Salud

Late fragmento de músculo cardíaco con células de ratón

Científicos de Estados Unidos han cultivado un fragmento de músculo cardíaco --y luego lo han mirado latir-- utilizando células madre de un embrión de ratón, en un gran paso hacia la reparación en el futuro del daño causado por los ataques al corazón.

El doctor Kenneth Chien es una especie de mecánico del corazón. "Estamos haciendo una pieza para el corazón, y [con el tiempo] armaremos el corazón'', es como describe el trabajo de su equipo de investigadores de la Universidad de Harvard y del Hospital General de Massachusetts.

Queda aún mucho por hacer antes de probar un experimento tan drástico en los seres humanos. Pero la regeneración del músculo cardíaco dañado es uno de los objetivos más preciados para la medicina cardiovascular.

Las células madre son células maestras que pueden producir todo tipo de tejidos en el cuerpo.

Hasta ahora, los científicos no sabían cómo ‘'persuadir'' a esas células para que produjeran músculo cardíaco puro.

En lugar de eso, los investigadores han probado inyectar a sobrevivientes de ataques al corazón con mezclas de diferentes clases de células madre, como de segunda generación, parecidas a las que se encuentran en la médula ósea.

La idea es que, una vez que esas células entran a un corazón dañado, las que sean capaces de convertirse en músculo cardíaco podrían recibir una señal de "a trabajar'', y germinar. Hasta el momento el procedimiento no ha tenido mucho éxito.

El nuevo estudio, publicado en la edición de hoy de la revista Science, promete un método más específico.

"No es la [solución]'', advirtió la doctora Elizabeth Nabel, directora del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, el cual está gastando millones en todo el país en investigaciones sobre la regeneración cardíaca. "Pero es un importante paso de avance que está ayudando a adelantar este campo de una manera muy significativa''.

Las células madre embrionarias dan lugar a células madre más especializadas que producen los órganos.

El equipo del Instituto de Células Madre de Harvard y el Hospital General de Massachusetts descubrió recientemente una célula madre de tipo cardíaco que está presente tanto en los embriones de ratones como de los seres humanos.

Pero, ¿podrían controlarlas lo suficiente para crear el tipo exacto de célula cardíaca que quieren cultivar? Ellos tendrían que ir identificando las células hija cuyo único trabajo sea el de crear las fibras musculares del ventrículo, o cámara de bombeo.

Por medio de ingeniería genética, Chien hizo que ciertas células en los corazones en desarrollo de los embriones de los ratones tuvieran un color rojo o verde a la luz fluorescente. Cuando el equipo extrajo esas células, eran puros constructores de ventrículos.

Luego, los ingenieros de Harvard intervinieron creando un andamiaje especial. El equipo ‘‘sembró'' el andamiaje con estas células madre ventriculares, y cultivaron una delgada faja de músculo cardíaco de ratón en el laboratorio.

No sólo eso, sino que empezó a latir espontáneamente, reportó el equipo en la revista Science y en una reunión del Instituto Nacional de la Salud celebrada esta semana sobre el estado de la regeneración cardíaca.

  Comentarios