Salud

Hispanos parecen más susceptibles al Alzheimer

EL NUEVO HERALD

Antonio Vásquez sólo tenia 60 años cuando contrajo el Mal de Alzheimer. Perdió su trabajo en una panadería de Queens, Nueva York, porque quemaba las galleticas olvidando que las había puesto en el horno. Y luego se perdía cuando iba aentrevistas para buscar otro trabajo.

Teresa Mojica, de Filadelfia, tenía 59 años cuando contrajo Alzheimer. Se volvió tan irritable y confundida que algunas veces golpeaba a su esposo. Ida J. Lawrence tenía 57 cuando empezó a olvidar cosas y a cometer errores en su trabajo en una clínica dental.

Además de ser "jóvenes'' pacientes de Alzheimer --la mayoría de los americanos que lo contraen tiene por lo menos 65 años, y es más común en septuagenarios y octagenarios-- los tres son hispanos, un grupo que está preocupando cada vez más a los especialistas en Alzheimer y no sólo porque sea la minoría de más rápido crecimiento en el país.

Estudios sugieren que muchos hispanos pueden tener más factores de riesgo para desarrollar la demencia que otros grupos, y un número significativo de ellos parece estar contrayendo Alzheimer más temprano. Y las encuestas sugieren que los latinos, que tienen menos probabilidades de consultar a un médico debido a barreras financieras o idiomáticas, frecuentemente confunden los síntomas por los normales problemas del envejecimiento, lo que demora el diagnóstico.

"Esto es la punta del iceberg de un enorme problema de salud pública'', dijo Yanira L. Cruz, presidenta del Consejo Nacional Hispano sobre el Envejecimiento. "Realmente tenemos que investigar más en esta población para realmente comprender por qué estamos desarrollando estos síntomas mucho más tempranamente''.

Y no es que los hispanos estén más predispuestos genéticamente al Alzheimer, dicen los expertos. Ellos consideran que la diversidad étnica entre los latinos hace improbable una explicación genética.

Más bien, los expertos piensan que varios factores, muchos de ellos vinculados a los bajos ingresos o la dislocación cultural pudieran poner a los hispanos en mayor riesgo de demencia, como también en mayor riesgo de diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares, infartos y posiblemente hipertensión.

Menos educación pudiera hacer a los inmigrantes hispanos más vulnerables a esos problemas y a la demencia misma porque la educación pudiera aumentar la plasticidad del cerebro o su capacidad para compensar por síntomas. Y algunos investigadores subrayan como factores de riesgo la tensión provocada por los problemas económicas y el ajuste cultural.

La Asociación Alzheimer dice que en EEUU unos 200,000 latinos padecen de Alzheimer pero que para el 2050, según las cifras del Censo y un estudio de la prevalencia del Alzheimer, esa cifra pudiera llegar a 1.3 millones.

"Nos preocupa que la población latina pueda tener la mayor cantidad de factores de riesgo y de prevalencia, en comparación con otras'', dijo María Carrillo, la directora de relaciones científicas de la asociación.

Los científicos están investigando qué diferencia a los latinos. El doctor Rafael A. Lantigua, profesor de medicina clínica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Columbia, dijo: "En este momento no hay ningún gen que podamos decir que es sólo para latinos''. Lantigua añadió que un gen que incrementaba el riego de Alzheimer prevalecía menos entre los latinos que entre los blancos no hispanos.

Kala M. Menta, profesor adjunto en la división de geriatría de la Universidad de California, San Francisco, analizó las autopsias de 3,000 pacientes de Alzheimer, encontrando ‘‘neuropatologías similares'' entre los latinos, los blancos y los afroamericanos.

Y Mary Sano, directora del Centro de Investigaciones del Mal de Alzheimer en la Escuela de Medicina de Mount Sinai, encontró que grupos étnicos diferentes compartían los síntomas más comunes, como falta de cooperación y la tendencia a repetir las oraciones.

Pero los investigadores dicen haber detectado disparidades en el inicio de la enfermedad y su severidad al diagnosticarse.

El doctor Steven E. Arnold, director del Penn Memory Center en la Universidad de Pensilvania, estudió a 2,000 pacientes de Alzheimer blancos, afroamericanos y latinos.

Arnold encontró que los latinos, fundamentalmente puertorriqueños pobres de escasa educación, muchos con diabetes, "tenían más depresión'' y sus calificaciones en pruebas para medir la demencia promediaban 15 por ciento menos que los afroamericanos y 30 por ciento menos que los blancos no hispanos. Sin embargo, como promedio, los latinos eran 3.5 años más jóvenes que los blancos no hispanos y unos cinco años más jóvenes que los afroamericanos, dijo.

El doctor Christopher M. Clark, director del Center of Excellence for Research on Neurovegetative Diseases de la Universidad de Pensilvania, estudió la edad a la que 174 pacientes de Alzheimer había mostrado síntomas por primera vez en Nueva York, California y Pensilvania. Encontró que, como promedio, los latinos eran 6.8 años más jóvenes (alrededor de 67 años) que los blancos no hispanos, independientemente de que fueran mexicanos, suramericanos o caribeños.

Se ha investigado poco sobre la edad a la empieza la enfermedad en los latinos que permanecen en sus países de origen, pero Clark dijo que pacientes en dos clínicas en México y Puerto Rico no mostraban síntomas tempranos.

Mary N. Haan, una epidemióloga de la Universidad de Michigan que encabeza el Sacramento Area Latino Study on Aging, estudió a 1,800 mexicoamericanos durante 10 años y encontró una mayor probabilidad de Alzheimer para los "más culturalmente integrados'' a la sociedad americana en base a cierto número de factores, incluyendo dieta y redes sociales. Haan lo atribuyó a la mayor tensión que significaba ser "relativamente más pobre'' y "más socialmente aislado''.

Hann encontró que las personas más culturalmente integradas eran más proclives a la diabetes, y que los diabéticos o los obesos eran más proclives al Alzheimer. Los investigadores teorizan que altos niveles de insulina y mala circulación sanguínea pueden ocasionar los cambios cerebrales que acompañan al Alzhheimer, dijo el doctor José A. Luchsinger, profesor adjunto de medicina y epidemiología del Centro Médico de la Universidad de Coluumbia.

Cruz dijo que muchos factores de riesgo del Alzheimer ‘‘tienen que ver con la falta de educación'', que empeoran la nutrición, el status financiero y la atención a la salud.

  Comentarios