Últimas Noticias

EN NUESTRA OPINION: El circo en el Congreso

La gran ironía sobre el receso este mes del Congreso es que durante este período muchos legisladores trabajan más arduamente buscando dinero y estrechando manos en busca de la reelección que cuando están en Washington.

El informe más reciente donde se mide hasta dónde llega la negligencia legislativa lo dio a conocer la semana pasada el Centro de Investigaciones Pew (Pew Research Center). El reporte concluyó que los legisladores actuales han promulgado sólo 142 leyes, la menor cantidad que haya aprobado formalmente ningún Congreso en dos décadas durante un tiempo comparable. Y de ellas, sólo 108 fueron leyes de importancia.

La evidente ineptitud de la Cámara de Representantes alcanzó su punto más álgido en los últimos dos días de la sesión, cuando los líderes republicanos propusieron un proyecto de ley modesto para enfrentar la crisis de niños inmigrantes. El segmento en contra de los inmigrantes se negó a apoyarlo, ya que argumentaron que la medida no era lo suficientemente dura.

Un proyecto de ley sustituto, que se aprobó por una votación de 223 contra 189, no sólo aceleraría la deportación de niños centroamericanos, sino que también eliminaría el programa del presidente Obama para ofrecerle un estatus legal temporal a los inmigrantes indocumentados que llegaron a este país siendo niños, aunque esto no está de ningún modo relacionado con la crisis. Además, podría militarizar más la frontera, una “solución’’ costosa e inefectiva.

Una razón de peso para el lamentable estado del Congreso es que la facción del tea party del Partido Republicano se ha convertido efectivamente en la fuerza pujante de la Cámara. Muchos proyectos de ley aprobados en la Cámara no tienen posibilidad de convertirse en ley porque el Senado no va a secundar esa locura, y el Presidente podría vetarlos de todas formas.

Entretanto, la Comisión de Inteligencia de la Cámara aprobó unánimemente desclasificar su informe sobre los sangrientos ataques del 2012 en instalaciones norteamericanas en Bengazi tras no encontrar ninguna evidencia de que hubo mala intención. Las interminables audiencias que dirigió el representante Darrell Issa, republicano por California, después de un escándalo no existente, quedaron efectivamente expuestas como un engaño, nada menos que por sus propios colegas republicanos. El circo de Bengazi y otras situaciones puramente políticas similares —por ejemplo, las docenas de votos para revocar “Obamacare”— son las razones por las que el Congreso está fallando.

Los congresistas están demasiado ocupados con su teatro político para hallar soluciones sensibles y prácticas para el problema de la inmigración, el cuidado de la salud y muchos otros problemas que afectan al país.

  Comentarios