Estilo

Estética de los 70 se impone en la pasarela

EPA/IAN LANGSDON

Revisadas las colecciones de primavera-verano 2015 de las pasarelas internacionales se puede decir que los patrones y la estética de los años 70 está presente en el trabajo de muchos diseñadores.

Se imponen las líneas simples y rectas, los colores frescos, alegres y luminosos, los estampados geométricos, los dibujos tropicales y las flores.

Las texturas metalizadas, los brillos dorados y los patrones deportivos se muestran como protagonistas con carácter, en prendas casuales combinadas con otras más couture, confeccionadas con tejidos de última generación con conciencia ecológica.

En cuanto a los colores, se llevan tonos luminosos y atractivos como el aguamarina, el fresa, mandarina, azul klein, verde esmeralda, amarillo natillas, gris glaciar y almendra tostada. El abanico es amplio y muy combinable con absolutamente todo.

La paleta cromática es femenina e intensa y se inspira en la naturaleza. En algunas propuestas se ven colores sorbete repletos de vitaminas.

Las rayas y los cuadros Vichy también están de moda. Las primeras se llevan anchas y largas y los segundos, que recuerdan a los manteles de picnic, se imponen en tonos azules, amarillos y verdes.

NOSTALGIA DE LOS 70

Regresa el hippie chic, un estilo relajado, natural y cómodo que combina estampados florales con encajes y colores luminosos.

El vestido es la prenda estrella. Mejor sueltos y largos, y combinados con chalecos de croché o de ante con flecos.

Este estilo también invita a lucir pantalones vaqueros de pata de elefante, combinados con camisas de seda y americanas oversize, así como modelos de talle largo y ligeramente acampanados.

Los blusones de manga larga combinados con pantaloncitos cortos otorgan un aire más moderno, más aún cuando van acompañados con zuecos, bolsos bandolera, gafas de pasta XXL, sombreros de ala ancha y botas texanas.

Muchos directores creativos proponen el traje chaqueta pantalón de corte masculino, un básico que, una temporada más, se reinterpreta en tonos claros y favorecedores, ideados para ir al trabajo acompañado de cómodos zapatos o sandalias planas.

Ahora, diseñadores como Giorgio Armani o Prada abogan por el traje de pantalón reinterpretado un clásico, en tejidos suaves como los popelines, gabardinas y muselinas, todas ellas coloreadas en tonos naturales, en la gama de los beige, nudes, tierras y ocres.

Las transparencias dan el salto de la pasarela a la calle, una tendencia solo apta para las atrevidas. Rebeldes e indiscretos, tejidos transparentes como la seda o la organza despliegan su lado más sexy y se ponen al servicio de la mujer transformados en explícitas blusas, faldas largas, camisas o vestidos.

Siempre valiente y transgresora, la italiana Miuccia Prada, al mando del imperio Prada, propone para esta temporada una estética que versa entre el barroco y el grunge, arropada con un halo vintage, en el que destacan prendas con piezas patchwork y acabados deshilachados.

El pantalón de denim es incansable. Aparte del modelo pitillo, el pantalón vaquero se lleva con corte a la cadera y anchos, con pernera de elefante, en versión underground o simplemente recto.

Dolce & Gabanna ha rendido homenaje al arte de la tauromaquia y al folclore español, en el que la chaqueta torera es la estrella, combinada con faldas lenceras o pantalón de talle alto.

La mítica gabardina o trench que hace décadas lanzó la firma Burberry, hoy vuelve, pero confeccionada en piel de ante, como se ha visto en las propuestas de Loewe.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios