Últimas Noticias

Fidel revela detalles del encuentro entre Raúl y Obama

Imagen del momento en que el presidente Barack Obama saluda al gobernante cubano Raúl Castro durante la ceremonia oficial en el funeral del ex presidente sudafricano Nelson Mandela, en 2013.
Imagen del momento en que el presidente Barack Obama saluda al gobernante cubano Raúl Castro durante la ceremonia oficial en el funeral del ex presidente sudafricano Nelson Mandela, en 2013. AP

Ahora sabemos lo que el gobernante cubano Raúl Castro dijo al presidente de EEUU Barack Obama cuando se estrecharon las manos en el acto de homenaje al difunto ex presidente sudafricano Nelson Mandela.

“Señor presidente, yo soy Castro”, dijo en inglés el cubano, al menos de acuerdo con una columna publicada el jueves por Fidel Castro, su hermano y predecesor.

Dedicada en su mayor parte a la lucha contra el apartheid, la columna hizo referencia brevemente y hacia el final al apretón de manos que desató oleadas de pronósticos de relaciones más cálidas entre EEUU y Cuba, y quejas de que Obama dio la mano a un dictador y encogimientos de hombros.

“El papel de la delegación de Cuba, con motivo del fallecimiento de nuestro hermano y amigo Nelson Mandela, será inolvidable”, escribió Fidel Castro, ya de 87 años, en la primera columna que publica desde agosto en los medios oficiales de prensa.

“Felicito al compañero Raúl por su brillante desempeño y, en especial, por la firmeza y dignidad cuando con gesto amable, pero firme, saludó al jefe del gobierno de Estados Unidos y le dijo en inglés: ‘Señor presidente, yo soy Castro’”.

Videos noticiosos captaron a Raúl Castro diciendo algo y sonriendo mientras estrechaba la mano de Obama, casi como si estuviera sorprendido de que el presidente de su histórica enemigo en el norte no le había dado la espalda. Pero sus palabras no se conocieron hasta el jueves.

Funcionarios de la Casa Blanca y del Departamento de Estado restaron luego importancia al encuentro, diciendo que había sido “accidental” y que solamente actuó con “cortesía” al llegar al acto de homenaje a Mandela y saludar a todos los jefes de estado allí presentes.

Fidel Castro no asistió a las ceremonias y ha hecho pocas comparecencias públicas en los últimos años, aunque dos personas afirmaron haberlo visto el mes pasado en buen estado de salud física y mental. El cedió el poder después de una operación de emergencia en el 2006, y designó a su hermano, quien tiene ahora 82 años, como su sucesor.

La columna de 2,275 palabras de Castro, publicada en el website gubernamental de Cubadebate, tocó algunos de sus temas habituales: la amenaza de guerra nuclear, elogios a China y la antigua Unión Soviética y la explotación de los recursos naturales.

En su mayor parte, se centra en el respaldo de Cuba a la lucha contra el apartheid, señalando que La Habana envió decenas de miles de soldados a Angola en la década de 1970 para apuntalar con éxito a un gobierno marxista que estaba siendo atacado por guerrillas apoyadas por Sudáfrica y Estados Unidos.

Mandela dio las gracias y elogió repetidas veces a Fidel Castro por su respaldo durante años, y Sudáfrica mantiene estrechas relaciones con Cuba hasta la actualidad. La invitación a Raúl Castro para que hablara en el funeral de Mandela fue considerada un reconocimiento del respaldo a La Habana.

Castro cerró su columna con la referencia al apretón de manos, una ratificación de su decisión de designar a Raúl como su sucesor y una críptica referencia a la gran cantidad de cubanos que abandonan la isla.

“Cuando mi propia salud puso límite a mi capacidad física, no vacilé un minuto en expresar mi criterio sobre quien a mi juicio podía asumir la responsabilidad” de gobernar a Cuba, escribió”.

Una vida es un minuto en la historia de los pueblos, y pienso que quien asuma hoy tal responsabilidad requiere la experiencia y autoridad necesaria para optar ante un número creciente, casi infinito, de variantes.

“El imperialismo siempre reservará varias cartas para doblegar a nuestra isla”, continuó, “aunque tenga que despoblarla, privándola de hombres y mujeres jóvenes, ofreciéndole migajas de los bienes y recursos naturales que saquea al mundo”.

Un reporte de El Nuevo Herald a principios del presente mes señaló que más de 44,000 habían emigrado a Estados Unidos en el período de un año que terminó el 30 de septiembre, la cifra más alta desde 1994.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios