Estilo

Esta Navidad se llevan transparencias y escotes

El colorido y el escote en ‘V’ de este vestido de Elie Saab, agregan un toque alegre y arriesgado al vestuario para estas fiestas navideñas.
El colorido y el escote en ‘V’ de este vestido de Elie Saab, agregan un toque alegre y arriesgado al vestuario para estas fiestas navideñas. ETIENNE LAURENT/EPA

La Navidad se acerca sigilosamente y con ella las ocasiones especiales para lucir vestido de noche, una prenda que el resto del año permanece en el olvido y que esta temporada gana impulso, con una silueta que propone mostrar escote y pierna, para atraer la buena suerte en 2015.

Además de mucha piel, la receta para encontrar el look perfecto en estas fiestas también requiere una dosis extra de brillos –bien sean lentejuelas o pedrería– y un buen par de zapatos de altura, todo ello envuelto, a ser posible, con una majestuosa piel y aliñado con un poco de improvisación.

SACA TUS PIERNAS A PASEAR

Aunque en medio planeta, Navidad es igual a frío, la pasarela manda y este año las noches de gala sacarán a las piernas de su sempiterna reclusión de pantalones y falda larga. Todo ello armonizado eso sí, con la etiqueta de largo hasta los pies y la clave sofisticada que requieren las fechas señaladas.

Y es que desde que la pierna de Angelina Jolie apareciera en la gala de los Óscar de 2012, y el más simplón de los vestidos negros se convirtiera en el look ganador de la noche, las piernas han aumentado de valor y han tomado el papel protagonista de las ocasiones especiales.

Quien mejor ha sabido tomar el pulso de esta tendencia ha sido Atelier Versace, la versión de alta costura de la casa italiana, fundada por Gianni Versace, que subió a la pasarela el gusto por “lo vulgar” de las prostitutas de su Calabria natal.

Pero nada de vulgar, entre los modelos que propone la casa italiana para esta temporada se encuentran una serie de majestuosos trajes de noche en binomio blanco y negro que combinan bodys de lentejuelas con una interminable falda en raso atada con correas, cuya abertura lateral deja entrever hasta donde la pierna pierde su buen nombre.

Un precioso juego de escotes asimétricos, peinado recogido y botas hasta la rodilla completan un look, tan adecuado para la alfombra roja, como inspirador para una fiesta navideña.

SACA PECHO

El escote es un lugar común del traje de noche, estas fiestas ganan el modelo en “V” y el que deja un hombro al descubierto. Si el primero se ha convertido en uno de los iconos de Elie Saab, uno de los preferidos por las actrices en la alfombra roja, el segundo es el hilo vertebral de la colección que firma Zuhair Murad.

Ambos creadores, de origen libanés, dominan con maestría la etiqueta y el lenguaje de la noche, por eso, no hay que perder de vista sus sofisticados diseños, como punto de partida de inspiración del estilismo navideño.

Cierto es que esta temporada, el escote en pico ha alcanzado proporciones de vértigo, sobre todo en los diseños de aquellos creadores con gusto por el exceso. Jean Paul Gaultier lo impuso en varios de sus diseños de alta costura, mientras que Emilio Pucci, lo lleva al terreno del lejano oeste con minivestidos de estampados navajo.

Más recatado, el escote que deja un hombro al aire, brilla en todo su esplendor en las propuestas del fallecido Óscar de la Renta y las del italiano Giambatista Valli, cuyo florido universo de color y fantasía, ha conquistado a un amplio abanico de celebrities con gustos tan eclécticos como Lena Dunham y la elegante actriz china Zhang Ziyi.

LA PIEL QUE HABITAS

El perfecto vestido de noche también puede mostrar sin mostrar. Con cuello a la caja, largo hasta los pies y manga larga, las transparencias juegan un papel fundamental en el terreno de los trajes de gala.

El que mejor partido ha sabido sacar a este juego de enseñar sin enseñar ha sido Valentino, que propone una serie de sinuosos trajes de corte clásico, pertrechados con tules, encajes y tejidos semitransparentes cuajados de pedrería, que actúan como ventanas indiscretas en muslos, torsos y espaldas.

Marc Jacobs, por su parte, también cree que la Navidad es el momento más adecuado para jugar al mostrar y ocultar a la luz de las cálidas velas. Entre las propuestas del diseñador neoyorquino un traje de lentejuelas con prominente escote en tono rosa y combinado con marrones, que deja entrever cada pliegue de piel.

Y es que las lentejuelas han tomado impulso esta temporada como la mejor manera para brillar y, si se combina con una transparencia, consiguen que su dueña se convierta en el foco de todas las miradas.

  Comentarios