Artes y Letras

El arte es breve, la vida es infinita

‘Ars Brevis, Vita Longa’, 5773 (2014).
‘Ars Brevis, Vita Longa’, 5773 (2014). KaBe Contemporary

Desde el pasado 1 de diciembre y hasta el próximo 15 de febrero se exhibe en la galería KaBe Contemporary de Wynwood una muestra personal del destacado artista venezolano radicado en Barcelona, Meyer Vaisman (En las inmediaciones de la Historia, 5774). La exposición me sorprendió grandemente por el misterio que la encierra: lo primero, las fechas colocadas por el artista en cada obra, para indicar su año de realización: 5773, 5774…, obviamente alusivas al calendario hebreo. Luego, al revisar varios catálogos del artista en la galería, descubro que, mientras que esta muestra en KaBe tiene una estética cuasi abstracta, el creador había transitado anteriormente por etapas bien figurativas. Al preguntar al especialista al frente de la galería si Vaisman tenía orígenes judíos, me respondió que sí y que, además, desde hace algún tiempo se ha convertido en un ferviente devoto y practicante del judaísmo. Entonces lo comprendí todo.

Entendí por qué la inclinación a la abstracción, el alejamiento del mundo de las imágenes. Y comencé a comprender también otros muchos símbolos. Por ejemplo, la muestra está llena de huellas dactilares y firmas del artista magnificadas, lo que pone al descubierto un interés manifiesto por parte del autor hacia el acto de redefinición y conceptualización de su propia identidad. Y ya sabemos que el fenómeno de lo identitario es uno de los tópicos cardinales de la cultura y la religión judías. También me pude percatar de que las obras estaban pintadas como al revés, como si se tratase de un gran espejo en el que se proyectan las representaciones. El artista intenta invertir todo aquello que atañe a los roles establecidos por la lógica común. La célebre frase Ars longa, vita brevis, nos la presenta también en sentido inverso: Ars brevis, vita longa. La vida no es breve, sino eterna, nos dice. Frase con la que podemos aprehender su cosmovisión, su entendimiento del universo, de la creación y de nuestra misión en el mundo.

Igualmente curiosa resulta la rusticidad y el carácter fabril de las obras expuestas. Estas son pinturas atípicas. Aquí no se usa pincel ni nada por el estilo, y ni siquiera el artista participa del acto de creación. El no toca las obras. Las encomienda a un procedimiento industrial de inyección de tinta sobre la madera que da como resultado trabajos de una visualidad bien perturbadora, enigmática. ¿Por qué será que el autor decide no participar en la realización de las piezas? ¿Tendrá ello algo que ver con sus procesos de fe? Ahora mismo no me viene una respuesta clara a la mente. Pero la muestra me inquieta y me ha hecho pensar en ella por varios días. Y ese es un síntoma muy alentador, en estos tiempos en que pensar resulta tan ajeno, tan inaudito.

piter.ortega@gmail.com

‘Meyer Vaisman, En las inmediaciones de la Historia 5774’. Hasta el 15 de febrero en KaBe Contemporary. 223 Northwest 26th Street, Miami.

  Comentarios