Salud

La soledad es contagiosa

La soledad es como una enfermedad. Y lo que es peor, es contagiosa.

Aunque pudiera parecer contradictorio, la soledad puede trasmitirse de una persona a otra, según los resultados de una investigación dados a conocer el martes, que subrayan el poder de las emociones de una persona para afectar a sus amigos, familiares y vecinos.

El análisis, financiado por el gobierno federal a partir de información recopilada entre más de 4,000 personas durante 10 años, concluyó que las personas solitarias aumentan las probabilidades de que alguien que conocen comience a sentirse solo y que la sensación de soledad se puede agravar, cuando un amigo, o incluso un familiar de esa persona, se sienta solo.

"La soledad se puede transmitir'', dijo John Cacioppo, psicólogo de la Universidad de Chicago que dirigió el estudio, publicado en el número de diciembre de la revista Journal of Personality and Social Psychology. "La soledad no afecta sólo a un individuo. Se puede propagar entre los demás, incluso entre personas con las que no se tiene contacto directo''.

Lo que es más, los que se sienten solos acaban desplazándose hacia la periferia de sus redes sociales, quedando cada vez más aislados, lo que puede exacerbar su soledad y afectar sus relaciones sociales, concluyeron los investigadores.

"Nadie es una isla'', dijo Nicholas Christakis, profesor de Medicina y Sociología Médica de la Facultad de Medicina de Harvard, que participó en la investigación. "Algo tan personal como las emociones de un individuo puede asumir una existencia colectiva y afectar el vasto tejido de la humanidad''.

La conclusiones, aparentemente contradictorias, son mucho más que una curiosidad psicológica. La sensación de soledad se ha vinculado con numerosos problemas médicos, como la depresión, problemas de sueño y un menor nivel general de salud física.

Identificar algunas de sus causas podría ayudar a reducir esa sensación y mejorar la salud, afirmaron los expertos.

"La soledad es algo más que una sensación desagradable'', dijo Chris Segrin, profesor de Comunicaciones y Salud de la Universidad de Arizona, que no participó en la investigación. "Tiene consecuencias reales''.

Pero algunos investigadores expresaron escepticismo ante las conclusiones del estudio, alegando que padece de los mismos defectos de otros similares realizados anteriormente y que no se pueden descartar otras explicaciones por la relación aparente.

"No está claro si el modelo estadístico encontrará un contagio social en todos los resultados que examinen debido a sus limitaciones'', escribió en un mensaje electrónico Jason Fletcher, de la Universidad de Yale. Fletcher y otro colega realizaron un análisis similar usando información de un gran sondeo federal para mostrar que el acné, los dolores de cabeza e incluso la estatura pueden parecer que se esparcen a través de las redes sociales si no se analizan debidamente.

Christakis y Cacioppo defendieron su trabajo, afirmando que sus métodos estadísticos tuvieron en cuenta otras explicaciones. Y otros elogiaron su labor.

"Considero que es una investigación extraordinaria'', dijo Mark Leary, profesor de Psicología y Ciencias Neurológicas de la Universidad de Duke. "No creo que pudiéramos haber anticipado que algo como la soledad pudiera propagarse así. Es sorprendente''.

Aunque el estudio no examinó cómo se propaga la soledad, Cacioppo dijo que otras investigaciones han brindado posibles pistas. Las personas que se sienten solas tienden a comportarse de manera negativa hacia aquéllos con quienes tienen contacto, lo que perpetúa el comportamiento y el sentimiento de soledad, explicó.

"Digamos que, por la razón que sea --la pérdida de un cónyuge, un divorcio-- usted se siente solo. Eso hace que usted se relacione de manera más negativa con otros. Eso los pone de mal humor y hace probable que se relacione con otros de manera negativa, y ellos a su vez reducen sus vínculos sociales y se vuelven solitarios'', dijo Cacioppo.

Para el estudio, Cacioppo se asoció con Christakis y James Fowler, profesor adjunto de Ciencias Políticas de la Universidad de California en San Diego, quienes ha publicado varios trabajos y un libro sobre la base de información recopilada originalmente por el estudio Framingham Heart Study, un proyecto a largo plazo financiado por el gobierno que ha explorado un sinnúmero de problemas de salud.

Los investigadores usaron información recopilada de los participantes durante décadas, incluyendo sus amistades, vecinos, compañeros de trabajo y familiares, e información sobre su estado emocional. Estudios anteriores de Christakis y Fowler concluyeron que la obesidad, la probabilidad de dejar de fumar e incluso la felicidad podían trasmitirse de una persona a otra.

Del mismo modo, el nuevo análisis, que incluyó a 4,793 personas entrevistadas cada dos años entre 1991 y el 2001, mostró que tener un vínculo social con una persona solitaria aumenta las probabilidades de desarrollar sentimientos de soledad.

Un amigo de una persona solitaria tiene 52 por ciento más probabilidades de sentirse solo para el momento de la próxima entrevista, indicó el estudio. Una amistad de esa persona tiene 25 por ciento más probabilidades y un amigo de un amigo de un amigo, 15 por ciento más.

  Comentarios