Salud

Gift of Life, una muestra de su tejido bucal puede salvar una vida

Irving Silverstein y su esposa Ellen. Irving encontró a un donante compatible para el trasplante de células madre a través de stem-Gift of Life.
Irving Silverstein y su esposa Ellen. Irving encontró a un donante compatible para el trasplante de células madre a través de stem-Gift of Life.

Cuando Robby Holroyd se enteró que pasaría seis horas conectado a una máquina que le sacaría la sangre de un brazo, la procesaría y se la inyectaría por el otro, se entusiasmó.

“Me pareció que me había ganado la lotería”, dijo Holroyd, de 24 años y residente en Coral Springs.

Mientras asistía a un maratón de baile en el 2011, Holroyd se sometió a una prueba de ADN administrada por Gift of Life, organización sin fines de lucro con sede en Boca Raton que opera un registro internacional de células madre de sangre y médula ósea que da a los pacientes de cáncer en la sangre una segunda oportunidad.

“En mi familia existe un historial de cáncer y, cuando supe que podría ayudar a otras personas, no lo pensé mucho”, dijo.

La prueba, que consistió en tomarle una muestra de tejido bucal, permitió conectar a Holroyd con una mujer enferma de leucemia que necesitaba un trasplante de células madre. Anteriormente este año, se sometió a un procedimiento en que le extrajeron médula ósea, una buena fuente de células madre para combatir algunos tipos de cáncer como la leucemia y el mieloma múltiple.

Cofundada por Jay Feinberg, quien necesitó un donante hace 25 años, Gift of Life ha hecho posibles más de 3,000 trasplantes desde su creación, en 1991. La organización ha agregado 275,000 nombres a Bone Marrow Donors Worldwide, una base de datos mundial de 28 millones de donantes.

“Muchas personas piensan que alguien más debe hacerlo”, dice Feinberg, consciente de lo cerca que estuvo de morir cuando le diagnosticaron leucemia. “La gente tiene que recordar que solo hace falta una persona para salvar una vida”.

Holroyd dice que ser donante es una de las cosas más fáciles de lograr y que más satisfacción le ha dado en la vida.

“Al principio yo estaba un poco nervioso, pero me lo explicaron en detalle y todo sucedió como me dijeron. No sentí ningún dolor”.

Aproximadamente una cuarta parte de las personas a las que se diagnostica algún tipo de cáncer de la sangre, enfermedades genéticas y desórdenes autoinmunes son candidatos a trasplantes de médula ósea o células madre, dijo el Dr. Hugo Fernández, del Departamento de Trasplantes de Médula Ósea del Moffitt Cancer Center en Tampa. De esos, Fernández dice que unos 6,500 reciben un trasplante. (Algunos fallecen mientras esperan el trasplante.)

Uno de los afortunados fue Irving Silverstein, quien dijo que un resfriado en el 2012 se convirtió en varias semanas de no parar de toser. Se debilitó tanto que no podía levantarse de la silla para ducharse. Una prueba de sangre reveló que tenía una enfermedad de la médula ósea llamada síndrome mielodisplásico.

Silverstein, que ahora tiene 70 años y vive en Lake Worth, dijo que se sometió a ocho duros meses de quimioterapia y transfusiones de sangre.

“Fue una pesadilla”, dice. “Ya no tenían dónde encontrarme una vena, los efectos secundarios eran horribles... le dije a mi esposa que si iba a tener que vivir así, mejor era lo otro”.

Ellen, la esposa de Silverstein, lo alentó a buscar otra opinión. El nuevo médico le recomendó un trasplante de células madre. Unos meses más tarde encontraron un donante, un polaco que viajó a Alemania para donar las células madre salvadoras. El procedimiento no fue tan malo como Silverstein temía.

“Pensaba que iba a ser algo algo complicado. Pero sencillamente alguien entró con una bolsa en la mano, parecía plasma. Eso fue todo”.

Aunque Silverstein fue afortunado de encontrar un donante compatible, Fernández señala que los afroamericanos, los hispanos y los indios estadounidenses tienen más dificultad para encontrar donantes.

“La población humana es genéticamente muy diversa”, dice Fernández. “Mientras más donantes tenga el registro, mejores son las oportunidades de encontrar uno compatible que no sea familiar”.

En 1991, el año que Feinberg fue aceptado para estudiar Derecho, él y sus padres, Arlene y Jack, se enteraron de que tenía leucemia. Tenía 22 años.

“Sugirieron que siguiera con la quimioterapia mientras funcionara y, cuando dejara de funcionar, había muchos medicamentos que me podían administrar”, dijo. También le dijeron: “Prepara una lista de las cosas que te quedan por hacer en la vida mientras aún tengas tiempo”.

Los médicos le dijeron a los Feinberg que el trasplante de médula ósea era la mejor oportunidad de supervivencia de su hijo, pero la limitada lista de donantes ofrecía poca esperanza de encontrar uno compatible.

Así que se sentaron a la mesa de comer y concibieron un plan. Si un donante no llegaba, ellos lo encontrarían. Los Feinberg dedicaron cuatro años a celebrar campañas mundiales de donantes, buscando frenéticamente un donante compatible.

Aunque encontraron donantes compatibles para otros pacientes y allanaron el camino para Gift of Life, Feinberg no pudo conseguir un donante para él, y el tiempo se terminaba. Él y sus familia se decidieron por un donante de compatibilidad parcial, lo que significaba que el riesgo de que las cosas no salieran bien era mayor.

Poco antes del procedimiento, la familia realizó una campaña más. A última hora, Becky Keller se brindó para ir en lugar de su hermana, quien había decidido quedarse en casa para estudiar.

Atemorizada por las agujas que se usaban inicialmente en el procedimiento, Keller, de 18 años, aceptó someterse a la prueba poco antes que la instalación cerrara. Y, en ese momento mágico, Jay Feinberg recuperó la vida.

Hoy, Feinberg, de 48 años, vive en Delray Beach y dirige Gift of Life, motivado por la segunda oportunidad de vida que recibió de Keller.

Keller dice que ser un donante genéticamente perfecto para Jay, después de otros 60,000 donantes potenciales, la hace sentir muy especial. “Ver cómo, siendo tan joven, mi decisión

tuvo un impacto así es una lección poderosa”.

Para informarse o realizar una donación, contacte Gift of Life Marrow Registry en el 800-962-7769, o visite www.giftoflife.org.

Cómo ayudar

Para informarse o realizar una donación, contacte Gift of Life Marrow Registry en el 800-962-7769, o visite www.giftoflife.org.

  Comentarios