Últimas Noticias

Pasión por el fútbol, estilo U-S-A

Crecí en Venezuela con una pasión que comparto con muchos de mis compatriotas: el amor por el béisbol. Pero tengo una confesión que hacer: gracias a Estados Unidos me he convertido en un apasionado al fútbol. ¿Cómo es posible que ocurra esta transformación en un país donde el otro football, el béisbol y el baloncesto dominan por completo las páginas deportivas y las noticias en televisión?

Vine a Estados Unidos hace casi 20 años para estudiar en la Universidad de Minnesota, con la meta de aprender inglés, graduarme en periodismo, y, de paso, ver partidos de los Mellizos de Minnesota. Pero, a medida que se acercaba el Mundial Francia 1998, era común que muchos fanáticos estadounidenses de los deportes a mi alrededor se burlaran de lo “emocionante” que eran los partidos que quedaban 0-0, y de lo aburrido que era jugar por 45 minutos consecutivos, ¡sin darle un break al público para ir al baño!

Tuve que “enfrentarme” al fanático del golf que juraba que ese deporte era más emocionante, al muchacho que decía que el football americano era el real football (¡a pesar de que se juega con las manos la mayoría del tiempo!), y al sexista que decía que el fútbol era un deporte de mujeres (ya que era popular entre las chicas a nivel universitario y la selección de EEUU está considerada entre las mejores del mundo).

Con paciencia exalté la creatividad de jugadores como Ronaldo y Zidane de poder desplazar defensas para crear oportunidades para anotar, promocioné los estilos sudamericanos y europeos de plantearse en el terreno de juego, y resalté como una jugada de 15 o más pases podría ser tan bonita como la anotación de un gol. También hablé de lo gratificante que era ver un partido sin las interrupciones constantes de los anunciantes y, por supuesto, mencioné como no hay grito más emocionante en los deportes que el de ¡gooooooooool!

No sé si tuve éxito, pero poco a poco me vi más involucrado con el deporte, empecé a practicarlo con equipos de la universidad y seguí con más detenimiento las ligas de fútbol profesional de Europa y las Américas. A medida que yo cambiaba, EEUU también iba cambiando.

Cuatro mundiales después, la selección de Estados Unidos ha logrado conquistar a su país. En el Mundial Brasil 2014, lograron clasificar a la siguiente fase tras superar un grupo complicado. A pesar de perder contra Bélgica, la entrega y dedicación de estos jóvenes jugadores de EEUU demostró que lo mejor está por llegar.

Cuando celebremos el 4 de Julio, recordemos que la escuadra estadounidense es un vivo reflejo de su país: jugadores con ascendencia colombiana, mexicana, alemana, entre otras herencias culturales, dan lo mejor de sí en el campo de fútbol. Así como nosotros, los inmigrantes que consideran a EEUU su nuevo hogar, damos lo mejor para enriquecer a esta nación.

Veinte años después de llegar a EEUU, sigo amando al béisbol, pero la mejor parte es que ya no tengo que justificar la belleza del fútbol.

  Comentarios