Últimas Noticias

Transición en Cuba podría ser similar a la de la República Checa, afirma embajador

Para el embajador de la República Checa en Estados Unidos, Petr Gandalovic, el futuro de Cuba podría muy bien seguir el modelo del pasado de su país.

Su nación europea de 10 millones de habitantes vivió bajo un régimen comunista desde 1948 hasta 1989, cuando la Revolución de Terciopelo encabezada por el disidente y dramaturgo Vaclav Havel comenzó una transición a una democracia pacífica aunque a veces difícil.

“Algún día, cuando los cubanos consigan su libertad, enfrentarán las mismas dificultades”, dijo Gandalovic el miércoles en un encuentro con editores y reporteros de The Miami Herald y El Nuevo Herald. “Nosotros tenemos una gran experiencia que ofrecer”.

Las recientes reformas económicas del gobernante cubano Raúl Castro han sido positivas, dijo, pero “no nos hacemos ilusiones de que las cosas hayan cambiado significativamente” respecto a los derechos humanos.

La República Checa y su encarnación anterior como Checoslovaquia ha ayudado por mucho tiempo a los grupos disidentes y de sociedad civil de Cuba, organizando sesiones de entrenamiento para ellos en Praga y dándoles acceso a internet en su embajada en La Habana.

Varios de los disidentes a quienes se permitió viajar al extranjero después de la relajación de los controles de inmigración de Cuba del 14 de enero fueron recibidos en Praga por el ministro de Relaciones Exteriores Jan Kohout y su predecesor Karel Schwarzenberg.

Gandalovic estuvo en Miami el martes para la inauguración de la Iniciativa Vaclav Havel por los Derechos Humanos y la Diplomacia como parte de la Escuela de Asuntos Internacionales y Públicos de la Universidad Internacional de la Florida.

La Iniciativa, diseñada para ofrecer entrenamiento, programas de estudio, investigaciones y análisis de política sobre las transiciones a la democracia en todo el mundo, es dirigida por el ex embajador checo en Estados Unidos, Martin Palous.

Su primer proyecto será “Preparar a Miami para la transición democrática en Cuba”, financiado con una subvención por dos años de la Fundación Knight, de acuerdo con un anuncio de FIU.

La inauguración del jueves incluyó la puesta en escena de la obra multimedia Anticodes, basada en una colección de poemas de Havel e interpretada por el famoso grupo teatral Laterna Magika de la República Checa.

Gandalovic asistió además el martes a una ceremonia en Miami en la cual el Directorio Democrático Cubano entregó el “Premio Libertad Pedro Luis Boitel” del 2013 a cuatro activistas anticastristas, entre ellos uno que ha estado encarcelado 37 años y un ex presidente de Bacardí.

*José Manuel Rodríguez Navarro, activista de la Alianza Democrática Oriental, radicada en las ciudades orientales de Guantánamo y Baracoa, quien fue arrestado en octubre y condenado a cuatro años de cárcel por “peligrosidad social”.

*Armando Sosa Fortuny, quien fue encarcelado por luchar contra la dictadura de Castro de 1960 a 1978. Se exilió en Miami, pero regresó en 1994 con otros cuatro exiliados armados y fue capturado tras un tiroteo en que murió un cubano. Sosa Fortuny fue sentenciado a 30 años.

*El activista de La Habana Julián Enrique Martínez Báez, secretario general del Partido Pro Derechos Humanos de Cuba, liberado en el 2006 tras cumplir tres años de cárcel.

*Manuel Jorge Cutillas, ex presidente de Bacardi Limited y descendiente del fundador de la compañía, quien participó activamente durante años en campañas por la democracia de Cuba. Murió en noviembre a los 81 años.

El premio Boitel, creado en el 2001 por el Directorio y otros siete grupos independientes de Europa Oriental y Central, lleva el nombre de un opositor de Castro que fue encarcelado en 1961 y murió tras una prolongada huelga de hambre en la cárcel en 1972.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios