Últimas Noticias

Declaran una alarma meteorológica en Pinar del Río

Las fuertes lluvias de la tormenta tropical Andrea golpearon el occidente de Cuba el miércoles, en el inicio de una temporada de huracanes que se espera que sea especialmente activa, y sólo siete meses después que el huracán Sandy devastó el extremo oriental de la isla.

Funcionarios de la Defensa Civil declararon una alarma meteorológica en Pinar del Río hasta el jueves por la tormenta, que ya había arrojado casi 12 pulgadas de lluvia en algunos puntos de la provincia durante las últimas 24 horas.

Andrea, la primera tormenta con nombre de la temporada de huracanes que comenzó el sábado, también provocó una “alerta” de nivel inferior para La Habana y las provincias vecinas de Artemisa y Mayabeque. El mal tiempo se espera que también llegue a la Isla de la Juventud en la costa suroccidental de Cuba.

El Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. declaró a Andrea como tormenta tropical en la tarde del miércoles, y el Servicio Meteorológico Nacional emitió una advertencia de inundaciones para partes del oeste de la Florida hasta la noche del jueves.

Los medios de prensa cubanos reportaron algunas inundaciones y más de 1,000 personas ya evacuadas el miércoles, principalmente a lo largo del río Cuyaguateje, en Pinar del Río. Seis de las 24 presas de la provincia ya están llenas, y se mantienen repletas en un promedio de 59 por ciento.

El poblado provincial de Las Martinas informó de más de 10 pulgadas de lluvia en 24 horas. El pueblo de Isabel Rubio reportó 7.6 pulgadas y los pluviómetros del Acueducto Sandino, la presa de Cuyaguateje y Laguna Grande, reportaron más de ocho pulgadas.

Las hojas de tabaco almacenadas en la provincia --la principal zona productora de tabacos en Cuba, con 44,500 acres sembrados-- están bien protegidas de la humedad y las autoridades van a tratar de acelerar la cosecha de otros productos, informó un funcionario del Ministerio de Agricultura de Pinar del Río.

Gladys Martínez Verdecia, jefa de la Defensa Civil de la provincia, dijo que se informó de un tornado, pero que sólo dañó tres casas.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. ha pronosticado que la temporada de huracanes que comenzó el sábado será más activa de lo normal, con 13 a 20 tormentas con nombre y de tres a seis grandes huracanes. El año pasado hubo 19 tormentas con nombre, pero sólo dos grandes huracanes.

El huracán Sandy mató a 11 personas, dañó las viviendas de más de 75,000 personas y causó daños y perjuicios por unos $2,000 millones cuando azotó todo el este de Cuba, especialmente en la provincia y ciudad de Santiago de Cuba, el 25 de octubre

Miles de residentes de Santiago siguen viviendo en albergues o con familiares o amigos, y en ocasiones dos o tres familias se encuentran hacinadas en un par de habitaciones.

La mayoría de los techos dañados se ha cubierto con un tipo de papel grueso distribuido por el gobierno, o con lonas donadas por Venezuela, según los residentes, pero el gobierno de La Habana ha entregado pocos de los materiales necesarios para las reparaciones permanentes.

Algunas familias recibieron sólo 30 tejas, una pequeña bolsa de clavos, un saco de cemento y un poco de madera blanda, propensa a pudrirse rápidamente en el clima húmedo de Cuba, de acuerdo con informes de la disidente Unión Patriótica Cubana.

Pedro Montané, un disidente de Santiago, dijo a El Nuevo Herald que el gobierno parece estar ayudando a las personas que sufrieron daños parciales más que a quienes, como él, perdieron todo el techo a causa de Sandy.

“No me han dado nada, nada”, dijo por teléfono desde Santiago. Con donaciones de amigos, vecinos y parientes, añadió Montané, reemplazó parte de su techo con láminas de zinc corrugado, pero espera que haya muchas goteras cuando llegue la próxima tormenta.

“No hay cemento, no hay madera”, añadió, “y unos zines (láminas de zinc) rojos muy buenos que Venezuela donó, se ven sólo en los almacenes del Estado”.

  Comentarios