Salud

La detección del cáncer de próstata no es una ciencia exacta

“No hay un consenso en la comunidad médica sobre cuándo y cómo es mejor”, dice el Dr. Rosendo Collazo, médico primario de Baptist Health Primary Care en Miami Beach. “Realmente depende de que el médico conozca los factores de riesgo del paciente”.

Los hombres de 50 años o más, aquellos con historial familiar y los afroamericanos tienen un mayor riesgo.

La prueba de detección más común, el Antígeno Prostático Específico (PSA, por sus siglas en inglés), es una prueba de sangre que mide una proteína que algunas veces se encuentra en grandes cantidades en hombres con cáncer de próstata.

“El problema con el PSA es que no es un indicador preciso. No hay un resultado numérico que indique que usted tiene o no cáncer”, dice Collazo. Tradicionalmente, la norma se estableció en 0-4 y cualquiera con resultados sobre los 4 era referido para biopsia. Pero la prueba de PSA no es confiable.

“Sabemos que hay personas con cáncer de próstata que tienen un PSA menor de cuatro, y hay personas sin cáncer de próstata que tienen un PSA de seis o siete”, menciona Collazo.

Una razón es que los niveles de PSA pueden estar influidos por otros factores además del cáncer. Pueden estar elevados debido a una infección en la próstata, o reducirse al tomar medicamentos como la aspirina o las estatinas.

Usualmente, a los pacientes con niveles altos de Antígeno Prostático Específico o PSA se les somete a un examen rectal y son referidos para una biopsia. Si se detecta cáncer de próstata, el paciente es tratado generalmente con cirugía, radiación o terapia hormonal. Pero esto está cambiando.

Lo que complica el diagnóstico es que no todos los cánceres de próstatas son iguales, dice el Dr. Akshay Bhandari, codirector de la división de urología de la Universidad de Columbia del Centro Médico Mount Sinai en Miami. Hay varios grados de cáncer de próstata, desde menos o más agresivos. Los tipos de bajo nivel pueden ser de lento crecimiento y no afectar la calidad de vida por años, si llegaran a afectarla, dice Bhandari.

El Dr. Dipen Parekh, director del departamento de urología de la Escuela de Medicina Miller de la Universidad de Miami, está de acuerdo. “Pero en Estados Unidos, detectar el cáncer significa tratarlo, incluso un cáncer de bajo nivel, que la mayoría de las veces no llegará a hacer daño”, explica.

El tratamiento puede causar más daño a la calidad de vida del paciente, sin aumentar la tasa de sobrevivencia, dice Parekh.

Aun con lo mucho que se ha avanzado, el tratamiento de cáncer de próstata es un camino difícil, dice Collazo. Puede tener como resultado impotencia e incontinencia urinaria. “Antes de tomar esa decisión debe asegurarse de que el tipo de cáncer que tiene afectará su salud y calidad de vida, ya no todos lo hacen”, comenta.

Si se detecta un cáncer de grado bajo, se le puede dar seguimiento repitiendo biopsias e imágenes de resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés), PSA y exámenes rectales, dice Parekh. “Si el cáncer continúa creciendo, hay que tratarlo. Si no, es mejor mantenerlo bajo observación por un largo período de tiempo”, dice. La Universidad de Miami tiene un programa de sobrevivencia para ayudar a los pacientes a sobrellevar el proceso.

Actualmente, los médicos están tratando de reducir biopsias y tratamientos excesivos que sean innecesarios utilizando métodos integrales de detección. Parekh fue el médico principal en la prueba clínica 4Kscore, un método de detección que está disponible desde marzo pasado. Es utilizado usualmente luego de un Antígeno Prostático Específico (PSA, por sus siglas en inglés) elevado y de la recomendación de una biopsia.

Parekh explica que el 4Kscore examina la medida de cuatro proteínas en la sangre, los resultados del examen de próstata, la edad del paciente y si el paciente ha sido sometido o no una biopsia previa. “El resultado es un índice de riesgo que predice la posibilidad de cánceres de próstata agresivos”, dice.

“El momento ideal para realizar el 4Kscore es antes de una biopsia. De forma que si el índice es alto, las probabilidades de que se encuentre un cáncer agresivo son mayores, y si el índice es bajo, como las probabilidades son menores, podría posponerse la biopsia”, comenta Parekh.

Dice que el 4Kscore tiene cerca de un 82 por ciento de precisión. “Actualmente es el modelo más preciso en el mundo para predecir un cáncer de alto grado”, menciona Parekh.

La prueba no es cubierta por los seguros médicos. El costo está entre $395 y $450. “Es un examen relativamente nuevo, pero muy pronto, debería ser adoptado por los médicos de cuidado primario”, comenta Parekh.

Los médicos dicen que el mejor acercamiento a la detección de cáncer de próstata es evaluar cada caso individualmente.

“Las pruebas de detección de cáncer de próstata han recibido una gran cantidad de críticas, porque el PSA no es el mejor examen”, dice Bhandari. “Pero no queremos tirar al bebé junto al agua del baño. Solo porque no sea perfecto no significa que hay que dejarlo a un lado. Creo que la prueba de detección aún es de gran beneficio para un grupo de cierta edad”.

Por ejemplo, un estudio reciente que muestra que los pacientes de cáncer testicular tienen una probabilidad mayor de desarrollar cáncer de próstata es significativo, porque ayuda a identificar a aquellos en riesgo, dice.

“Hay que realizar más investigaciones, pero lo que intentamos hacer es aislar ciertos grupos de alto riesgo que se beneficiarán del examen”, dice Bhandari.

La Asociación Urológica Americana recomienda que los hombres entre las edades de 55 a 69 años, sin historial familiar de cáncer de próstata y sin síntomas, hablen con sus médicos sobre los riesgos y beneficios de la prueba.

“Pero si usted tiene un hombre saludable de 75 años de edad, que va al gimnasio y que usted piensa que tiene una buena probabilidad de vivir los próximos 10 años, no es inapropiado realizarle la prueba”, comenta Bhandari.

Dice Collazo que lo más común es que la mayoría de los pacientes de cáncer de próstata son asintomáticos. Pero hay síntomas que pueden ser causados por cáncer u otros problemas y que deben ser revisados. Estos son un cambio súbito en el flujo urinario, molestia al orinar, interrupción en el flujo y cambios en la frecuencia, síntomas de infección del tracto urinario que usualmente los hombres no tienen.

“Estos son factores desencadenantes a los que se les debe dar seguimiento con un PSA, pero esos son la excepción, no la norma”, dice Collazo.

  Comentarios