Últimas Noticias

Ex jefe de las FARC pide respaldar a Maduro ante ‘brutal ataque de la derecha’

El ex jefe de las negociaciones de paz de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Iván Márquez, pidió respaldar al régimen del gobernante Nicolás Maduro ante lo que calificó un “brutal ataque de la derecha’ de Latinoamérica.

Márquez se refirió a la situación de Venezuela y al “incumplimiento” del acuerdo de paz por parte del Estado colombiano el sábado en un video de salutación a la XXIV Conferencia Internacional Rosa Luxemburgo realizada en Alemania.

“No dejemos sola a Venezuela y a su gobierno bolivariano, que afronta un ataque brutal de la derecha latinoamericana, confabulada, dirigida por el gobierno de Washington”, solicitó el ex guerrillero, que fue el segundo jefe de las FARC.

Gran parte de los países latinoamericanos, la Unión Europea y Estados Unidos han repudiado la juramentación de Maduro el pasado 10 de enero para un segundo término en la presidencia de Venezuela, arguyendo que las elecciones presidenciales de mayo del 2018 fueron fraudulentas.


Márquez también hizo un largo análisis de los aspectos pactados en el acuerdo de paz firmado el 24 de noviembre del 2016 en La Habana que, según él, el gobierno colombiano ha incumplido, y de los errores que la guerrilla cometió con el pacto.

Entre esos errores destacó la dejación de las armas sin garantías suficientes tras firmar el acuerdo.

“Reconocemos que incurrimos en varios errores como el de pactar la dejación de armas antes de asegurar el acuerdo de la incorporación política, económica y social de los guerrilleros”, detalló en el video, al parecer grabado en algún lugar de la campi;a colombiana.

Eso sucedió aun cuando, enfatizó, Manuel Marulanda, el “histórico comandante en jefe de las FARC”, había advertido que las armas debían preservarse como garantía del cumplimiento de los acuerdos.


Comentó que tras dos años de vigencia del acuerdo de paz con el seguimiento de las misiones de la ONU y de otros organismos internacionales, los resultados en materia de cumplimiento “por parte del Estado son desalentadores”.

Durante ese periodo, aseguró que más de 400 líderes sociales y más de 85 guerrilleros fueron asesinados y dijo que aun cuando el acuerdo de paz buscaba alejar las armas de la política, “estas siguen siendo utilizadas para el exterminio físico de los opositores políticos”.

Destacó que el acuerdo fue modificado y se destruyó la llamada Justicia Especial para la Paz (JEP), cuando las instituciones decidieron que solo era “aplicable a la guerrilla y a los combatientes excluyendo de su jurisdicción a los agentes civiles del Estado, a los determinadores de la violencia desde la cúpula política”.

La JEP fue creada para investigar, esclarecer, juzgar y sancionar las violaciones graves a los derechos humanos y otros delitos graves que se cometieron durante el conflicto armado.

Esa instancia también establece amnistía para los guerrilleros que no estén implicados en delitos atroces, como secuestro, violencia sexual, ejecuciones fuera de combate, y solo estén acusados de levantarse en armas contra el Estado.

El otro gran problema, dijo Márquez, es la inseguridad jurídica de “mandos y combatientes de la insurgencia”, lo que ha expandido la desconfianza en las bases guerrilleras.

En ese contexto habló de la detención de Jesús Santrich, otro de los líderes de las FARC ahora convertida en el movimiento político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

“El más grave de todos es la detención mediante montajes con fines de extradición urdido por el embajador de EEUU Kevin Whitaker y el fiscal general Néstor Humberto Martínez del estelar negociador de paz de la guerrilla Jesús Santris, ya completa 9 meses de prisión injusta”, expresó.

Santrich fue detenido por las autoridades colombianas con fines de extradición por cargos presentados por Estados Unidos de presunta asociación para traficar diez toneladas de cocaína al país norteamericano junto con el cartel mexicano de Sinaloa. El propio sobrino de Márquez, Marlon Marín, está en Nueva York cooperando en el caso.

También mencionó el caso de Anayibe Rojas Valderrama, alias “Comandante Sonia” que en agosto del 2018 salió de una cárcel de EEUU donde cumplía una condenada de 11 años por narcotráfico. Ahora cumple otra sentencia en una prisión de Colombia.

Exigió asimismo la libertad del llamado Comandante Simón Trinidad de quien dijo está en una cárcel subterránea en condiciones infrahumanas purgando una condena de 60 años.

“En resumen, la paz fue traicionada por el Estado colombiano, que optó por el incumplimiento de lo pactado de buena fe”, dijo Márquez.

El ex guerrillero prometió dar la “pelea para tratar de recomponer las cosas y reparar el daño como una modesta autocrítica, pero eso sí levantando muy en alto la bandera de la paz”.

Periodista y editora con especialización en América Latina, judicial, negocios y temas locales relacionados con la comunidad latinoamericana. Gran parte de su carrera la desarrolló en agencias internacionales de noticias. Su trabajo de investigación “Emigrar a la muerte: Venezolanas asesinadas en Latinoamérica” recibió los premios 2019 FSNE y SPJ Sunshine State.
  Comentarios