Últimas Noticias

Una batalla cada vez más candente

La batalla para derrotar una ley de la Florida que prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo está cada vez más candente.

El miércoles, se dio el primer paso de importancia cuando seis parejas de homosexuales, que en enero presentaron una demanda en una corte de Miami-Dade con la que buscaban tener el derecho a casarse, apelaron ante la jueza de Circuito Sarah Zabel para que obligara a Harvey Ruvin, secretario de la corte, a que les emitiera de inmediato licencias de matrimonio.

Es probable que esto sea el comienzo de un sinfín de apelaciones similares. La jueza Zabel dijo que dará a conocer su decisión dentro de poco. De cualquier modo, la decisión se apelaría de forma automática.

Irónicamente, la audiencia se celebró el mismo día que se cumplió el 50 aniversario de la firma de la Ley de Derechos Civiles de 1964. De cierta manera, esta nueva batalla es un equivalente en la era del milenio y una causa justa.

Lentamente se ha logrado algún avance.

Desde una histórica decisión que tomó la Corte Suprema el año pasado, las prohibiciones del matrimonio entre homosexuales se han desestimado por cortes federales de Illinois, Indiana, Michigan, Ohio, Oklahoma y Utah.

Incluso los estados del sur que hace 150 años lucharon por el derecho a mantener esclavos, y hace 50 años se negaron tenazmente a zafar las esposas de las leyes de Jim Crow, que la Ley de Derechos Civiles había eliminado, son algunos de los estados donde las prohibiciones sobre el matrimonio de personas del mismo sexo han sido rechazadas en cortes federales: Kentucky, Tennessee, Texas y Virginia.

El miércoles, la jueza Zabel escuchó los argumentos de un equipo de abogados que representan a las parejas y a grupos de derechos de los homosexuales. Todos pidieron que la Florida siga el precedente establecido por la Corte Suprema en su decisión del 2013 que echó abajo partes de la Ley de Defensa del Matrimonio, la cual declara que prohibir el matrimonio de personas del mismo sexo es inconstitucional.

Para defender la prohibición estatal en la corte estaba presente la oficina de la fiscal federal de la Florida, Pam Bondi. Tanto Bondi como el gobernador Rick Scott, ambos republicanos, le han restado importancia a su oposición personal al matrimonio entre homosexuales. En una declaración que preparó Bondi dijo que para ella el asunto no es algo personal.

Bondi se apega a la ley, que juró poner en vigor y defender. En el 2008, los votantes de la Florida enmendaron la constitución estatal para definir el matrimonio como una unión entre un hombre y una mujer.

Sin embargo, esta marea cada vez crece más, y está eliminando las prohibiciones del matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país. Más tarde o más temprano, la barrera discriminatoria caerá también en la Florida. La jueza Zabel podría darle el golpe de muerte a esta ley retrógrada, y debería hacerlo.

  Comentarios