Fátima. También está con representantes republicanos Ileana Ros-Lehtinen y Lincoln Díaz-Balart. Un lienzo con la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre está dedicado por varios presos cubanos. Carteles con frases del prócer independentista José Martí.

En la habitación de Elián queda una cama en forma de auto deportivo, su uniforme recién planchado de las Escuelas Lincoln-Martí y muñequitos de Disney y los Power Rangers. Siguiendo un estrecho pasillo se llega a la habitación donde los agentes federales encontraron escondidos en un clóset a Elián y Donato Dalrymple, uno de los pescadores que lo rescató en alta mar en noviembre de 1999 junto con otros dos sobrevivientes.

La madre de Elián, Elizabeth Brottons, murió ahogada junto con 10 balseros que habían zarpado en un bote hacia la Florida. Fidel Castro se puso al frente una campaña internacional para su repatriación. Finalmente, su padre, Juan Miguel González, viajó a Estados Unidos y solicitó la custodia. La mayoría de los exiliados consideraba que Juan Miguel estaba bajo una intensa presión del gobierno cubano.

Desde su llegada a Cuba, Elián ha sido considerado como una personalidad oficial. En el 2008, ingresó en la Unión de Jóvenes Comunistas.

"No se lo merecía. La madre dio su vida y al final lo mandaron a Cuba. Nunca debió salir de Miami, aquí estaba seguro con nosotros'', dijo el jueves Heberto Salgueiro, de 80 años, uno de los visitantes. "Su padre también debió quedarse''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios