Últimas Noticias

Sancti Spíritus: 500 años de historia

Se les debe a dos espirituanos, Manuel Mendigutía y Victoria Llano, que se recuerde a la ciudad de Sancti Spíritus, al centro sur de la isla de Cuba, fundada hace 500 años por Diego Velázquez, el 4 de junio de 1514. Ellos han aportado los datos sobre esta ciudad, que en Miami tiene un gran contingente de sus hijos.

“La ciudad se fundó a orillas del río Yayabo, afluente del río Zaza, el segundo más largo (150 kilómetros) y también el segundo con la cuenca más extensa de Cuba, superado solo por el río Cauto, en la provincia de Oriente, de ahí que se le llame a la ciudad la Villa del Yayabo, y, a nosotros, los espirituanos ‘yayaberos’, que en el dialecto indígena quería decir lugar poblado por yayas, un árbol muy abundante en la zona”, explica Mendigutía.

“Las construcciones icónicas de Sancti Spíritus”, sigue diciendo, “son las del Parque Serafín Sánchez [antigua Plaza de Armas], en el centro mismo de la ciudad; la de la Iglesia Parroquial Mayor, construida en 1680, y una de las más antiguas de Cuba; la del puente sobre el río Yayabo, que es el puente de cinco arcos más antiguo de Cuba (1831); y el boquete del Llano, empedrado con chinas pelonas”.

Desde el parque Serafín Sánchez y mirando hacia el oeste, se ven las lomas situadas a unos 12 kilómetros de la ciudad, esas son las Alturas o Sierra de Sancti Spíritus, y al oeste están las Alturas de Trinidad que forman el grupo orográfico llamado Guamuhaya, todo esto es parte de la Sierra del Escambray. En esa zona se encuentra Tope de Collantes, un parque con ríos, cuevas y cascadas. El Valle de los Ingenios está cerca y es patrimonio de la humanidad de la UNESCO. La loma separada de las otras y un poco más cerca de la ciudad, con su cúspide pelada, que asemeja un cono volcánico, es la famosa Loma del Obispo, llamada así desde que el Obispo Espada y Landa la escaló (1819) y ofició una misa en su cima. Actualmente está coronada por una cruz de unos 25 pies de altura, plantada a mediados de 1950.

“Un edificio azul de dos plantas que fue construido en el primer cuarto del siglo XIX, es conocido como ‘la casa de los Mendigutía’, porque fue un primo de mi tatarabuelo el que la mandó a construir”, dice nuestro informante. “Como dato curioso te diré que en este edificio vivió por algún tiempo Federico Capdevila, el defensor de los ocho estudiantes de medicina. Era casado con una espirituana”.

Otros monumentos que merecen verse son el palacio del clan Valle Iznaga, que tiene las reliquias de la familia, desde los muebles hasta las pinturas, y el Museo de Arte Colonial, una de las mansiones más exquisitas del boato antiguo de Sancti Spíritus.

Sancti Spíritus está siendo reparada desde el 2010, y entre los edificios restaurados se encuentra el del Museo de la Guayabera en la Quinta de Santa Elena, al lado del río Yayabo, donde se exhiben las históricas guayaberas cubanas. Ya que se dice que esta ciudad es el origen de la guayabera, una de las más importantes prendas de vestir caribeñas, una camisa larga de algodón con alforzas, cuatro bolsillos al frente y originalmente con muchos botones de nácar. Se cree que se llamaba “yayabera” por venir de esta zona, y en la leyenda se supone que fue el fruto de la imaginación de una andaluza llamada Encarnación en el año 1709. La guayabera ha recorrido el mundo y en Miami hay varias tiendas que se especializan en su confección y venta.

Los espirituanos ilustres son parte de la tradición de aquella ciudad que se precia de contar con muchos, desde la misma época de la conquista, pasando por la era colonial, las guerras de independencia, y, más recientemente, en la lucha contra el castro-comunismo.

Mendigutía nos remite estos nombres: “De nuestras Guerras de Independencia sobresale el general Serafín Sánchez Valdivia, veterano de la Guerra de los Diez Años, de la Guerra Chiquita y de la Guerra del 95; Honorato del Castillo y Cancio, de los primeros en levantarse en armas en febrero de 1869; el general José Miguel Gómez, veterano de las tres guerras y segundo presidente de Cuba; su hijo, Miguel Mariano Gómez Arias, alcalde de La Habana en dos ocasiones y también presidente de Cuba en 1936, y derrocado por su confrontación con el entonces coronel Fulgencio Batista y Zaldívar. En épocas más recientes el comandante guerrillero anticomunista Osvaldo Ramírez y el también comandante guerrillero anticomunista Tomás San Gil”.

“Actualmente, viviendo en Miami, el senador y veterano de Playa Girón Javier Souto, amigo y contemporáneo mío, nació en la villa del Yayabo”, sigue contando Mendigutía, “también es espirituano el famoso músico Carlos Oliva, el promotor Rafael Sánchez; y el más famoso de todos: mi primo Félix I. Rodríguez Mendigutía, que estuvo involucrado en la captura de Ernesto ‘Ché’ Guevara en Bolivia [y escribió un libro sobre sus experiencias: [ Shadow Warrior/the CIA Hero of a Hundred Unknown Battles. New York: Simon & Schuster, 1989. ]”.

La música espirituana está representada por Miguel Companioni, el autor de Mujer perjura ( “Si quieres conocer mujer perjura/ Los tormentos que tu infamia me causó/ Eleva el pensamiento a las alturas...”) y Rafael Gómez (Teofilito), autor de Pensamiento (“Pensamiento, dile a Fragancia que yo la quiero/ Que no la puedo olvidar...”). La leyenda de Pensamiento es singular, porque trata de dos muchachas que adoptaron nombres de flores en un concurso. Y Teofilito adivinó los nombres de las concursantes, que lo inspiraron para componer su canción.

“Otro compositor espirituano, aunque no es tan recordado como los otros, hizo una canción llamada Río verde dedicada al río Yayabo, y su nombre es Oscar Valdés”, aporta Victoria Llano. “El domingo 1 de junio, en la fiesta espirituana en la iglesia, la cantaron y su letra y música son preciosas. Gerardo Echemendía Madrigal [conocido por Serapio] es autor de la conga Si tú pasas por mi casa, y además, existe la Conga del Yayabo. Hay que mencionar también a Gustavo Quirós, que fue director de la Banda Municipal de Sancti Spíritus y recordar a Rafael Nicolás Solano, autor de Sancti Spíritus colonial. Son tradicionales las Tonadas Espirituanas o Yayaberas, que se conocen en toda la isla y algunas son muy jocosas, por ejemplo: ‘Canto porque sé cantar/ y yo con mi canto gozo/ el que yo cante sabroso/ quien me lo puede quitar’. Y otro ejemplo: ‘El gallo que es fino y canta/ que venga a cantar aquí/ cantará después de mí/ o de lo contrario no canta”.

Llano sigue informando que los coros de clave surgidos desde hace más de 100 años, incluyen el Santiago espirituano, con congas y comparsas; es una tradición que se ha traído al exilio, y todos los años se celebra esa festividad en Miami. El Santiago es una fiesta procedente de Santiago de Compostela en la Coruña, España, traído por los inmigrantes gallegos, y se celebra el 25 de julio, día de ese santo.

En 1834 surgió el primer periódico espirituano, El Fénix, fundado por el matancero Domingo Devea, y siguió imprimiéndose por 127 años. El apoyo de la diputación patriótica de la Sociedad Económica de Amigos del País y una exigua subvención del ayuntamiento local contribuyó a que la empresa navegara con suerte todo ese tiempo.

Hay varios libros sobre Sancti Spíritus que se pueden consultar: Serafín Sánchez, un carácter al servicio de Cuba, de Luis F. del Moral (Editorial Cubana Luis J. Botifoll, 2004); Historia de Sancti Spíritus, de Rafael F. Pérez Luna y Contribución al folklore, de Manuel Martínez Moles.

  Comentarios