Últimas Noticias

Congresista Mario Díaz-Balart teme posible relajamiento de sanciones económicas a Cuba

El congresista Mario Díaz-Balart criticó el lunes los “dobles raseros” del gobierno del presidente Barack Obama en la imposición de sanciones a países como Cuba y Venezuela, y dijo temer que la administración podría hacer “más concesiones al régimen cubano”.

“Eso estaría en contra de todo lo que ha dicho el presidente públicamente, pero eso no lo ha detenido en otras ocasiones”, dijo Díaz-Balart en un encuentro con el consejo editorial del Miami Herald y el Nuevo Herald.

Varias encuestas, entre ellas una reciente realizada por la Universidad Internacional de la Florida (FIU), han encontrado una tendencia creciente entre los cubanoamericanos y estadounidenses en general, a favorecer la normalización de relaciones con el gobierno cubano y el relajamiento de sanciones como el embargo y las restricciones de viajes a Cuba para residentes y ciudadanos estadounidenses.

Pero Díaz-Balart cuestionó los resultados de la encuesta de FIU y afirmó que “no ha habido ningún político cubano que haya resultado electo para el Congreso u otro cargo, que no haya apoyado las sanciones”.

Aunque críticos del embargo en Estados Unidos argumentan que ha obtenido escasos resultados y tampoco ha ayudado al pueblo cubano, el representante señaló que Cuba mantiene relaciones comerciales y diplomáticas con la mayoría de los países del mundo “y eso tampoco ha derribado al régimen”.

“Lo que necesitamos es una política que restrinja el flujo de dinero al régimen y ayude a la sociedad civil en la isla. Esa ha sido la posición de Estados Unidos, que se fortaleció durante los años del presidente Bush, cuando logramos oficialmente destinar un dinero para ayudar a la oposición interna y aumentar la presión sobre el gobierno cubano. Lo que ha pasado en los últimos años es lo opuesto, ha habido una relajación de las sanciones, y la represión ha aumentado. Cuando se relajan los controles a este tipo de regímenes, ellos no tienden a usar el dinero para ayudar a sus ciudadanos”, advirtió.

El gobierno del presidente Obama ha favorecido una política de mayor intercambio con los cubanos de la isla para promover un cambio democrático y ha aumentado el número de visas otorgadas a cubanos, así como las licencias a estadounidenses para viajar a Cuba con fines educativos y religiosos.

Pero el congresista republicano no cree que esa política vaya a dar resultado pues eso equivaldría a asumir “que los cubanos no tienen acceso al mundo exterior ¿Hay alguien que cree que los cubanos piensan que son libres?”, se preguntó.

Además, cuestionó que la eliminación de las restricciones de viaje tuviera un impacto político en el país pues “ya hay miles de canadienses y británicos que van allá como turistas. Si se abren los viajes a los turistas estadounidenses, van a hacer lo mismo que los otros turistas e ir a lugares como Varadero. Además toda la infraestructura turística está controlada por los militares”, señaló.

El representante por la Florida dijo que era consistente en sus opiniones y que apoyaba el levantamiento de las sanciones si se cumplen los principios expresados en la ley Helms-Burton para el cese del embargo, como la liberación de presos políticos, el otorgamiento de derechos políticos y civiles, y el comienzo de un proceso que conduzca a elecciones libres en Cuba.

“Hasta que esas tres condiciones no se cumplan, no apoyo ninguna medida que suavice las restricciones, mucho menos en un momento en que han realizado el envío de armas más grande a Corea del Norte desde que las Naciones Unidas impusiera las sanciones a ese país, mantienen a un norteamericano como rehén y la represión se ha duplicado”, subrayó.

En el caso de Venezuela, Díaz-Balart apoya la imposición de sanciones al gobierno de Nicolás Maduro, pero dijo que existía “una inconsistencia muy rara en este gobierno sobre este tema. El presidente dice que no le gusta imponer sanciones, pero ahí está el caso de Rusia, por ejemplo. No sé cuántos estudiantes tienen que morir en la calle, cuántos líderes de la oposición deben ser encarcelados o medios de comunicación cerrados, antes de que diga que es hora”.

Sobre la liberación de Alan Gross, el congresista cree que es posible pero “no con la política actual. El régimen piensa que puede hacer lo que quiere, porque recibe más concesiones de esta administración, pese al aumento de la represión. Siempre hago la pregunta, ¿habrían tomado a Alan Gross de rehén cuando Ronald Regan estaba en la Casa Blanca? No lo creo”, respondió.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios