Últimas Noticias

Gobierno de Malí recupera el control de Timbuctú

Con apoyo de helicópteros y paracaidistas franceses, soldados de Malí entraron el lunes en la ciudad de Timbuctú, después que extremistas vinculados a Al Qaida huyeron al desierto no sin antes incendiar una biblioteca que contenía miles de manuscritos antiguos.

En París, el coronel francés Thierry Burkhard, portavoz del mando militar, dijo que no se han presentado combates con los islamistas que ocuparon Timbuctú durante casi 10 meses, aunque para la tarde del lunes las fuerzas malienses aún no controlaban totalmente la ciudad.

Burkhard dijo que paracaidistas franceses descendieron en el norte de la ciudad mientras las fuerzas terrestres avanzaban hacia el norte desde el sur.

“Los helicópteros han sido decisivos”, dijo el militar, que describió el apoyo que proporcionaron estas aeronaves a las fuerzas terrestres que venían del sur mientras los paracaidistas franceses descendían en la parte norte de la ciudad.

La llegada de las fuerzas malienses y francesas se conoció horas después de que el alcalde de Timbuctú confirmara la huida de los islamistas, que en días anteriores incendiaron manuscritos antiguos en la ciudad. Timbuctú es un antiguo centro de enseñanza del islam.

Los extremistas ocuparon durante casi 10 meses Timbuctú, donde como en el resto de toda la región norte de Malí, impusieron una versión estricta de la sharia, ley religiosa islámica, al tiempo que han llevado a cabo mutilaciones y ejecuciones públicas.

“En el corazón de la gente del norte de Malí, esto es un alivio: tendremos libertad al fin”, dijo Cheick Sormoyo, habitante de Timbuctú que huyó a Bamako, la capital.

El oficial francés dijo que las débiles fuerzas militares de Malí deben terminar la tarea para la protección de Timbuctú. Pero han tenido generalmente un desempeño deficiente en combate y a menudo se han retirado en pánico ante los islamistas bien armados y curtidos en la lucha.

La ofensiva militar contra los islamistas, dirigida por los franceses, comenzó hace 17 días, tras un avance de la insurgencia hacia el sur.

Los franceses se han anotado varias victorias, pero persiste la duda de cómo el gobierno de Malí podrá retener las ciudades arrebatadas a los islamistas, y si existe la voluntad y la capacidad de expulsarlos hacia el Sahara, donde esos combatientes suelen establecerse.

  Comentarios