Últimas Noticias

Castro retoma los símbolos del poder

Fidel Castro pronuncia un discurso hoy, viernes 3 de septiembre de 2010, en la escalinata de la Universidad de La Habana (Cuba), durante una ceremonia por el inicio del curso escolar. Castro habló durante 45 minutos sobre los peligros de una guerra nuclear, en el primer acto masivo y abierto al que asiste desde que enfermó y cedió el poder en 2006. EFE/Alejandro Ernesto
Fidel Castro pronuncia un discurso hoy, viernes 3 de septiembre de 2010, en la escalinata de la Universidad de La Habana (Cuba), durante una ceremonia por el inicio del curso escolar. Castro habló durante 45 minutos sobre los peligros de una guerra nuclear, en el primer acto masivo y abierto al que asiste desde que enfermó y cedió el poder en 2006. EFE/Alejandro Ernesto

Fidel Castro, retomando símbolos de su antiguo poder, se vistió de completo uniforme militar y habló el viernes ante una multitud por primera vez desde que estuviera al borde la muerte hace cuatro años.

El ex gobernante de la isla parecía lúcido y enérgico cuando habló durante 35 minutos a varios miles de estudiantes en la histórica escalinata de la Universidad de La Habana. El acto se celebró a las 7:30 a.m., aparentemente para evitar lo más intenso del sol del verano.

Como ha hecho durante muchas de sus apariciones públicas desde principios de julio, Castro, de 84 años, reiteró sus advertencias sobre un holocausto nuclear en Irán y evitó todo tema nacional.

Pero su aparición significó el retorno de dos de los símbolos de sus casi cinco décadas como gobernante, los cuales había abandonado tras la cirugía intestinal de emergencia que casi le costara la vida hace cuatro años.

Por primera vez desde el 2006, vistió de completo uniforme verde olivo --aunque sin insignias-- y apareció hablando ante el tipo de multitud al aire libre que caracterizó su estilo de gobierno.

Usó espejuelos para leer un texto preparado pero fue presentado como Comandante en Jefe y no como ‘‘compañero'', que había sido lo más habitual en los últimos cuatro años.

El regreso de esos símbolos estimuló especulaciones de que Castro está tratando de reconquistar parte de sus antiguos poderes, entregados en el 2006 a su hermano Raúl, de 79 años.

"Todo esto es una pantomima que ha montado para mostrar que es inmortal'', afirmó desde La Habana el disidente Vladimiro Roca, antiguo miembro del Partido Comunista y ex piloto de la fuerza aérea cubana.

Durante sus cuatro años de convalescencia, Castro apareció generalmente en ropa deportiva y más recientemente vestido de civil. Pero este verano empezó a regresar a su tradicional verde olivo, primero sólo la camisa, luego con la chaqueta y el viernes con la gorra militar.

Generalmente, sus apariciones en esos cuatro años estuvieron restringidas a fotos y videos de reuniones privadas con líderes extranjeros de visita en Cuba. Pero a partir del 7 de julio ha visitado grupos científicos y económicos, y el mes pasado pronunció un discurso en un acto oficial de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Castro se ha declarado ahora "totalmente recuperado'' y en una entrevista publicada esta semana en un periódico mexicano aseguró que había "resucitado'', sin aclarar la naturaleza exacta de su crisis de salud o si en algún momento había estado clínicamente muerto.

Castro afirmó el viernes a su audiencia, fundamentalmente compuesta por estudiantes universitarios, que se le estaba acabando el tiempo en sus esfuerzos por evitar una guerra nuclear sobre Irán, que presuntamente está tratando de desarrollar armas nucleares.

"El tiempo que la humanidad dispone para librar esta batalla es increíblemente limitado'', declaró.

Observó que Estados Unidos es el único país que ha utilizado armas nucleares --contra Japón al final de la II Guerra Mundial-- y que las armas nucleares modernas eran mucho más poderosas que aquellas.

"Le ha correspondido a Cuba la dura tarea de advertir a la humanidad del peligro real que está confrontando. En esa actividad no debemos desmayar'', añadió, exhortando a los estudiantes a luchar por la paz "para que la vida humana se preserve''.

Castro dió su discurso desde una tribuna junto a la estatua del Alma Mater, que domina la escalinata de la Universidad de La Habana, donde estudió Derecho a fines de los años 40.

Antes de que Castro conquistara el poder en 1959, muchas protestas contra los gobiernos republicanos salían de la Universidad, donde la policía no podía entrar debido al principio de autonomía universitaria. La casa de estudios contaba con su propio cuerpo policíaco.

Cinco disidentes fueron arrestados en la escalinata el 16 de agosto tras leer una declaración antigubernamental. Dos fueron puestos en libertad posteriormente pero los otros siguen en la cárcel y se ha rumorado que pudieran ser acusados de desorden público.

Elizardo Sánchez Santacruz, activista de los derechos humanos, declaró que la protesta fue la primera que pudiera recordar en ese lugar desde principios de los años 60.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios