Últimas Noticias

Niños haitianos: sueños en el pizarrón

Jeamsly Phelerich, de 9 años de edad, escribe: "Quisiera convertirme en una cantante y en una doctora."
Jeamsly Phelerich, de 9 años de edad, escribe: "Quisiera convertirme en una cantante y en una doctora."

La idea fue bien sencilla: invitar a los niños a escribir sus sueños en un pequeño pizarrón y posar para una fotografía. Eso serviría como una manera de expresar sus esperanzas sin obstáculos en medio de las ruinas y la miseria en el Haití de después del terremoto.

La mañana de un jueves, el fotógrafo de El Nuevo Herald Roberto Koltún y yo visitamos una tienda de artículos de escritorio en Petionville, el relativamente acaudalado suburbio de Puerto Príncipe, y compramos los suministros necesarios: un pizarrón, una caja de 12 tizas, y un borrador, todos los cuales eran importados y costaron en total $40.50. Luego pusimos manos a la obra.

El proyecto nos llevó a los campamentos improvisados en Petionville, al destruido Palacio Nacional en el centro de Puerto Príncipe, y a Mariani, un suburbio costero al oeste de Puerto Príncipe.

Abordamos al azar a niñas y niños y les pedimos que escribieran sus deseos, sueños y anhelos en el pizarrón. En muchos casos, los niños querían volver a la escuela. En otros, sólo querían sobrevivir. Una niña de 10 años dijo que ella quería "otro país''.

Algunos de los niños hurgaban en la basura en busca de cualquier cosa de algún valor, caminando descalzos entre trozos de concreto y varillas de metal en el caos en que se ha convertido el centro de Puerto Príncipe.

"Yo vengo aquí todos los días a buscar chatarra o cualquier cosa que pueda encontrar'', nos dijo Robenson Joseph, un niño de 11 años casi catatónico. Sus padres se marcharon al campo después del terremoto, y ahora él duerme en la enorme favela de Cité Soleil, junto al puerto. Su mensaje en tiza: "Quiero resistir para no robar''.

Algunos de los demás niños que encontramos no estaban tan desesperados. Un sábado, en un pequeño espectáculo de aficionados en un hospital de médicos cubanos en el centro de Puerto Príncipe, Lesly Ridore miró a su hija de 9 años Jeamsly, con gafas de sol, bailar un número musical mientras filas de niños gritaban y la aclamaban. El sueño de Jeamsly, con una pose cinematográfica: hacerse médica y cantante.

El redactor de The Miami Herald Trenton Daniel acaba de terminar su tercera gira por Haití desde el terremoto del 12 de enero.

  Comentarios