Últimas Noticias

Disidencia cree que elecciones reflejan descontento en Cuba

Los resultados oficiales de las elecciones municipales del domingo en Cuba muestran un aumento en la cantidad de boletas anuladas o en blanco, y una ligera baja en la participación, que según dos disidentes refleja el aumento del descontento en la isla.

La Comisión Electoral Nacional informó el lunes que 94.69 por ciento de los electores votaron y que un conteo preliminar arrojaba un 4.3 por ciento de boletas declaradas nulas y 4.58 por ciento en blanco.

La cifra oficial de participación en las elecciones municipales del 2007 fue de 95.44 por ciento. La mayor participación en los votos municipales se registró en 1984 con 98.7 por ciento y la menor fue en 1976 con 95.2 por ciento, según un informe de la agencia de noticias Efe publicado en el 2007.

El 8.91 por ciento de los votos anulados o en blanco en las elecciones del domingo fue mayor que en tres elecciones anteriores: 7 por ciento en las elecciones legislativas nacionales de 1993, 7.2 por ciento en las elecciones municipales de 1997 y 5.9 por ciento en las elecciones municipales del 2000, según un estudio de Jorge Domínguez, experto en asuntos cubanos de la Universidad de Harvard. Los resultados de otras elecciones no están disponibles.

Los dos cambios, aunque relativamente menores, reflejan la frustración cada vez mayor de los cubanos ante la crisis económica y la opinión de que las elecciones no solucionarán los problemas sistémicos como el exceso de centralización, la corrupción y la ineficiencia, afirmaron varios disidentes.

‘‘Esto muestra la situación de disgusto de toda la gente. Hay mucho cinismo'', dijo el disidente y economista Oscar Espinosa Chepe. ‘‘Estoy totalmente convencido de que no hay confianza ni en las elecciones ni en este gobierno''.

Espinosa Chepe dijo que las elecciones se celebraron en un momento especialmente difícil para los cubanos. Hay amplios rumores de despidos masivos en el país y el gobierno de Raúl Castro ha aumentado la represión contra los movimientos disidentes, como las Damas de Blanco, a la vez que exige muestras de apoyo a las políticas oficiales.

"La situación económica empeora por día [. . .] y hay un estado de terror, de temor, en la sociedad'', dijo Espinosa Chepe desde La Habana. "La gente sólo piensa en cómo salvarse''.

El también opositor Héctor Palacios dijo que no le sorprendía la caída en las cifras de participación y el aumento en la cantidad de votos anulados o en blanco, porque la falta de entusiasmo ante las elecciones era visible en todas partes.

"Las elecciones fueron frías. No había interés'', dijo Palacios también desde La Habana, y agregó: "Más que esas cifras, había que ver la cara de la gente [votando]'' para darse cuenta de la falta de entusiasmo.

Aunque la votación no es obligatoria en Cuba, la participación siempre es elevada porque los miembros de los Comités de Defensa de la Revolución y otros presionan con fuerza a la ciudadanía para que acuda a votar.

"A las 10 de la mañana ya lo han visitado a uno dos veces para exhortarlo a votar'', dijo Palacios. "A los que no votan las autoridades pueden considerarlos disidentes y perder su empleo''.

En cualquier caso, los electores no tienen opciones reales de candidatos porque en su mayoría son miembros de Partido Comunista o fuertes partidarios del gobierno, agregó Palacios.

"No fueron elecciones. Fueron selecciones, y la gente sabe que hay una crisis y que esto no es la respuesta'', declaró Palacios.

Sin embargo, Ana María Mari Machado, presidenta de la Comisión Electoral Nacional, dijo que la participación en las elecciones del domingo fue "una respuesta contundente para aquellos que cuestionan la democracia en Cuba''.

Añadió que el domingo se eligieron 12,986 delegados a las asambleas municipales y que el domingo próximo habrá otra vuelta en los 2,106 distritos donde hubo empates o ninguno de los candidatos consiguió el mínimo establecido de 50 por ciento de los votos.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios