Últimas Noticias

Granma pide mano dura con empresas estatales no rentables en Cuba

El diario oficial cubano Granma exigió este lunes aplicar mano dura a las empresas estatales que no son rentables, pues hace ya tres años que el gobierno decidió su liquidación.

“Transcurridos casi tres años de la aprobación de los Lineamientos, todavía existen empresas, sobre todo en el sector agropecuario, cuyo estado económico-financiero es lamentable y en algunos casos, a pesar de los reiterados llamados de alerta, no se vislumbra un cambio radical a corto plazo”, sostuvo el periódico.

El VI Congreso del Partido Comunista (PCC, único) aprobó en abril de 2011 más de 300 reformas de la economía cubana impulsadas por el mandatario Raúl Castro, entre ellas la referida a las empresas no rentables.

La reforma sostiene que las empresas estatales o cooperativas “que muestren sostenidamente en sus balances financieros pérdidas, capital de trabajo insuficiente (o) que no puedan honrar con sus activos las obligaciones contraídas o que obtengan resultados negativos en auditorías financieras” serán liquidadas o transformadas.

Altos funcionarios del gobierno, así como economistas locales, coinciden en que las reformas económicas entran en 2014 en su fase decisiva, que consiste en dar autonomía y hacer rentables a las poco más de 2,800 empresas estatales, que significan más del 80 por ciento de la economía.

“Poco cambiará el estado de cosas si no se elimina el personal improductivo que todavía pulula por las entidades, el pago de salarios sin respaldo productivo, el inadecuado manejo de los créditos bancarios, los inventarios ociosos, los gastos por pérdidas de animales o cosechas, y la interminable cadena de impagos”, señaló Granma.

El periódico sostuvo que “el asunto va más allá de un simple reacomodo: se trata de vincular los ingresos a los resultados que se obtengan, elevar la productividad, diversificar la producción y los servicios, incrementar los rendimientos, y buscar nuevas alternativas y variantes para desplegar al máximo las potencialidades de cada entidad”.

“Solo de esta manera, con mayor autonomía, pero también con mayor responsabilidad, las empresas podrán ‘oxigenar’ las cuentas y generar utilidades que aseguren el desarrollo endógeno, el cumplimiento de las obligaciones fiscales y la contribución al progreso y bienestar social de las localidades donde operan”, dijo Granma.

  Comentarios