Salud

Preparan vacunas para combatir el cáncer

RECURRIR AL sistema inmunológico es el cuarto modo de combatir esta cruel enfermedad.
RECURRIR AL sistema inmunológico es el cuarto modo de combatir esta cruel enfermedad. KEITH BROFSKY

Primero fue la cirugía, después la quimioterapia y la radiación. Ahora los médicos han superado 30 años de falsos inicios y encontrado éxito con un cuarto modo de combatir el cáncer. Utilizar la defensa natural del organismo: el sistema inmunológico.

Se le llama a ese enfoque la vacuna contra el cáncer, aunque trata el mal, no lo previene.

En una conferencia sobre el cáncer el domingo, los investigadores dicen que una vacuna de ese tipo impidió que un tipo común de linfoma se empeorara durante más de un año. Eso es de gran magnitud en este giro, donde el éxito con un nuevo tratamiento frecuentemente se mide en semanas o incluso en días.

Unas vacunas experimentales contra otros tres cánceres, de próstata, el mortífero cáncer de piel llamado melanoma y el frecuentemente fatal tumor infantil llamado neuroblastoma, también dieron resultados positivos en pruebas de última hora en las semanas recientes, luego de décadas de pugna en los laboratorios. "No sé qué habremos hecho distinto para estos resultados, dijo el doctor Len Lichtenfeld de la American Cancer Society.

En lugar de un solo momento brillante de descubrimiento, ha habido varios descubrimientos sorpresivos sobre el sistema inmunológico que ahora parecen estar dando resultados, dijo el doctor John Niederhuber, director del Instituto Nacional del Cáncer.

Es demasiado pronto para declarar victoria. Nadie sabe cuánto durarán los beneficios, si se necesitarán dosis de refuerzo para mantener el mal bajo control, o si las vacunas serán una cura alguna vez. Muchas vacunas habrá que hacerlas personalizadas para cada paciente. ¿Será práctico eso? ¿Qué costará?

Todas son preguntas válidas, pero sin respuesta todavía, dijo el doctor Richard Schilsky, un cancerólogo de Chicago que es presidente de la American Society of Clinical Oncology.

Varios estudios de vacunas se reportaron durante el fin de semana en la reunión anual del grupo en la Florida.

Un problema significativo ha sido lograr que el sistema inmunológico vea el cáncer como una amenaza, dice el doctor Patrick Hwu, jefe de estudios de melanoma del M.D. Anderson Cancer Center de la Universidad de Texas. El sistema inmunológico identifica virus tales como los de influenza o polio porque son diferentes a las células humanas.

Pero el cáncer viene de nuestras propias células. Viene siendo como guerra de guerrillas: al sistema inmunitario se le dificulta distinguir entre las células normales y las cancerosas'', dice él.

Para ayudarlo en esa identificación, muchas vacunas de cáncer toman una substancia de la superficie de las células cancerosas y la injertan en algo que el sistema inmunitario ya reconoce como ajeno: en el caso de la vacuna contra linfomas, es la proteína de un molusco.

"Se está tratando de imitar lo que estamos tratando de matar, un modo de entrenar al sistema para matar algo'', explica Hwu.

Para que el ataque sea todo lo fuerte posible, los médicos añaden una substancia para poner el sistema inmunitario bien alerta.

Para estar en el estudio,los pacientes tienen que haber alcanzado una remisión durante por lo menos 6 meses, lo que frecuentemente ocurre con este tipo de linfoma.

Los investigadores les dieron a 41 pacientes la proteína del molusco y un estimulante inmune; a otros 76 pacientes se les dio lo mismo además de la vacuna. Luego de un seguimiento de casi cinco años, el espacio de tiempo promedio para que el cáncer empeorara fue de 44 meses para el grupo que recibió la vacuna, y 30 meses en los otros casos.

También se vio considerable progreso con una vacuna contra el neuroblastoma desarrollada por el instituto. En un estudio de 226 peces, 86 por ciento de los que recibieron las vacunas todavía estaban vivos dos años después,pero sólo el 75 por ciento de otros que no recibieron las vacunas. La sociedad de oncología reveló los resultados hace dos semanas.

Los beneficios de una vacuna contra el melanoma desarrollada por el instituto de cáncer fueron más modestos.

  Comentarios