Últimas Noticias

El Jackson planea mejoras multimillonarias

El Sistema de Salud del Jackson, el único hospital público del condado, planea mejoras por más de $1,000 millones.

¿No es la misma entidad crónicamente insolvente que golpeó a los contribuyentes con una cuenta por $330 millones en pérdidas en los años fiscales 2009 y 2010? ¿No es el mismo hospital que tuvo que ir cabizbajo en el 2011 a la Comisión del Condado para pedir un préstamo de $32 millones como una especie de “adelanto de pago” sobre sus futuros ingresos para mantener sus puertas abiertas? ¿No es el mismo hospital al que un jurado investigador llamó en agosto del 2010 un ‘caos colosal?’’.

Sí y no.

El Jackson ha experimentado un cambio de fortuna que comenzó en la primavera del 2011, cuando contrataron a Carlos Migoya, un ex banquero y en una ocasión administrador pro bono de la ciudad de Miami. Su selección fue un acto desesperado de una comisión que observaba años de tinta roja en el Jackson. El hospital estaba urgido de mejorías —que no podía financiar a menos que eliminara primero su déficit.

Migoya no tenía experiencia en el cuidado de la salud, pero sabía de números y comprendía la administración. Tras asumir el cargo, estimó que serían necesarios de tres a cinco años para cambiar al Jackson. Entonces comenzó a reducir la nómina, cortar gastos y pedir concesiones a los miembros del sindicato que se cedieron a regañadientes, pero eran vitalmente necesarias.

En ese momento, Marcos Lapciuc, presidente de la Junta de Recuperación Financiera del Fideicomiso Financiero de Salud Pública, cuya supervisión era indispensable, escribió que el “Jackson está en medio de reinventarse a sí mismo. Tomará tiempo, pero el proceso ya comenzó”.

La semana pasada marcó otro hito en la reinvención del Jackson. El hospital dio a conocer un ambicioso plan de construcciones de $1,400 millones que se financiará en parte con los $830 millones en bonos aprobados el otoño pasado por los votantes. El voto representa un respaldo al nuevo equipo administrativo y su desempeño.

Lo restante, $550 millones, vendrá del propio dinero del hospital —contribuciones de capital de ingresos operativos que promediarán $45 millones anuales hasta el 2024— más otras cuantas fuentes, incluyendo ingresos de antiguos bonos.

Las mejorías planificadas incluyen $115 millones para el Instituto de Trasplantes de Miami, un bien valorado centro médico y uno de los programas más rentables del Jackson, un nuevo hospital de rehabilitación ($117 millones) y $81 millones para el Centro Médico del Jackson Norte. Una nueva Unidad de Cuidados Intensivos centralizada colocará en un mismo lugar pediatría, neocirugía y una Unidad de Cuidados Intensivos de emergencia, entre otros, en vez de tenerlos dispersos por el campus del Jackson.

Al haber llegado a esto, es importante que la Comisión del Condado cumpla su promesa de nombrar una junta independiente de supervisión cuyos miembros estén protegidos de una influencia política indebida para decidir cómo gastar el dinero. Es una promesa que ayudó a persuadir al público a apoyar el tema de los bonos y se debe cumplir.

La recuperación del Jackson ha sido una gran historia de un regreso. Cualquier indicio de favoritismo, influencia interna o intromisión política podría destruir sus oportunidades de supervivencia.

  Comentarios