Últimas Noticias

Eventos para discutir sobre arte y cultura

Gozar de una atmósfera cultural donde el arte se aprecia e incorpora a la vida cotidiana de los habitantes de una ciudad es efecto de una construcción colectiva que no sólo requiere lugares de exhibición y la presencia de museos e instituciones activas, sino del sostenimiento de espacios de discusión y de la participación de la gente en la generación de pensamiento. En esta nueva temporada de las artes en Miami este tipo de esfuerzo merece atención de primera fila.

En De la Cruz Collection Contemporary Art Space --un pasaje de permanente conexión con el arte contemporáneo mundial con una de las colecciones más significativas de la ciudad-- la ciudad podrá escuchar a un selecto grupo de invitados.

El 1ro. de octubre, Wade Guyton y Kelley Walker hablarán sobre la instalación que han hecho para este espacio. El colectivo Guyton/Walker extiende las fronteras de la pintura de la pared hasta el suelo como una forma de hacer visible el proceso mismo de producción en espacios institucionales. Así, la obra incorpora los tarros de pintura, usados para pintar la pared. Pero además, incluye elementos como las tablas de formica impresa que extienden el concepto de arte a los objetos de diseño y estructuras arquitectónicas.

The Changing Face of Art and Politics, la segunda exhibición de la serie ArtLab @ The Lowe --que se realiza gracias a la colaboración entre los departamentos de Arte e Historia del Arte de la Universidad de Miami y del mismo museo-- es curada por los estudiantes de estudios museísticos bajo la dirección de Joel Hollander. Estará abierta al público hasta abril del 2011. Adhiriéndose al interés de los teóricos contemporáneos respecto a la necesidad de reexaminar las implicaciones de la relación entre arte y política, reúnen 34 obras de la colección permanente de Lowe Museum para explorar ``la imaginería política a través de distintos estilos y técnicas y la consideración de motivos y narrativas compartidos'' a lo largo de los siglos. Incluye, desde grabados de Hieronymus Hopfer realizados en el temprano siglo XVI, hasta obras de Stanley William Hayter.

En el Frost Art Museum de la Universidad Internacional de la Florida se exhiben hasta la primera semana de octubre dos muestras simultáneas que son propuestas conjuntas de los departamentos de Arte e Historia del Arte, curadas por profesores de la universidad. Demons nurture/nature, de Kathy Dambach, alude al título de la novela de Dostoyevski: ``La exhibición explora los demonios desde lo personal a lo político, lo humorístico a lo letal, y cómo uno negocia esa ambigüedad mientras busca su propio lugar en un mundo lleno de políticas ramificaciones". After History, de Jacek J. Kolasinski, quien creció detrás de la Cortina de hierro se inspira en el libro de Francis Fukuyama, El fin de la historia.

El 18 de septiembre César Trasobares dará una charla en el Bass Museum explicando su obra Ringhead, exhibida a la entrada de la exposición colectiva Human Rites, que examina la relación ancestral y permanente entre arte y ritual. La exhibición incluye desde piezas de arte religioso del siglo XVI hasta la obra de artistas contemporáneos como Ai Wei Wei --con su ciclo duchampiano que usa a la vez como forma totémica-- o Thomas Hirschhorn, Priscilla Monge y Christian Boltanski, entre otros. Finalizará el 3 de octubre. También en este museo se exhibirá hasta el 7 de noviembre una instalación especial de Ellen Harvey inspirada en los desnudos de la colección permanente.

Según se anuncia, el público apreciará una obra tan provocativa como hilarante, que confronta hechos como a quién le está permitido hacer arte en nuestra sociedad o qué lo distingue del grafiti.

El Bakehouse Art Complex --un lugar muy particular por su combinación entre residencia artística y espacio de exhibición-- está abriendo lugar a singulares diálogos, con una serie de paneles trimestrales. La exhibición Sin! (abierta al público desde diciembre hasta enero) incluye una selección de obras que, de acuerdo al criterio de los directores de museos e instituciones de arte de la ciudad, encarnan los principales ``pecados'' en el arte. Silvia Karman Cubina, directora del Bass, curará la sección correspondiente a la avaricia; Brian Dursum, director del Lowe, está a cargo de la lujuria; Jeremy Chestler, director del Art Center / South Florida, de la envidia; Bonnie Clearwater, directora del MOCA, curará la gula; Peter Boswell, asistente de la dirección de programas del Miami Art Museum, la pereza; Carol Damian, directora del Frost de la FIU, la ira, y Cathy Leff, directora del Wolfsonian, el orgullo. El 12 de enero todos ellos participarán en un panel en torno a la idea de qué puede ser pecaminoso en el arte.

En marzo, el panel estará dedicado a las paradojas del mercado del arte contemporáneo que enfrenta la generación disidente de los 80 radicada en Miami. Participarán la curadora Elizabeth Cerejido, el crítico Ricardo Pau-Llosa, los artistas Rubén Torres Llorca y Glexis Novoa, y el coleccionista Arturo Mosquera, entre otros. Abordarán la curiosa relación entre su salida de la isla y el hecho de que una vez que su arte dejó de ser made-in-La-Habana (una característica que hoy por hoy es etiqueta de venta) el mercado pareció dejar de apreciar su potencial crítico político.

Pero como Torres Llorca expresa, ``no hay paradojas en el discurso del poder''. Los modos en que el arte lo permea o sucumbe a éste son, en suma, parte de lo que nos traerá la nueva temporada de las artes en Miami.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios