Estilo

¡Aguaceros de mayo!

La cebra es una de las mariposas que abundan en verano.
La cebra es una de las mariposas que abundan en verano. Daniel Fernández

Recuerdo una guaracha cubana que decía: Aguacero de mayo… ¡Agua, que va a llover!; porque tradicionalmente ese mes primaveral venía acompañado de mucha lluvia, como ha pasado este año en Miami. Aunque no siempre es así, hay que estar preparado.

Uno de los muchos problemas que enfrentamos los jardineros en el sur de la Florida es el de los extremos climáticos. Después de una sequía tremenda, con temperaturas cercanas a los 100° F, se puede pasar a verdaderos diluvios que bajan la temperatura unos 30° en las madrugadas. Para estas circunstancias extremas debe el jardinero prepararse.

Para la sequía y las candelas estivales se puede instalar un sistema de regadío, o bien tomarse su tiempito para regar a mano, especialmente las plantas más necesitadas. Para los aguaceros pues hay que tomar la precaución de garantizar el drenaje adecuado, de manera que árboles y plantas, como los mameyes y los bulbos, que no soportan encharcarse, no se vean con demasiada agua.

Si los siembra en el terreno deben estar altos. Y tanto en tierra como en macetas, unas dos pulgadas de profundidad de gravilla o pellets plásticos en el fondo de la maceta o el hoyo, garantizan que la planta resista varios días de aguaceros.

También está el caso de los mangos, a los que tanta agua los hace caer antes de tiempo. Evite comer esos mangos con “primavera”. La mayoría de los mangos no está verdaderamente comible hasta fines de mayo.

Sin embargo, a pesar de todas estas preocupaciones y trabajos (los mangos caídos hay que recogerlos enseguida para evitar las guasasas), mayo es posiblemente el mes más bello en los jardines floridanos. Es el “Mes de las Flores”, el “Mes de María”, en la tradición católica, y también es el mes en que nos llenamos de mariposas, abejas, colibríes y hasta bijiritas, sinsontes y otros pájaros que disfrutan del clima cálido antes de volver al norte aún demasiado frío para las aves.

Un “valor añadido” a los jardines en mayo son las frutas que empiezan ya a darse en estos días como las cherimoyas y atemoyas, el jambalam que se da tan bien en los patios, y los nísperos de pulpa mulata y dulzona que tiene la textura del flan. Entre las frutas diosas de mi patio está la atemoya rosada que parece un corazón y cuya pulpa es lo más parecido al helado que da la naturaleza.

El amarillo de los araguaneyes de abril es sustituido por el de los flamboyanes, que son pocos pero son, y si nunca los ha visto de ese color lléguese al parque frente al New Theatre de la Playa, que no está muy crecido, pero está precioso. También los hay anaranjados, aunque los que más abundan son los rojos. En fin, que hay mucho que ver y disfrutar en mayo, y no se olvide de que a fin de mes empieza la temporada del mango.

daniel.dfernandez.fernandez@gmail.com

Fairchild, Pinecrest y más:

El Fairchild Garden continúa con sus visitas nocturnas a la expo Chihuly, jueves y domingos de mayo. El domingo 23, para los niños y sus padres LEAF, ‘Learn and Explore At Fairchild’, actividad educativa para los chicos. Info: 305-667-1651. www.fairchildgarden.org.

Siguen los mercaditos en el Pinecrest Garden: 305 669 6990 y http://pinecrest-fl.gov.

También hay mercaditos en el Arsht Center, todos los lunes de 4 a 8 p.m., en el Tropical Park, Coconut Grove, South Miami y otros, cuyos horarios puede ver en www.miamiandbeaches.com

  Comentarios