Estilo

Romance interior

La modelo Karlie Kloss durante el desfile anual de Victoria's Secret.
La modelo Karlie Kloss durante el desfile anual de Victoria's Secret. Getty Images

Victoria’s Secret presentó en Londres a las modelos más importantes del mundo con sus alas desplegadas y vistiendo la ropa interior que se llevará este año: un universo romántico formado por tonos dorados, colores pastel, encaje multicolor y pedrería, que dan vida y color al cuerpo bajo la ropa.

La tendencia apunta al romance: una temática que desarrolla en distintos apartados: estilo sporty, prendas exóticas llegadas de lejanos países; piezas de cuento de hadas y, para la noche, un toque de oscuridad.

ROMANTICISMO ANGELICAL

El delicado e inocente universo lencero que este año propone Victoria’s Secret, comienza con una sinuosa serie de prendas de apuntes dorados.

Suaves tejidos de tul y encajes, en tonos champán, nude y rosa palo, combinados con el brillo de finas y delicadas puntillas doradas, apliques de pedrería y bordados en tonos metálicos.

Transformadas en diosas bañadas en dorado, Behati Prinsloo –encargada de abrir el desfile– y Candice Swanepoel se subieron a la pasarela bañadas por una dosis extra de “opulencia”, según describe la diseñadora Sophia Neophitou.

La firma ha reducido el slip a la mínima expresión, mientras que los sujetadores han jugado con los tirantes para formar originales dibujos.

LENCERÍA PARA HADAS

En esta misma línea, el imaginario romántico de la firma se traslada al mundo de las hadas con piezas armadas con telas de tul, delicados bordados y sinuosos encajes, que combina con un lenguaje clásico y delicado.

Verde menta, azul bebé y melocotón cubren con delicadeza el cuerpo en prendas elaboradas con mimo.

Entre las piezas más destacables, una serie de sensuales ligueros que complementan sugerentes piezas como un body de delicado tul, que conjuga los verbos de mostrar y esconder, con una combinación de encaje.

JOVIAL UNIVERSO

Para los gustos más jóvenes; rosa chicle, leopardo y neón. Una paleta de colores y estampados que la marca ha combinado en clave deportiva, casual y divertida, con el objetivo de conquistar a las mujeres menos clásicas.

“Es urbano, juguetón, sin un ápice de seriedad”, explica Neophitou, quien ha ideado esta línea con cómodos tops, sudaderas, slips y camisetas, que igual sirven para vestir a una mujer amante del deporte, como encajan en el outfit de quien prefiere piezas cómodas, sin costuras y llenas de expresividad.

LA VUELTA AL MUNDO

Ritmos tropicales, bailes venidos de países árabes, plumas, abalorios y mucho, mucho color para una ropa interior inspirada en el folclore de Mongolia, India o Malasia, que no por eso renuncia a la seda, el chantilly y los cristales de Swarovski.

En vivos rojo carmesí y azul noche verde, este apartado congrega las prendas con más intensidad de la colección de Victoria’s Secret. Entre sus piezas estelares, los dos sujetadores joya que la firma presentó en el desfile.

En total han empleado más de 10.000 piedras preciosas, como ágatas, topacios, diamantes y zafiros; se han engastado en dos sujetadores que han necesitado 1.380 horas de trabajo para poder ser llevados por Adriana Lima y su compañera, Alessandra Ambrosio.

“Me recuerda a Marruecos, a sus especies, sus olores y su fuerte energía”, ha explicado esta última modelo brasileña.

LUCES Y SOMBRAS

El binomio blanco y negro domina la noche. Encajes de seda con motivos florales y de corte vampiresco, visten el cuerpo durante las horas sin luz, cargando de sensualidad el fondo de armario de moda íntima.

La receta escogida para este momento del día combina una alta dosis de sofisticación, pequeños toques brillantes y piezas sugerentes como bustiers, corpiños, tangas y ligueros, hilado con materiales como el chantilly, que imprimen a la piel un halo de seductor transparencia.

  Comentarios