Últimas Noticias

EN NUESTRA OPINION: El costo de no ampliar el Medicaid

El argumento de que cerca de un millón de floridanos podría tener atención médica si los legisladores del estado aceptaran la expansión del Medicaid ha caído en oídos sordos. Pero su oposición política a la ampliación del sistema de salud la está costando un ojo de la cara a los contribuyentes. El rechazo de fondos federales suministrados por la Ley de Cuidado Asequible de la Salud (ACA) enviará miles de millones de dólares de los contribuyentes de la Florida a estados que han decidido expandir el programa de salud.

La Florida es uno de 23 estados que no han aceptado fondos federales para ese fin. Los legisladores y el gobernador han dicho que se oponen a más intervención del gobierno. Es posible que la vinculación de la expansión con el Obamacare sea lo que impulsa la oposición.

Pero los fondos rechazados están beneficiando a otros. Un análisis de McClatchy halló que los floridanos y los residentes de otros 22 testarudos estados pagarán $152,000 millones en los próximos ocho años para extender el Medicaid en otros estados, sin recibir beneficios a cambio. La mayor parte de los fondos, casi $88,000 millones, la proveerán cinco estados, y la Florida es uno de ellos. Este año, Julio Fuentes, presidente y director ejecutivo de la Cámara de Comercio Hispana del Estado de la Florida, mencionó un estudio según el cual si la Florida hubiera ampliado el Medicaid desde enero, los fondos federales recibidos habrían apoyado más de 71,000 empleos y habrían creado una actividad económica con un volumen de $8,900 millones en el 2016.

Es una pena que la inclinación ideológica de los legisladores les haya impedido proteger los intereses de sus electores. Les están negando cuidado de la salud a floridanos que, aunque ganan poco en sus trabajos, están por encima del límite para recibir Medicaid y no pueden recibir los créditos fiscales federales que otorga la ACA.

El Medicaid podría extenderse a floridanos que ganen hasta 138 por ciento por encima del nivel federal de pobreza, o sea, $27,310 para una familia de tres. Muchos de estos trabajadores forman la subestimada espina dorsal de la economía del estado: limpian habitaciones de hotel, cuidan niños, lavan platos en restaurantes. Pero los legisladores han olvidado sus necesidades. Actualmente, el programa de Medicaid de la Florida fija un límite de ingresos anuales de $6,930 por una familia de tres, y no ayuda a individuos y familias sin hijos que dependan de ellos.

El año pasado, el gobernador Rick Scott suavizó su oposición a recibir fondos federales para extender el Medicaid. Pero no expresó su apoyo a la expansión en ese período de sesiones de la Legislatura, y no hubo expansión. En esta campaña, debe definir su posición con claridad.

  Comentarios