Últimas Noticias

Fallece cubano que popularizó Materva y Jupiña en EEUU

Vincent Cossio.
Vincent Cossio.

Vincent Cossío, el empresario cubano que inyectó a la industria de refrescos en Estados Unidos un sabor latino con productos como Materva y Jupiña, falleció en Miami el 12 de marzo tras el deterioro de su salud durante varios años. Tenía 83 años.

En la década de los años 60, cuando la comunidad cubana en el exilio era aun relativamente pequeña, Cossío tuvo la visión de que habría un mercado para los refrescos cubanos, bebidas que comenzaban a desaparecer en la isla por las expropiaciones del regimen de Fidel Castro.

Aunque salió de Cuba con los bolsillos vacíos, traía consigo la receta para triunfar en el exilio: el espíritu de superación y la fórmula secreta del popular refresco Cawy Limón legada por su padre, dueño de la embotelladora Cawy.

"Su familia era lo más importante para él. Estaba muy orgulloso de los nueve nietos y cinco bisnietos'', recordó su hijo Vicente Cossío, presidente de la compañía Cawy Bottling Co. que fundó su padre en el oeste de Miami-Dade en 1964. "Estaba consciente de que otros dos bisnietos venían en camino y sé que va a cuidar de ellos desde el cielo''.

Cossío nació en Camajuaní, hoy Camajuaní, hoy provincia de Villaclara, el 21 de septiembre de 1927. Estudió en el Colegio de Belén y posteriormente en la Universidad de La Habana. Su madre falleció cuando él apenas tenía 15 años, por lo que fue criado por su padre y abuela.

Trabajó con su padre en la embotelladora, que también producía refrescos de naranja y agua mineral, y bajo su tutela comenzó a dominar la faena que le depararía un futuro promisorio al otro lado del Estrecho de la Florida.

Se enamoró de su futura esposa Cármen en los años de la adolescencia. Ambos se exiliaron en Estados Unidos 1962 con tres hijos --el cuarto vino después--, dos años después de que el gobierno revolucionario expropiara las cuatro plantas de producción de la embotelladora.

"Mi papá siempre dio el buen ejemplo y no esperaba nada menos de nosotros. Vivió fiel a sus convicciones, la honestidad, integridad, decencia y la importancia de la familia'', rememoró su hija Josephine Cossio van Hemert. "El nos dio ese fundamento sólido con valores que jamás podrán quitarnos''.

En Miami comenzó vendiendo galletas para poder dar sustento a la familia. Y una vez que fundó la empresa, su primer producto fue la soda de limón. Al poco tiempo se dio cuenta que no podría competir con la fuerza de mercadeo de Coca Cola y Pepsi.

"Hay una guerra entre los grandes fabricantes y yo soy sólo un bebé. ¿Que puedo hacer?", dijo Cossío en una entrevista con El Nuevo Herald en 1985.

Optó por especializarse en refrescos dulces con sabores a frutas, entre ellos Materva, Watermelon Soda, Jupiña, Cocorico y Champagne Cola, al igual que dos marcas de malta.

"Mi padre se sentaba en su laboratorio y comenzaba a jugar con diferentes sabores'', comentó Vicente Cossío. "Nosotros éramos sus conejillos de india''.

Además de su esposa Carmen, sus hijos Vicente y Josephine, a Cossío lo sobreviven sus otros dos hijos Antolin y Cármen Rodríguez, y su medio hermano, Diosdado Cossío. Los servicios fúnebres fueron realizados.

La reportera de The Miami Herald Carli Teproff colaboró con esta información.

  Comentarios