Salud

Estudio concluye que las vitaminas C y E no protegen al corazón

ARCHIVO

Las vitaminas C y E, que toman millones de estadounidenses, no hacen nada por proteger los problemas cardíacos de los hombres, según concluyó uno de los mayores y más prolongados estudios.

La vitamina E parece aumentar el peligro de derrames, peligro observado al menos en un estudio anterior.

Además de cuestionar si las vitaminas ayudan, "hay que preocuparse de posibles daños'', dice Barbara Howard, una experta en nutrición de MedStar Research Institute de Hyattsville, Maryland, quien no jugó un papel en los estudios, pero los revisó y los discutió ayer en una conferencia de la American Heart Association (AHA). Los resultados también los publicó por la internet la American Medical Association (AMA).

Aproximadamente 12 por ciento de los estadounidenses toman suplementos de C y E a pesar de que hay cada vez más evidencia de que esos antioxidantes no previenen enfermedades del corazón e incluso pueden ser dañinos.

Según un estudio anterior, los hombres fumadores que toman vitamina E presentan un mayor riesgo de derrames y hubo varios otros estudios que no encontraron beneficios para el corazón.

En cuanto a la vitamina C, hay algunos estudios que sugieren que puede ayudar al cáncer en lugar de combatirlo. Un estudio previo en mujeres con riesgo de problemas cardiacos halló que no previene los infartos.

Se han realizado muy pocos estudios a largo plazo.

El estudio lo costearon los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y varios fabricantes de vitaminas.

Los resultados fueron tan claros que no tendrían mucha probabilidad de cambiar si se realizara el mismo estudio con mujeres, minorías, o distintas fórmulas de las vitaminas, según aseguró Howard.

El nuevo es de Physicians Health Study, dirigido por los doctores Howard Sesso y J. Michael Gaziano, de Brigham and Women's Hospital de Boston, afiliado a Harvard.

En el estudio participaron 14,641 médicos hombres, de 50 años o más, incluyendo 5 por ciento que ya tenían problemas cardiacos cuando el estudio comenzó en 1997. Se les dividió en cuatro grupos y se les dio o vitamina E o C, o ambas, o placebos. La dosis de E fue de 400 unidades cada dos días, y de C, 500 miligramos a diario.

Luego de un promedio de ocho años, no se observó diferencia alguna entre los grupos en el número de ataques cardíacos, apoplejías o muertes relacionadas con problemas del corazón.

Pero 39 individuos que estaban tomando vitamina E tuvieron derrames, comparado con sólo 23 de los demás grupos, algo que se traduce en un riesgo de 74 por ciento para los que toman las vitaminas.

"En estos tiempos económicos difíciles, tal vez podamos ahorrar algún dinero si no compráramos esos suplementos'', afirmó ella.

  Comentarios