En Familia

Atención plena: enfocar la mente en el momento presente

El entrenamiento que la educadora ofrece tiene diferentes categorías.
El entrenamiento que la educadora ofrece tiene diferentes categorías. El Nuevo Herald

Mindfulness (atención plena) es la capacidad intrínseca de la mente de estar presente y consciente en un momento determinado, en el que cuerpo y mente se sincronizan totalmente en la realidad presente. Esta experiencia se entrena con la práctica de la meditación.

Después de 16 años enseñando a los adultos en South Miami Mindfulness-Based Stress Reduction (Reducción del estrés a través de la atención plena), Valerie York-Zimmerman y su esposo, el doctor Leonard Zimmerman, fundaron Mindful Kids Miami (MKM, Niños conscientes de Miami), una organización sin fines de lucro para beneficiar a todos los niños de Miami-Dade, desde prekínder al grado 12.

En la próxima A Mindful Miami Conference del 18 de octubre, York-Zimmerman hablará sobre la importancia del entrenamiento mindfulness en la educación; de Mindful Kids Miami; y de lo que esta organización está haciendo actualmente para poner a disposición de niños y adolescentes este entrenamiento.

Mindfulness nos recuerda que los seres humanos siempre tenemos la elección de estar presentes y conscientes cuando escuchamos, hablamos, estudiamos, nos relacionamos, actuamos y nos comportamos”, dice la educadora. Pero añade que aprender esto necesita práctica.

“Con los niños nos proponemos jugar enfocadamente, en especial con los más pequeños y lo practicamos. Es como aprender a nadar. No puedes aprender a nadar estudiando, tienes que meterte al agua y empezar a bracear. Cuando los niños tienen curiosidad por explorar nuevos territorios, se vuelven más conscientes de sí mismos y del mundo a su alrededor”, explica.

Igual que en los entrenamientos nacionales para educadores, el enfoque del MKM es entrenar primero a maestros, proveedores de salud y de servicios a menores y a los que defienden los derechos de los niños. “Hasta que los adultos no aprendan mindfulness, no pueden ponerlo en práctica en los salones de clase, las oficinas médicas, los hospitales o las sesiones de terapia”, dice.

Según York-Zimmerman, su intención es beneficiar a toda la comunidad de niños de Miami y hacer más por aliviar el sufrimiento de los niños abandonados, descuidados, víctimas de abuso, adoptados, traumatizados y encarcelados, lo que no solo los beneficiaría a ellos sino a toda la comunidad.

El entrenamiento que la educadora ofrece, según las edades de los niños, tiene diferentes categorías: movimiento atento, juegos y ejercicios enfocados, relajación consciente y la práctica de la bondad. “Estas actividades revierten los efectos negativos del estrés, y actúan como antídotos para la crueldad, el abuso y la violencia”, afirma.

Los miembros que componen la tríada del abuso: víctima, abusador y testigo, generalmente están asustados y no saben qué hacer. Las prácticas de bondad que enseñan estos entrenamientos guían a los niños a responder calmadamente en el momento en que enfrentan la crueldad, enseñándoles lo que deben hacer.

Para York-Zimmerman, la conciencia plena en los niños es prestarle atención a su vida, aquí y ahora, con bondad y curiosidad.

Las investigaciones que han demostrado los beneficios de este entrenamiento para niños y adolescentes se basan en cinco puntos:

1) Aumenta la atención y el enfoque, y esto da como resultado logros académicos más altos.

2) Reduce el estrés, permitiendo que los niños aprendan más y se desenvuelvan mejor.

3) Mejora el “control impulsivo”, aumentando el tiempo de enseñanza en la clase.

4) Desarrolla la regulación emocional, ensenándoles a responder en lugar de reaccionar inapropiadamente.

5) Desarrolla empatía y compasión, al cultivar tolerancia por la diversidad cultural, religiosa y sexual, además de reducir la crueldad, el abuso y la violencia. Y de esta forma se logran ambientes escolares más seguros y felices.

En cuanto a las prácticas de relajación, la educadora ha observado que los niños y adolescentes están tan sobreestimulados hoy en día, que les es difícil relajarse. “Al principio, la sensación es tan poco familiar que les cuesta trabajo quedarse quietos, pero con la práctica empiezan a poder relajarse y les llega a gustar bastante, porque los calma. En poco tiempo, los niños y adolescentes empiezan a beneficiarse con la meditación, enfocándose en su respiración, haciendo pequeñas meditaciones guiadas, o revisando brevemente las partes de su cuerpo, de pies a cabeza.

Mindful Kids Miami va a dar a conocer a Francis, “la práctica del oso que sabe respirar” durante la conferencia. Francis es un osito tradicional de peluche, vestido con una camiseta que dice ‘Respira’, al frente, y el logo de Mindful Kids Miami en la espalda. Este osito ofrece consuelo a los niños que pueden estar sufriendo y es un compañero amistoso. “Tanto los niños como los adultos que están ansiosos tienden a respirar de manera superficial. Francis es una herramienta efectiva para enseñarles cómo respirar apropiadamente y enfocarse en su respiración, algo que los ayuda a relajarse”, afirma York-Zimmerman.

La educadora también ha pensado en la necesidad de impartir estas clases en español. “Los niños inmigrantes y sus familias en Miami necesitan programas y clases en su idioma que honren sus necesidades culturales únicas”, concluye. • 

Valerie York-Zimmerman será panelista en A Mindful Miami Conference. El sábado 18 de octubre, de 8 a 5 p.m. Student Activities Center, Universidad de Miami, 1330 Miller Drive, Coral Gables. Para más información: http://www.mindfulkids miami.org

  Comentarios