Últimas Noticias

Inter y Bayern deben jugar la finalísima

El Bayern Munich y el Inter de Milán deben ser los actores de la finalísima de la Liga de Campeones de Europa, que se disputará el próximo 22 de mayo en Madrid.

Los bávaros sacaron una mínima ventaja en el partido de ida de las semifinales y eso parece suficiente para dejar en el camino al Olympique Lyon en la propia Francia. Por su parte, los negriazules tienen una superioridad de 3-1 sobre el Barcelona y se ve casi imposible que encajen dos goles en el Camp Nou.

En el juego de las predicciones siempre hay grandes riesgos, y a veces las apuestas más seguras se desmoronan para desilusión de quienes las hicieron.

La historia se encuentra del lado del Bayern, que es uno de los conjuntos más exitosos en el balompié europeo con cuatros títulos ganados en el máximo torneo de clubes del Viejo Continente.

En cambio, el Lyon por primera vez llega a estas instancias y ha dado muestras que está pagando alto su noviciado.

En el encuentro de ida, disputado en el Allianz Arena, se mostró tan tímido en la ofensiva que incluso cuando el Bayern se quedó con 10 hombres, por expulsión del francés Franck Ribery, no atacó y mantuvo una inexplicable posición defensiva.

El propio delantero argentino Lizandro López hizo una autocrítica al Lyon por haber adoptado esa actitud mezquina y dejado pasar la oportunidad de darle un contundente mazazo a los bávaros.

El escuadrón muniqués, en cambio, jamás bajó los brazos y se fue encima hasta conseguir el gol de la victoria que lo ubica en mucho mejores condiciones para el partido de vuelta.

El Lyon eliminó al poderoso Real Madrid --ganador de nueve copas de Europa-- cuando no tenía nada qué perder. En Munich, en cambio, cuando tuvo la responsabilidad de ganar no apareció esa actitud que caracteriza a los grandes.

De seguro, el holandés Arjen Robben tomará las riendas del Bayern y se las arreglará para encontrar los huecos por donde se puedan colar a los bávaros hasta llegar a la final.

El Inter es un equipo temible, con el agregado que puede ser fulminante en los contragolpes, un arma que ha dado muchos éxitos al balompié italiano.

Barcelona tendrá que descontar dos goles y saldrá a jugar al ataque. Deberá abrirse, con lo cual presentará en planteamiento que más se acomoda al cuadro que dirige el portugués José Mourinho.

Es cierto que el mediocampista holandés Wesley Sneijder, pieza clave del Inter, se encuentra en duda para el choque del miércoles, debido a una lesión al muslo que sufrió el sábado último en la victoria 3-1 de su escuadra sobre el Atalanta, pero si no puede jugar, de seguro Mourinho sabrá encontrar el reemplazante adecuado para implementar sus planes contra los azulgranas.

Lo mejor que mostró el Inter la semana pasada en el estadio San Siro fue una marcación escalonada que no sólo anuló a Lionel Messi, el jugador del momento, sino que lo frustró y lo hizo desaparecer del partido.

Messi se verá favorecido en el Camp Nou que tiene una cancha grande, en la que es más difícil defenderse. La diferencia radica en que el Inter posee una escuadra integrada por veteranos que se las conocen todas como los zagueros Lucio y Walter Samuel; el carrilero Javier Zanetti y el mediocampista Esteban Cambiasso.

La cereza del pastel es el camarunés Samuel Eto'o, quien en su regreso a Barcelona para enfrentar a su ex equipo tratará de hacer sentir su presencia en el lugar donde acarició algunos de los éxitos más sonados de su carrera deportiva.

  Comentarios