Salud

Memoria de longevos desafía la edad

Georgia Scott, de 99 años, juega a las cartas con un grupo de amigas en la comunidad Laguna Woods, en California, en esta fotografía de mayo.
Georgia Scott, de 99 años, juega a las cartas con un grupo de amigas en la comunidad Laguna Woods, en California, en esta fotografía de mayo. NYT

Las señoras en el salón de juegos de cartas están jugando al "bridge'', y, a su edad, el juego no es un simple "hobby''. Es un modo de vida, un reto y un consuelo diarios, la última fogata comunal antes de la oscuridad.

"Nosotras jugamos por sangre'', afirma Ruth Cummins, de 92 años, antes de beber un sorbo de Red Bull en un juego reciente.

"Es lo que nos mantiene en pie'', añade Georgia Scott, de 99 años. "Es donde están nuestras amigas más queridas''.

En los últimos años, los científicos se han interesado cada vez más en lo que podríamos llamar el club de las supermemorias --los menos de uno de cada 200 que, como Scott y Cummins, han pasado de los 90 años sin vestigio alguno de demencia senil.

Es un grupo que, por primera vez, es lo suficientemente grande como para brindar un atisbo en la lucidez del cerebro en el extremo más lejano de la vida humana, y para ayudar a los investigadores a definir qué es exactamente lo esencial en la preservación de la claridad mental hasta el fin.

"Estos son los ancianos más exitosos del mundo, y ellos están apenas comenzando a enseñarnos lo que es importante, en sus genes, en sus rutinas, en sus vidas'', dijo la doctora Claudia Kawas, neuróloga de la Universidad de California, Irvine. "Creemos, por ejemplo, que es muy importante usar el cerebro, continuar dando retos a la mente, pero es posible que todas las actividades mentales no sean iguales. Estamos viendo cierta evidencia de que un componente social podría ser crucial''.

el,5 Laguna Woods, una extensa comunidad de retirados de 20,000 al sur de Los Angeles, está en el epicentro del mayor estudio de salud y claridad mental en los ancianos, que se ha extendido durante décadas. Comenzado por investigadores de la Universidad de Southern California en 1981 y llamado el 90-plus Study (Estudio de personas por encima de los 90), ha incluido a más de 14,000 personas de 65 o más años, y más de 1,000 de 90 o más.

Estudios como éste pueden demorar años en dar fruto, y el resultado del mismo está comenzando a cambiar la manera en que los científicos entienden el cerebro anciano. La evidencia sugiere que las personas que se entregan durante ratos largos, de tres o más horas, a actividades mentales como los juegos de naipes podrían sufrir menos riesgos de desarrollar demencia senil. Los investigadores están comenzando a discernir causa y efecto: ¿se mantienen ellos activos porque están lúcidos, o están lúcidos porque se mantienen activos?

Los investigadores han demostrado también que el porcentaje de personas con demencia senil después de los 90 no se estabiliza o decrece, como sospechaban algunos expertos, sino que continúa aumentando, de modo que, del porcentaje de 1 por cada 600 personas que llegan a los 95, casi el 40 por ciento de los hombres y el 60 por ciento de las mujeres califican para un diagnóstico de demencia senil.

Al mismo tiempo, conclusiones de éste y otros estudios continuados de los longevos sugieren que ciertos genes podrían ayudar a la gente a conservar la lucidez, incluso con cerebros que muestran todos los estragos biológicos del mal de Alzheimer. En este 90-plus Study, que es ahora un proyecto conjunto de USC y la Universidad de California, Irvine, los investigadores llevan a cabo con regularidad exámenes genéticos, prueban la memoria de los residentes, siguen la pista de sus actividades, les toman muestras de sangre y, en algunos casos, hacen análisis post mórtem de sus cerebros. Los investigadores de Irvine mantienen un banco de cerebros de más de 100 especímenes.

Para mudarse al pueblo de acceso controlado de Laguna Woods (un ordenado grupo de bungalows y condominios que se mezcla fácilmente con el resto de la zona sur del Condado Orange), las personas tienen que cumplir con ciertos requisitos, uno de los cuales es que no necesiten cuidados a tiempo completo. Sus mentes están lúcidas cuando llegan, ya sea que tengan 65 o 95 años.

Allí, ellos comienzan una vida nueva. Hacen nuevas amistades. Tal vez vuelven a reunirse con antiguos amores. Prueban actividades nuevas, en uno de los gimnasios de la comunidades, o nuevos hobbies, en los más de 400 clubes de residentes. Ellos están tan ocupados como un estudiante de primer año que llega a un nuevo recinto universitario, pero con una considerable diferencia: están menos interesados en el futuro, o en el pasado.

"Nosotros vivimos para el presente'', dijo el doctor Leon Manheimer, quien ha vivido allí por mucho tiempo y ya tiene más de 90 años.

Y, sin embargo, es precisamente la habilidad de crear nuevos recuerdos del día de hoy, el presente, lo que se pierde primero en los casos de demencia senil, según han concluido los estudios hechos en Laguna Woods y en otras partes.

Los longevos que viven entre sus coetáneos lo saben muy bien, y han creado su propia pericia, su propio laboratorio. Ellos se diagnostican unos a otros, en base a la observación cuidadosa, y han aprendido a distinguir entre diferentes tipos de pérdida de memoria, cuáles son manejables y cuáles ominosos.

Aquí, en Laguna Woods, muchos residentes hacen esos delicados cálculos en un lugar particular: la mesa de bridge.

El juego llamado contract bridge exige una memoria potente. Necesita cuatro jugadores, que juegan en parejas, y cada jugador tiene que leer la estrategia de su compañero o compañera siguiendo el juego con atención. Los buenos jugadores recuerdan cada naipe que se juega y lo que significa para su equipo. Si se olvida una carta, o se pierde una jugada, eso puede costar mucho a la pareja, y a su conexión social.

"Cuando tu compañero de juego se empieza a perder, no puedes confiar en él o ella'', dijo Julie Davis, de 89 años, una empedernida jugadora de cartas que vive en Laguna Woods. "Ese es el fondo del asunto. Es terrible decirlo así, y es peor aún ver cuando pasa. Pero los otros jugadores se molestan mucho. Uno no puede evitarlo''.

  Comentarios