Salud

La reforma de la salud de Obama sería demasiado costosa

Una residente de Chicago en la tercera edad compra medicinas en esta foto de archivo tomada a principios de mayo del 2004.
Una residente de Chicago en la tercera edad compra medicinas en esta foto de archivo tomada a principios de mayo del 2004. Getty Images

El costo surge como el mayor obstáculo del ambicioso plan del presidente Barack Obama para ofrecer un seguro médico universal.

La primera cuenta podría llegar a $1.3 billones en 10 años, mientras que lo que se espera ahorrar al mejorar la eficiencia del sistema de servicios médicos posiblemente tarde más en notarse.

Los detalles del proyecto de ley no se conocen, pero las líneas generales de la reforma sí son conocidos. Los economistas y otros expertos dicen que los $634,000 millones que el presupuesto asigna a la atención médica tal vez cubra la mitad del costo.

Obama espera que el Senado genere un proyecto de ley de consenso bipartidista que le ofrezca una defensa política para tomar decisiones duras con el fin de recaudar más fondos, como gravar ciertas prestaciones de seguro médico. En la campaña del 2008 Obama criticó a su rival presidencial republicano, el senador John McCain, por proponer una versión a mayor escala de la misma idea.

Los temores sobre el costo pudieran salir a relucir la semana próxima cuando la Comisión de Finanzas del Senado celebre una audiencia sobre cómo pagar la cobertura. Los líderes de la comisión, que esperan presentar al pleno un proyecto de ley el verano, primero tienen que convencer a sus propios miembros de que no llevará el país a la ruina.

"Uno va a las reuniones y la gente está harta de los rescates financieros'', dijo el senador Ron Wyden, demócrata por Oregon. "Les cae bien el Presidente, creen que es sincero. Pero les preocupa la cantidad de dinero que se está gastando y las deudas que sus hijos tendrán que pagar''.

El senador Mike Enzi, republicano por Wyoming, dice que el control de gastos tiene que resolverse antes de ofrecer seguro a más personas. "A menos que detengamos el exagerado aumento del costo de los servicios médicos, cualquier intento de ampliar la cobertura será económicamente insostenible'', dijo.

Obama quiere ampliar el sistema actual en que las empresas, el gobierno y los individuos comparten la responsabilidad de pagar el seguro médicos. El plan del Presidente contempla hacer más asequible esa cobertura, especialmente para los individuos y las pequeñas empresas. El gobierno costearía el seguros de personas muy pobres y algunos de clase media.

En Estados Unidos se gastan $2.5 billones al año en atención médica, más que en cualquier otro país del mundo. Los expertos calculan que por lo menos una tercera parte de ese dinero se gasta en servicios que brindan muy poco o ningún beneficio a los pacientes. De modo que, teóricamente, hay suficiente para cubrir a toda la población entre ellos los aproximadamente 50 millones que no tienen seguro.

Pero el derroche de unos es el ingreso básico de otros.

Las consultas médicas, los análisis, los estudios médicos y los medicamentos que los expertos cuestionan representan mucho dinero para los médicos, hospitales, laboratorios y otros proveedores. Cobrarlos será difícil. Las compañías se van a resistir. Los pacientes podrían quejarse de que les están racionando la atención.

El presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, el senador Max Baucus, dice: "Está claro que financiar esto no va a ser fácil''. Baucus, demócrata por Montana, dice que el enfoque básico a la atención médica debe económicamente más eficiente.

En lugar de pagar a médicos y hospitales por el número de servicios que brindan, como se hace ahora, Baucus quiere vincular los pagos a la calidad de los servicios, que se mediría según criterios que los médicos y hospitales contribuyan a crear.

Pero esos cambios tardarían varios años o tal vez una década.

El dinero para cubrir a los no asegurados se necesitara de inmediato, entre $125,000 y $150,000 millones al año.

Los beneficios médicos se consideran parte de la compensación de las empresas pero no se gravan. Si todos los seguros médicos se gravaran, como los ingresos, el gobierno podría recaudar $250,000 millones más al año.

La oposición de Obama a gravar el seguro médico de las empresas no es la única postura de campaña que quizás tenga que abandonar para costear un servicio médico universal.

Ninguna medida será fácil. Hay otras opciones, como aumentar otros impuestos, reducir significativamente los pagos al Medicare o implementar gradualmente la ampliación de la cobertura para los que no tienen seguro.

  Comentarios