Salud

El jengibre alivia molestias de la quimioterapia

Desde hace tiempo el jengibre se ha recomendado para los problemas estomacales, pero los estudios no han mostrado resultados definitivos.
Desde hace tiempo el jengibre se ha recomendado para los problemas estomacales, pero los estudios no han mostrado resultados definitivos.

El jengibre, usado desde hace mucho como remedio para el dolor de estómago, ayuda a aliviar uno de los más temidos efectos del tratamiento del cáncer: las náuseas provocadas por la quimioterapia, según el primer estudio importante sobre esa planta.

Las personas que empezaron a tomar pastillas de jengibre varios días antes de una dosis de quimioterapia tuvieron menos náuseas, y fue menos severa, que los que recibieron un placebo, según el estudio, que fue financiado por el gobierno federal.

"Quedamos encantados'' al ver lo beneficioso que es'', comentó Julie Ryan, directora del estudio, realizado en la Universidad de Rochester en Nueva York.

La Sociedad de Oncología Clínica de Estados Unidos publicó los resultados ayer y se presentarán en la reunión anual del grupo en este mes.

Pero no se apresure a buscar un ginger ale. Muchos refrescos y galletas de jengibre no contienen la sustancia pura, sólo el sabor, explicó Ryan. El estudio probó con un extracto de raíz de jengibre de calidad farmacéutica y no se sabe si es posible conseguir los mismos beneficios con el te de jengibre o el jengibre en polvo que se vende como especia.

Sin embargo, las cápsulas de jengibre pudieran ofrecer una forma simple y barata de aliviar las náuseas, que es mucho más que un simple problema de calidad de vida, comentaron los médicos. Algunos pacientes de cáncer interrumpen el tratamiento de quimioterapia, o simplemente lo rechazan debido a las náuseas, lo que afecta las probabilidades de vencer la enfermedad.

Hay medicamentos que controlan las náuseas, pero casi tres cuartas partes de los pacientes de quimioterapia no consiguen eliminarlas, declaró Ryan.

"Los pacientes preguntan constantemente qué otra cosa pueden hacer'', afirmó el doctor Richard Schilsky, oncólogo de la Universidad de Chicago y presidente de la sociedad.

Desde hace tiempo el jengibre se ha recomendado para los problemas estomacales, pero los estudios no han mostrado resultados definitivos.

El nuevo estudio utilizó una cápsula especialmente formulada que contenía extracto de raíz de jengibre concentrado y purificado, preparado por Aphios Corp., de Woburn, Massachusetts.

En el estudio participaron 644 pacientes de todo el país que habían sufrido de náuseas en tratamientos de quimioterapia. Dos terceras partes padecían de cáncer de seno y el resto de otras formas del mal. Fueron separados en cuatro grupos y se les administró una de tres dosis de jengibre (el equivalente de medio, uno o un gramo y medio de jengibre diario) o un placebo, además de los medicamentos que se usan tradicionalmente contra las náuseas.

Los pacientes tomaron las cápsulas durante seis días, empezando tres días antes del inicio del tratamiento de quimioterapia. Clasificaron la severidad de las náuseas en una escala siete puntos en el primer día de cada uno de los tres tratamientos.

Todas las dosis de jengibre redujeron significativamente las náuseas y las dosis media y baja rindieron los mejores resultados. Los pacientes que tomaron jengibre clasificaron el nivel de severidad un promedio de dos o más puntos menos en la escala, una mejora de alrededor de 40 por ciento en comparación con los tratamientos de quimioterapia sin jengibre, explicó Ryan. Los que recibieron el placebo no reportaron diferencias.

El tiempo puede haber sido clave para el éxito: un estudio anterior encontró que el jengibre no tenía efecto cuando los pacientes esperaban al día del tratamiento para empezar a tomarlo. En el nuevo estudio los investigadores querían determinar si resultaba positivo comenzar a tomarlo antes.

"Fue una forma diferente de tratar la náusea, de tratar de evitarla'', afirmó Ryan.

El jengibre no provocó efectos secundarios en el estudio pero los médicos indicaron que los pacientes deben consultar con sus médicos porque puede afectar la coagulación de la sangre, especialmente durante el tratamiento contra el cáncer o si se toma junto con Coumadin, un anticoagulante, u otras medicinas de uso frecuente. También es peligroso para las personas que se vayan a operar, advirtió la American Cancer Society.

El Instituto Nacional del Cáncer financió el estudio y los investigadores no tenían ninguna relación con Aphios, el fabricante del extracto. La compañía vende un tipo diferente de cápsula de jengibre como suplemento dietético pero espera recibir autorización de la Dirección de Alimentos y Medicamentos (FDA) para vender la nueva fórmula de jengibre para combatir las náuseas, señaló su director general Trevor Castor.

Como suplemento dietético, 50 o 100 cápsulas de jengibre se venden por entre $6 y $30.

"No podemos decir específicamente si funcionaría cualquier otra forma además de la de nuestro estudio'', añadió.

A pesar de todo, es alentador saber que el jengibre ofrece esperanza como una forma barata y fácil de aliviar los efectos de la quimioterapia en los pacientes, declaró el doctor Durado Brooks, de la American Cancer Society.

"Es difícil ver sufrir a alguien. Así que cualquier cosa que podamos hacer para aliviar los síntomas de la quimioterapia son muy bien recibidos'', afirmó.

  Comentarios