Artes y Letras

Altamira, oasis de libros en español en el corazón de Coral Gables

Ha sido un descubrimiento porque surgió como de un imposible. Un correveidile inundó de la noche a la mañana las redes sociales y los oídos de los que amamos a Borges, Paz, Bolaño, Vargas Llosa, Rulfo, Volpi, Leopoldo Panero, Ángel Valente, Lobo Antunes, Gioconda Belli, Lezama Lima, Poniatowska, Rómulo Gallegos, Uslar Pietri …o incluso a Miami unpluged, por citar sólo centésimas de los autores que aparecen en ella.

No podía ubicarse mejor: en la Miracle Mille de Coral Gables. Compitiendo sin prejuicios con Books & Books a su espalda y frente a Barnes & Noble en la otra acera. Un sueño para los que amamos la cultura en la lengua que compartimos cuando de sobras es conocido el futuro que llevaron a instituciones como La librería Universal, La Moderna Poesía o la Cervantes a su cierre después de la aparición de Amazon, o el auge del libro digital en EEUU desde la red.

Pero con un envite de estas características siempre hay un/una humanista dispuesto a arriesgar su capital y su esfuerzo para que esto sea una realidad.

Frente a mí, rodeado de la mercancía en papel que lo honra… Carlos Alfredo Souki. Fundador, junto a su esposa Susana Dunia de Souki, de la librería Altamira.

El nombre lo asocio a caverna…a refugio quizás. En España, las famosas cuevas de Altamira son un referente de la cultura prehistórica. Con los tiempos tecnológicos que corren alguien podría pensar algo así ¿no? ¿Cuál es la razón del nombre?

Nosotros somos venezolanos y queríamos algo relacionado con Doña Bárbara. Y Altamira es la hacienda de Santos Luzardo, el personaje que corteja a Doña Bárbara, la obra escrita por Rómulo Gallegos en 1929.

Si nos paseamos por sus estantes podemos encontrar las mejores editoriales del mundo hispano en la actualidad y en cambio se ausentan los best sellers, por decir algo, de la literatura comercial. Dígame como empresario ¿cómo se justifica que esta librería vaya a ser rentable para ustedes?

Esto es una apuesta. Tenemos fe que haya un público con una demanda concreta que reciba nuestro ofrecimiento. Antes veníamos los venezolanos a Miami a comprar libros en inglés, cuando la oferta se acabó por las condiciones de la crisis que hace años padecemos, decidimos venir aquí para comprarlos en español. Pero nos dimos cuenta que esta oferta no existía. Como puede ver la competencia en los últimos años es muy fuerte por los cambios tecnológicos y la evolución del producto que ya no acepta, en general, la consigna. Por lo tanto decidimos importar los libros directamente.

Es evidente que es una apuesta. Pero a mi entender, más intelectual que económica. Más cercana a un hombre que ama la cultura que al que piensa hacerse millonario. Traer el conocimiento especializado, el ensayo, la libertad intelectual, el arte, la literatura clásica o infantil, el teatro, a los mejores poetas, o la última narrativa en cualquier idioma traducida al español… merece saberse un porqué.

Exactamente. Nosotros hemos seguido la misma línea que hicimos con nuestra tienda de discos Esperanto Music, Inc., en Venezuela; es decir, la especialización. La ansiedad que nos produjo la primera semana de apertura iba en proporción a saber si el mercado potencial por el que apostamos se acercaría. Las editoriales no entendían como no comprábamos “lo comercial” y apostábamos por lo particular. Pero al cabo de unos días, nuestra intuición triunfó: “Lo que se vende” nosotros no lo vendíamos y en cambio vendíamos “Lo que no se vende”. Vino un cliente y me dijo “Nunca imaginé que este autor, que fue mi profesor en España, usted lo tuviera aquí, mucha gracias”.

Yo tampoco imaginé que ustedes tendrían la colección “negra” de Visor en sus estanterías.

Tenemos una historia muy bonita con Visor. El año pasado fuimos a la feria del libro de Madrid y conectamos con Chus Visor, su propietario. Nos animó muchísimo y es una de las personas que nos da mucho apoyo

Hablemos más concretamente. ¿Qué han traído de Venezuela como novedad, desde el punto de vista literario, para que los neófitos de aquí podamos conocer? En una palabra ¿Cómo está la cuestión editorial en su país?

De Venezuela en concreto, la verdad es que de momento hemos traído pocos libros. Con respecto a las editoriales decir que, las grandes se han retirado y quedan los editores independientes. Como muestra de ello, por ejemplo, Bid & Co., Madera Fina, Alfa, siguen aún en pie, y Punto Zero, Libros Marcados…

¿Y qué autores?

Camilo Pino, que vive en Miami, en el campo de la novela. Yolanda Pantín como poeta. Menena Cutén en el libro infantil. Adalber Salas en narrativa. Elías Pino Iturrieta como ensayista. Arraiz Lucca como uno de los historiadores. Y cuentistas como Quintero. Nosotros pretendemos que Altamira se convierta en un referente de la literatura de nuestro querido país, sin quedarnos para nada como un nicho. En el fondo, que sea un referente de lo que es la literatura independiente en español en este momento.

¿Cuál es la misión de Altamira para que como institución llegue a la comunidad hispana de Miami?

La principal misión de la compañía es promocionar el idioma español. Toda la cultura donde el lenguaje se manifieste. La librería es una puerta de entrada. O si prefiere un punto de encuentro donde toda actividad cultural en nuestra lengua —léase la música, el teatro, el cine y por supuesto los autores literarios— tengan cabida aquí. Aprovecho para agradecer a todos los que nos han apoyado como ustedes los de Nagari o Suburbano y otras personas e instituciones más, por el detalle de crear audiencia a partir de sus presentaciones. Nos ha impresionado el movimiento cultural que subyace en Miami y sobre todo la manera de ver y amar “la ciudad” el autor emigrante que habita en ella.

Gracias a usted y a su esposa por haber creado este “palacio” sin rey desde la fraternidad que ustedes nos han ofrecido. Y la fraternidad que pienso la propia comunidad hispana, recíprocamente, le ha devuelto como prueba de confianza en este proyecto. Bienvenidos… el afecto es mutuo.

Altamira Libros, 219 Miracle Mile, Coral Gables, FL 33134. (786) 534-8433

Eduard Reboll, escritor catalán radicado en Miami. Editor de Contenidos de la revista Nagari. eduard.reboll@gmail.com

  Comentarios