Salud

Descubren la manera de inhibir las caries

MCT

BASF, la mayor empresa mundial de productos químicos, dice haber hallado un medio para prevenir que las bacterias causantes de caries ataquen los dientes, producto que podría comercializar en pastas dentales, enjuague bucal y aun golosinas posiblemente el año próximo.

Usando un microorganismo vinculado con los utilizados en los cultivos del yogur, la empresa con sede en Alemania dijo haber ideado un proceso que aísla las bacterias nocivas en la boca antes de que puedan mezclarse con el azúcar y formar placa. El organismo y las bacterias se tragan como parte del proceso natural de higiene bucal.

Tragarse la bacteria, conocida como Streptococcus mutans, no implica riesgo, puesto que se halla regularmente en la boca y los seres humanos la digieren constantemente, agregó la empresa.

"Hay una dinámica compleja de las bacterias que crecen en los dientes'', dijo Jason Tanzer, del Centro de Salud de la Universidad de Connecticut, que estudió los resultados de BASF y los presentó en una reunión de la industria. "Pueden adherirse a esas superficies y formar una película, o se pueden tragar''.

Como parte de su estudio, Tanzer suministró a dos grupos de ratas una dieta rica en azúcar, pero a uno de los dos le añadió el nuevo producto de BASF, conocido como pro-t-action.

El deterioro dental del grupo de ratas que consumieron el producto fue mucho menor que en el otro, hecho que Tanzer consideró promisorio. "Estoy más bien optimista con este producto'', comentó.

El organismo activo en pro-t-action está muerto, lo que significa que no necesita mantenerse frío --como el yogur-- y puede usarse en una serie de productos como golosinas no azucaradas, goma de mascar, dentífrico y posiblemente licuados. Para ser efectivo, el producto debe estar en la boca por lo menos de 10 a 15 segundos.

"Esto no es un sustituto'' del cepillado, advirtió Markus Pompejus, científico de BASF que contribuyó al desarrollo del producto. "Pero claramente ayuda a mejorar la higiene bucal''.

BASF desarrolló su producto con OrganoBalance, una compañía de microbiología de Berlín.

Las empresas no han dicho nada sobre pruebas con seres humanos, necesarias antes de cualquier distribución comercial. De todos modos la firma espera comercializar el producto para el 2010 o el 2011.

  Comentarios